INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

CUENTO

El centro tiralo pasado

En el Día de los Enamorados, un relato, un pedido, un deseo, una confesión, una clama, un reclamo, un sueño o todo eso junto en unas líneas que buscan realzar las pasiones más grandes del hincha. Y de la persona detrás del hincha.

Lo que voy a omitir profundizar es algo que doy por hecho. Vos siempre vas a llegar al fondo. Porque la vas a tirar larga para volverte inalcanzable. O vas a quebrar la cintura un par de veces para dejar desencajados a dos tipos. O vas a pasar como una exhalación para marcar un pase perfecto, justo un metro y medio delante de tu posición. No importa cómo sea porque tampoco me preocupa. Eso corre por cuenta de tus virtudes y entonces no existen las dudas.

Lo que te quiero hacer entender es lo que viene después. A ver, cómo te lo explico. Seguramente vas a apuntar al corazón porque es donde todo ocurre, donde más se siente, donde más duele. La bola llegará llovida, con rosca hacia afuera, inmejorable para quienes atacan. Se generará a la vez confusión entre quienes deben evitar el propósito. Dudarán, no sabrán qué priorizar, les correrá un escalofrío como indicio del temor. ¿Parece ideal, no? Bueno, justamente acá es donde vengo a cortar la magia.

Lo que quiero que comprendas es que yo no voy a estar en ese espacio. Y necesito que sepas por qué. No acepto esa zona de confort porque preciso probarme. No quiero tan sólo poner el cuerpo para desviar la trayectoria de un rumbo que está casi definido. No me interesa esa comodidad. No deseo que sea sencillo. No anhelo el protagonismo inmerecido. No pretendo el éxito fácil, dejame valerme por mí mismo. ¿Me entendés?

Quiero, en cambio, ser artífice de mi propio destino. Quiero que me hagas despegar del suelo, me urge saltar. Dejame sentir el viento en la cara. Haceme volar. Pegale fuerte, pegale con convicción. Depositá todas tus ilusiones en ese envío con aroma a revancha. Agredime con tu frescura. Por y para eso, te pido un solo favor, escuchame bien: el centro tiralo pasado.

Yo no puedo con la quietud, con la calma. Tiralo pasado y habilitame la incertidumbre, el desasosiego, al miedo de no llegar. Permitime estar alerta, despierto, con los ojos bien abiertos. Quiero sentir el apremio de saber que no tengo margen. Anhelo esa presión. Provocame el esfuerzo. Hacé que saque lo mejor de mí. Y te prometo que yo también voy a llegar. Tiralo pasado y tirá lo pasado.

Procurame confianza en la entrega. Prestame tu compromiso, tu seguridad, tu fe. Dame las señales que me convenzan. Hacelo con cuidado si querés. Capitalizá las experiencias, las de las veces que se gana y las de las veces que se aprende. Dejate fluir. Elevate así me ves surcar. Volá que el viento también cicatriza heridas. Mirame a los ojos cuando conecte con esa diligencia esperanzadora. A riesgo de sonar pedante, sólo te pido la posibilidad. De la eficacia me ocupo yo.

Entonces sí, cuando lo logre sabiendo que tu interés fue ver lo mejor de mí, festejaré como un enajenado. Celebraré la conquista en proporción al empeño. Correré a vos para fundirnos en una sola persona. Para deshacernos y rehacernos con partes de los dos. Para agradecerte por no hacer lo que todos dicen que hay que hacer, por ser cómplice de mis dislates. Por no aguantarla en el corner para hacer tiempo. Por animarte a jugar sabiendo que probablemente te caguen a patadas.

Hay algo más que tengo que decirte. Algo que sinceramente pensé hasta último momento si debía o no mencionar. Es claro que no me conviene porque el hombre es amo de su silencio y esclavo de sus palabras. Por eso te confieso que consideré no pronunciarme al respecto, pero no puedo ni quiero faltar a tu confianza. Si vos vas a dar todo, yo no puedo hacer menos.

No tengo dudas de que voy a llegar, pero si lo tirás pasado existe también el riesgo de que no arribe con la comodidad suficiente como para apuntar hacia la meta. Que la mejor opción sea entonces bajársela a algún compañero, que es lo mismo que cederle la oportunidad a otro. Alguien mejor posicionado, mejor perfilado, más apto. Alguien que garantice la conquista. Una conquista que además no sólo será la de él sino la tuya, porque todos pateamos para el mismo lado. Tu éxito. Tu sonrisa. Tu bienestar.

Mi objetivo, al cabo, es el mismo que el de todos los que merodean el corazón. Por eso, darle la chance a quien asome como el más indicado en pos de tu felicidad es la mayor prueba de amor que se puede ofrecer. ¿Soy estable? No. ¿Soy prudente? Tampoco. ¿Soy estático? Menos. Como leí por ahí, de ser así viviría en la muerte. Por eso, acepto la confusión, la incertidumbre, los miedos y los altibajos emocionales porque ése es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante. 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.