El festejo de gol nunca visto por parte de un entrenador: besó al árbitro y fue expulsado

 Fue increíble pero real. Marius Sumudica, por entonces entrenador del Rapid de Bucarest, dirigía a su equipo ante el Medias Gaz Metan, en lo que parecía un partido normal.

Sin embargo, tras la conquista del segundo gol de su equipo, Sumudica protagonizó uno de los festejos más ocurrentes y pocas veces visto en el fútbol por parte de DT.

Salió corriendo hacia la tribuna, se lanzó modo avión en el césped, gritó a más no poder y cuando fue observado por el árbitro, optó por abrazarlo y darle un beso, hechos que hicieron que el coelgiado lo expulsara. 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy