INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

MÚSICA Y VIDEO

El idioma Xavi

El periodista Ariel Scher escribió unas bellísimas líneas acerca del anuncio de Xavi Hernández, que se irá del club tras una vida con la camiseta culé. Un texto necesario sazonado con un compilado de video mágico.

El idioma Xavi (texto de Ariel Scher)

La única doctora en idiomas de la que aprendí algo en la vida faltó a la ceremonia de graduación en la que tenían que darle el diploma que acreditaba que era doctora de idiomas. Casi hubo escándalo. En el escenario, masticando despechos y disgustos, uno de sus profesores sentenció que seguro había esquivado la cita porque se creía transgresora y detestaba a las instituciones. También en el escenario, también masticando despechos y disgustos, la directora de su universidad le susurró a una alumna formal que la ausencia, sin dudas, se debía a que esa mujer, más tentada por las licencias del placer que por el mismísimo idioma, había preferido transcurrir la jornada encerrada con un antiguo amante. Ni uno ni otra acertaron y, ciegos a las bellezas del mundo como todos los que se la pasan masticando despechos y disgustos, no intuyeron, no pensaron, no supieron que la única doctora en idiomas de la que aprendí algo en la vida no estaba en el escenario porque ese día, en alguna tierra de la Tierra, jugaba al fútbol el maestro Xavi.
 

Unas horas después, enterados de la razón real del faltazo, el profesor, la directora de la universidad y otros sabihondos coincidieron en que las ciencias no sumarían nada de nada con esa doctora en idiomas, ajena a lo esencial, distraída con el fútbol de Xavi. Incorregibles, erraron de nuevo. La única doctora en idiomas de la que aprendí algo en mi vida desembarcó en un aula y, con la cara radiante, el corazón vuelto un humo y la imaginación en libertad, explicó que Xavi, estandarte del Barcelona más brillante y de la Selección de España más brillante, había aportado para el idioma más cosas que muchos profesores y directores de universidades de todo el planeta. "Xavi hace con la pelota y con un partido lo que justifica la existencia de los idiomas", pronunció, con una certeza feliz en cada rincón de la boca. Atragantados de tanto masticar despechos y disgustos, sus interlocutores no alcanzaron a respirar una respuesta antes de que ella lanzara una oración más: "Xavi es como las buenas palabras, como los grandes discursos, como los mejores libros: surge siempre en el lugar justo, ilumina casi todo lo que anda oscuro, no funciona porque sí sino porque conoce el argumento de lo que hace, abastece con inteligencia a la creación y llena de creación a la inteligencia, reparte mensajes de calidad, invita a la construcción asociada, representa una ilusión cada vez que se posa delante de los ojos de la gente y, sobre todo, le da sentido a algo, da lo mismo si una cancha o un diccionario, que podría no significar nada". La sacudieron unas ganas tremendas de gritar que era cierto que le gustaba transgredir y que no la entusiasmaban ciertas instituciones. Sin embargo, eligió regresar sobre el último punto: "Xavi le dio sentido, el mayor de los sentidos, a un juego, a su juego, al fútbol. ¿Qué otra cosa es un idioma que un juego al que hay que darle un sentido?"
 

Durante un tiempo, nadie tuvo más noticias. Recién reapareció el jueves del mayo en el que Xavi le anunció a la humanidad que, a causa de que el calendario es invencible, dejaba de ser crack del Barcelona (y se iba a patear a Qatar porque los negocios del espectáculo del fútbol son un idioma dudoso y voraz que se entrecruza con el fútbol). Ratifiqué que era la única doctora en idiomas de la que aprendí algo en la vida cuando la observé pisar, ahora sí, el escenario en el que la habían aguardado en vano para la ceremonia de su graduación. Se la notaba radiante. Con las dos manos sostenía su tesis, su obra, su joya, su homenaje, su gratitud, su generosa demostración de que el fútbol es un lenguaje y de que alguien lo había expresado especialmente bien. De lejos, entreví el título de esas páginas y me conmoví: "Xavi, el fútbol se escribe con X". No voy a mentir: el profesor, la directora de la universidad y algunas alumnas formales masticaron otra vez despechos y disgustos. Ella, en cambio, miraba hacia algún horizonte y sonreía. Acaso la esperaba su antiguo amante. Acaso soñaba con el fútbol de Xavi.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.