El jugador de Barcelona que nadie quiere

El jugador de Barcelona que nadie quiere

El Barcelona ya se preocupa y se hace la idea que nadie lo querrá, ni siquiera a préstamo, como hizo hace un par de temporadas el Bayer.

Philippe Coutinho permanece en Brasil, pero no está disfrutando de sus playas ni siguiendo de cerca la Copa América y como sus compañeros se encaminan para las llaves definitivas.

El jugador del Barcelona se recupera de su lesión que sufrió el último 30 de diciembre y de los pelos lo quitó de los campos de juego y la preocupación es que su bienestar absoluto se retrasó mucho más de lo que esperaban los integrantes del cuerpo técnico del club catalán.

El centrocampista brasilero que lleva la dorsal 14, aparece en la lista como el fichaje más caro de la historia del Barcelona y seguramente se lo verá pisando nuevamente el Camp Nou ya que dentro de la institución blaugrana están convencidos que ningun club estará interesado en él, ni a préstamo, como sucedió hace dos temporadas atrás donde se coronó como un Rey al ganar la Champios.

El menisco externo de su rodilla izquierda dijo basta en un encuentro frente al Eibar cuando culminaba el 2020 y fue operado en su amado Brasil en el mes de enero, la recuperacíon se retrasaba más que los rivales del Barcelona y los dolores aumentaban, allí tomaron la desición de viajar a Qatar, no hubo resultados de asceleración y volvió al país sudamericano para tratar de llegar a la Copa América.

Coutinho sumó doce partidos con el Barcelona marcando tan sólo dos goles, con esta hoja de presentación y rendimiento no creen que aparezcan muchos interesados para contar con sus servicios.

Deberá saber que es uno de los jugadores que más cobra dentro de la plantilla y que su valór irá disminuyendo, y por la cabeza de él ni se asoma la idea de pasar a otro club donde pierda su escala de cobro. Al Barcelona le resta aproximadamente 50 millones de euros para amortizar el gastó que le generó Coutinho.

En esa temporada que se recuerda, el Barcelona pactó con el Bayer un préstamo donde el club alemán desembolsó 8,5 millones de euros, algo que hoy entendemos que es una cifra imposible ante los fuertes problemas económicos que abrazan con fuerza al mundo.

Al llegar Koeman la temporada pasada declaró que Coutinho era un jugador a recuperar, confió en él y su nivel en el comienzo parecía auspicioso hasta que rapidamente volvió a los que todos conocen en el Barcelona y la lesión lo limpió de las posibilidades.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias