El tricampeón Estudiantes perdió el invicto de la Copa como local

Estudiantes de La Plata era por aquel entonces el mejor equipo de América en forma indiscutida y uno de los más poderosos del mundo. Debutante en la Copa Libertadores en la edición de 1968, se había coronado ese año, así como en 1969 y 1970 para erigirse como el primer tricampeón en forma consecutiva del fútbol sudamericano. Por eso, nada hacía suponer que aquel 29 de abril de 1971 iba a convertirse en una fecha histórica para el Barcelona de Ecuador, que le quitó al Pincha el invicto absoluto de 11 partidos –cosechado entre 1968 y 1970- jugando como local por la Copa Libertadores y que dio luz a "La hazaña de La Plata".

Con una trayectoria en el club ecuatoriano de apenas 8 partidos y 2 goles, el español Juan Manuel Basurco pasaría ese día a la posteridad del equipo barcelonista. De discreta carrera como futbolista, este hombre nacido en el País Vasco ya se había hecho conocido por su condición: era sacerdote y se había unido al equipo en el marco de un viaje que realizó como misionero a Ecuador. A partir de aquella fecha, Basurco fue reconocido además por haber sido el autor del gol de la victoria por 1-0 ante el Rey de América, tras un pase de Alberto Spencer, máximo goleador de la historia de la Copa Libertadores.

Aquella caída no evitó que Estudiantes llegara a la final del certamen, pero cayó en el partido desempate ante Nacional de Montevideo en Lima. Como el partido de local de esa serie final lo ganó, la de Barcelona terminó siendo la única derrota del equipo platense en cuatro años de Copa Libertadores.

Las crónica periodística del diario local El Día resumía lo siguiente la jornada posterior:

“Estudiantes fue batido anoche, en su campo, por Barcelona de Ecuador, por 1 tanto a 0, en encuentro correspondiente al Grupo 2 de la rueda semifinal de la Copa Libertadores de América. De nada valió el dominio completo que ejerció el conjunto platense durante los noventa minutos. Los ecuatorianos obtuvieron un tanto de buena factura y supieron defenderlo correctamente del ataque permanentemente de sus rivales.
La jugada del gol, como así otras destacables que tuvo el lance, fueron las siguientes:

El gol

Muñoz cedió a Spencer que se desplazó como alero izquierdo; en la línea de medios albirroja, el piloto habilitó a Basurco que superó a Togneri, ingresó al área y cuando salía Flores tocó suave a un rincón, decretando el gol.

En este partido, el zaguero Saldivia fue la figura del campo, junto con el arquero Phoyú”


Estudiantes formó aquel partido con: Flores; Pagnanini, Aguirre, Suárez, Spadaro y Medina; Echecopar, Togneri y Pachamé; Verde, Bedogni y Verón.

Barcelona salió a la cancha con: Phoyú; Cárdenas, Lecaro, Saldivia y Macías (c); Paes, Bolaños y Muñoz; Basurco, Spencer y Coronel.
 

Más noticias de NOTICIAS