Emerson Sheik, el qatarí que le dio la primera Copa al Corinthians

Se llama Márcio Passos de Albuquerque, pero es conocido por su seudónimo laboral: Emerson Sheik. Y además de ser por estas horas el ídolo máximo de los 33 millones de hinchas del Corinthians, es el primer qatarí en consagrarse campeón de la Copa Santander Libertadores.

Momento. ¿Qatarí? Sí, qatarí, la nacionalidad que este brasileño de Nova Iguazú adoptó como propia luego de su paso doble por el Al-Saad de ese país, equipo en que jugó entre 2005 y 2007 y de 2008 a 2009. No estuvo exento de polémicas aquel trámite ya que en 2006, Emerson fue detenido por la policía brasileña acusado de falsificar su fecha de nacimiento del pasaporte, consignada como en 1981 en lugar de 1978. Recuperada la libertad, el futbolista retornó a Asia para continuar jugando en aquel país.

Emerson alcanzó a jugar tres partidos en el seleccionado qatarí, en 2008 y sin marcar goles. Lo que sucedió entonces fue que poco después de jugar contra Irak por las Eliminatorias rumbo al Mundial 2010, se descubrió que el brasileño había disputado partidos con el seleccionado Sub 20 de su país de origen. La FIFA decidió entonces quitarle los tres puntos de ese encuentro ganado, pero no sancionar al país por no encontrarlo responsable de la infracción. El delantero, desde entonces, no volvió a jugar en la selección.

El presente es bien diferente. A los 33 años, el mediapunta del Timao obtuvo el título más importante de su extensa carrera. Lo hizo además en forma consagratoria al señalar ambos goles en la final ante Boca por eso su camiseta número “11” será la más vendida del Corinthians.

Sabía Emerson lo que es jugar en un equipo grande de Brasil. Debutó en 1998 en San Pablo antes de mudarse a Japón por cinco años, donde se desempeñó entre 2000 y 2005 en Consadole Sapporo, Kawasaki Frontale y Urawa Red Diamonds.

Entre medio de sus dos ciclos en Qatar lo albergó el Stade Rennais, único paso de su carrera por Europa, para luego de su segundo paso por Al Saad volver a su tierra natal para vestir la camiseta de Flamengo, irse un año al Al Ain de Emiratos Arabes y volver al Fluminense.

Corinthians lo contrató el año pasado con el objetivo de sumar experiencia a su plantel. Y Sheik cumplió. Se acopló a sus compañeros, se ganó un lugar en el equipo titular y se consagró.

Así como ahora sumó esta consagración, el año pasado obtuvo el Brasileirao con el Timao. Y el año anterior, con Fluminense. Y el anterior, con Flamengo. Los últimos tres fueron entonces los mejores años de su carrera. No tendrá la chance de jugar con ninguna selección Emerson, pero podrá hacerlo en el Mundial de Clubes. Sus goles y la gloria corintiana lo hicieron posible.
 

 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy