En 1959, dirigentes nombraron "Copa Libertadores" al trofeo

*Texto del periodista invitado Atilio Garrido

Se la llamó Copa Libertadores de América

En las reuniones del Congreso de la Conmebol celebradas en Santiago de Chile del 27 al 30 de agosto de 1959, los dirigentes consideraron el proyecto de reglamento de disputa sin definir su aprobación.

Por un lado el dirigente argentino Luis Chamizo planteó que el torneo se iniciara inmediatamente, con los Campeones de 1958, disputándose del 15 de setiembre al 30 de octubre de ese mismo año 1959.

Asimismo, los dirigentes orientales —que fueron el único voto en contra para la puesta en marcha del certamen—, dejaron constancia que "Uruguay no combatirá la competencia, pero no permitirá que su realización entorpezca la actividad de las Asociaciones y los Sudamericanos de Selecciones, así como el resquebrajamiento de la unidad entre las afiliadas a la Confederación".

En cambio, como una forma de avanzar, aunque no se aprobó el proyecto de reglamento, se adoptaron dos resoluciones por unanimidad, que merecen destacarse: Se dispuso la adjudicación al club ganador de un trofeo que denominaron "Copa Libertadores de América".

El nombre recoge en su esencia un homenaje a los héroes de las Patrias sudamericanas que lucharon por la independencia contra españoles y portugueses. En la ocasión, el dirigente peruano Dr. Teófilo Salinas, solicitó se le autorizara la producción del trofeo en la "Platería Camusso" de Lima, planteo que fue aceptado.

Asimismo, se creó una Comisión Organizadora con amplios poderes para tomar decisiones sobre temas urgentes, inclusive cuando el torneo estuviera en marcha. Quedó integrada por el presidente de la Conmebol, Fermín Sorhueta (Uruguay); el Secretario Lydio Quevedo (Paraguay) y el Tesorero, Eduardo de Castro (Colombia).

Ver nota completa 

 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy