INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

UN DÍA COMO HOY

En 1962 se jugó en el partido más curioso en la historia de la Copa Libertadores

Se cumplen 51 años del partido más insólito, largo y curioso que se jugó en la Copa Libertadores. Suspensiones, incidentes, un falso campeón de América, un gol convalidado ausente en las estadísticas, amenazas y engaños, son algunos de los factores que compusieron la final de vuelta que protagonizaron Santos y Peñarol en 1962.

Duró casi cuatro horas, terminó en empate 3 a 3, pero ganó Peñarol 3 a 2 y Santos fue campeón. ¿Qué pasó con el tercer gol de Santos? Peñarol, el árbitro, y una historia de complicidad justificada.

Cuando terminó el partido, para nosotros y para la gente éramos campeones. Habíamos ganado en Montevideo y empatado 3 a 3 en casa. Todo el mundo festejaba. Pero, al volver al vestuario, en el pasillo, el lateral derecho uruguayo, González (Edgardo) me dijo: “Mirá que no valía, eh...” Me dejó confundido. Yo entré al vestuario y lo comenté, pero no le dieron mucha importancia al tema, siguieron festejando. Al día siguiente nos enteramos que el réferi había terminado el juego con el 3 a 2 para Peñarol y que debíamos jugar un tercer partido. Pero fue mejor. Allá en Buenos Aires les dimos un 'chocolate': 3 a 0 con dos goles de Pelé y otro en el que pateó Coutinho y antes de entrar se desvió en Caetano.

José "Pepe" Macia, Santos.

 

Cronología del partido más increíble de la Copa Libertadores

En el partido de ida celebrado cinco días antes, Santos había derrotado a Peñarol por 2 a 1 en el Centenario de Montevideo, lo que obligaba a Spencer y compañía a ganar en el terreno de Pelé y sus amigos. "los carboneros" estaban obligados a lograr una hazaña, ya que ganar en Brasil rozaba la utopía.

Así fueron los acontecimientos aquel infartante partido...

Primer tiempo: Santos 2-1 Peñarol

A los 14 del primer tiempo, Spencer abrió la cuenta para Peñarol, provocando un acto de silencio y posterior furia en los hinchas locales, que lucían descontrolados pero que supieron apaciguar Dorval, empatando el partido tres minutos más tarde y Mengalvio, marcando la ventaja circunstancial.

Segundo tiempo: Santos 2-3 Peñarol y Santos 3-3 Peñarol:

Pero el segundo tiempo inició a toda máquina para los uruguayos. Al 49' nuevamente Spencer infló la red y apenas 2 minutos más tarde, José Sasía estampó el 3 a 2 parcial, que a la postre sería el "resultado final". 


La tapa del diario del día siguiente: " Santos empató y es campeón de América" 

Hasta la prensa fue engañada, aquí un recorte del día después que cita al Santos como campeón de América. Insólito. (click en la imagen para ver en tamaño completo).
Imagen: O Estado de Sao Paulo.
 


El botellazo al árbitro

La jugada que siguió a la del tercer gol de Peñarol fue un tiro de esquina para Santos. Al tomar posición el árbitro Carlos Robles, recibió un botellazo en el cuello que terminó por desvanecerlo. Inmediatamente suspendió las acciones por lo que estaba la posibilidad de que se lo de ganado a la visitante. Una vez en el vestuario, dirigentes de Santos lo obligaron a retomar su decisión, mediante insultos y un alto clima de hostilidad.


El juez a los jugadores de Peñarol: “Muchachos, ayúdenme, porque sino nos matan a todos”

Cuando Robles se percató de que en caso de no continuar su vida estaría en peligro, regresó al campo tras 51 minutos de suspensión, reunió en la mitad del campo a José Sasía, Goncalvez y Luis Maidana, de Peñarol, y les confesó que el partido ya estaba suspendido, pero que se jugarían igual los 39 minutos restantes, porque sino los "mataban a todos".

Una vez reiniciado el segundo tiempo, Santos le puso cifras definitivas al partido gracias a un gol de Pagao, que fue convalidado, provocando que los futbolistas y la gente gritaran " Santos campeón de América...".

Así como lo contara Pepe, de camino al vestuario se enteró de que deberían jugar un tercer partido, ya que al minuto 51, el encuentro había suspendido, pero que se siguió jugando por un tema de seguridad, que tuvo como cómplices a los futbolistas aurinegros y al árbitro.

“En ese partido el lío fue conmigo. Porque ganamos 3 a 2, con dos goles de Spencer y uno mío, y yo le tiré tierra a Gilmar, el arquero del Santos, en el segundo de los tantos de Alberto. Cuando terminó el partido se nos vino la turba encima. Me quedé a cubrir la retirada de mis compañeros hacia el túnel y me tiraron una botella vacía que se partió a mis pies. La 'cacé' (agarré) y se la rompí al primero del malón, entonces los demás recularon. Si no, entraban al vestuario y nos mataban a todos. Los últimos en entrar al túnel fuimos el Tito Goncálvez y yo.”

José Sasía, autor del tercer gol de Peñarol.

José Sasía toma la botella con la mano, mientras discute con un rival, atrás aparece Luis Maidana, que asiste a Robles tras el impacto.

 


El informe oficial de Robles a la CONMEBOL:

Sr. Presidente de la CSF; de mi mayor consideración.

Por intermedio de la presente paso a informar a usted los detalles de los incidentes ocurridos en el Match jugado anoche en la ciudad de Santos, entre el dueño de casa, Santos F. C. y Peñarol de Montevideo.

Transcurrían siete minutos del segundo tiempo y en circunstancias en que había cobrado un tiro de esquina a favor del equipo de Santos, al tomar mi ubicación cerca del vertical, me fue lanzada una botella, la que me pegó en el cuello. Debido a esto quedé semi – inconsciente y momentáneamente ciego. Al recuperar la lucidez me encontré en los vestuarios rodeado de dirigentes.

Por lo expresado más arriba, decidí suspender el match por no tener garantías para desarrollar mi misión.

Personeros directivos brasileños trataban de convencerme para que continuara el partido a lo cual me negué rotundamente. Debido a mi actitud fui amenazado por el Presidente de la Federación Paulista, Sr. Joao Mendonca Falcao, quién me dijo que si no continuaba dirigiendo el match, él como Diputado, me haría detener por la Policía.

Como yo mantuve mi decisión, me insultó. Delante de mis compañeros, Bustamante y Massaro, diciéndome ladrón, cobarde, yo puedo probar que usted es un sinvergüenza.

Otras dos personas que habían entrado al vestuario pretendiendo hacer cambiar mi actitud, los señores Luis Alonso, entrenador de Santos, y el presidente del club, Athie Jorge Coury, me insultaron y dijeron que ellos no respondían por mi vida al salir del estadio.

Más allá de todo lo acontecido, Santos se proclamaría campeón por primer vez en su historia, al vencer, esta vez sin escándalos, por 3 a 0 a Peñarol en el partido desempate jugado en Buenos Aires el 30 de agosto de 1962.

Para observar las tapas de los diarios de la época, te invitamos a que hagas click aquí

 

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.