'En un entrenamiento el 80% de los jugadores rinde bien, en un partido el 30% y en una final el 10%'

El reconocido psicólogo deportivo Marcelo Roffé explica por qué es preciso que el futbolista profesional entrene su mente; hace un repaso de los conflictos del jugador actual, dice que la psicología todavía es resistida en el del fútbol y habla de su nuevo libro.

Por: Eduardo Barraza

​Pelotas de fútbol autografiadas, camisetas de varios equipos de Sudamérica, de España, de selecciones nacionales, fotos con estrellas que están en Europa: más que un consultorio, el espacio donde Marcelo Roffé atiende a sus pacientes parece un pequeño museo deportivo. “Mis hijos lo decoraron y me 'obligaron' a poner todos estos recuerdos”, dice, casi excusándose.

Con casi 20 años de trayectoria ligado al Deporte Rey y a sus protagonistas, Roffé se ha convertido en una autoridad en un campo que todavía es tabú en el fútbol: la psicología deportiva. Hace poco publicó el libro “Entrenamiento Mental en el Fútbol Moderno: Herramientas Prácticas”, su décima obra, en el que reúne los textos de 25 psicólogos deportivos de América y Europa.

–¿Por qué es necesario que el jugador entrene su mente? 
–Te lo voy a poner en porcentajes: en un entrenamiento, el 80% de los jugadores rinde bien, en un partido por los puntos, el 30%; en una final, el 10%; y jugando con una camiseta de una selección, el 1%. Todo esto tiene que ver con lo mental, y si el futbolista trabaja en este aspecto puede evolucionar y elevar su nivel. 

–En el libro escribiste sobre tres temas: las diferentes inteligencias en la práctica del fútbol, las ventajas de la visualización y el retiro de los jugadores. ¿Podrías hacernos una introducción a los tres?
–La inteligencia y el rendimiento siempre ha sido un tema que nos interesó. Estamos investigando si existe esta relación y en tal caso intentando descifrar qué tipo de inteligencia es la ideal para el fútbol. Nosotros tomamos algunos tipos de inteligencia, como la cinestésica/corporal, asociada a resolver problemas con habilidad y agilidad, y la espacial, más relacionada a la inteligencia táctica. También describimos la inteligencia intrapersonal y la interpersonal pero destacamos la inteligencia emocional, que es cómo adaptarse rápido a situaciones de juego. Es muy aplicable al deporte. Hablando de futbolista de élite, lo más difícil es tomar decisiones en milésimas de segundo. El jugador tiene que decidir rápido y bien. Si decide bien pero lento ya no sirve.


“Hay entrenadores que doy fe que leen mucho de psicología, caso Simeone, del Atlético de Madrid; Unai Emery, del Sevilla, pero es verdad que son pocos”. (AP)

–¿Cuáles son los vicios más comunes de los futbolistas a la hora de decidir?
–Hay varios. Están los que se enamoran de la jugada y después le quitan valor a cómo la terminan, los que padecen un conformismo inconsciente (por ejemplo: el delantero hace una jugada muy buena y luego tiene dos maneras de tirar el centro, lo lanza mecánicamente, “tirarlo por tirar” como se dice, o busca a un compañero y trata de ponerle la pelota en la cabeza) y los que se quieren sacar el compromiso de encima. Hacen todo bien y cuando hay que definir prefieren que otro erre el gol porque no se tienen confianza para decidir ellos. Ahí es donde se torna clave el tema de la toma de decisiones, y la inteligencia va muy unida a esto. Nuestro rol es ayudar a desmenuzar los detalles de los detalles. Como dice la canción de Serú Girán “Yo nací para mirar lo que pocos pueden ver”.

–¿Qué es la Visualización?
–La visualización es una técnica cognitiva que te ayuda a imaginarte el partido antes de que suceda, positivamente. Eso te da más confianza y más concentración. Lo hemos implementado en las Selecciones Juveniles Argentinas desde el año 2000. Los futbolistas al principio se sorprendían con la visualización, porque algunos ya habían debutado en primera división sin necesidad de ello. Pero luego, cuando empezaron a ver los resultados, lo aceptaron. Fabricio Coloccini, capitán en uno de esos equipos juveniles, dijo en su momento, en una charla en una Universidad: “Al principio nos reíamos todos, y después se lo pedíamos nosotros”. La mente no distingue entre lo imaginado y lo vivido. Entonces, si tú te imaginas una o varias situaciones en un partido, o te imaginas con paz interior o haciendo una gran jugada que termina en gol, luego en el partido si quedas mano a mano con el arquero vas a resolver más rápido porque ya lo pensaste y ya decidiste. Desde luego hay numerosas circunstancias que no dependen de tí, quizá lo imaginado no es idéntico a lo vivido, pero sirve, y de esta manera no se pierden esas décimas de segundo para resolver, que estando frente al arquero significa que te tapen el remate.
 

La mente tiene el poder de ir al pasado y al futuro, y se dice que está inutilizada en el 80%. Ojo, una cosa es la mente y otra cosa es el cerebro (de esto habla la neurociencia). Nosotros hablamos de la mente, la visualización tiene que ver con lo estrictamente mental, vos te podes adelantar e ir más confiado a un partido o mismo utilizar herramientas en los instantes previos como cantar el himno. 


–¿Qué nos puedes decir del retiro del futbolista?
–El retiro es siempre traumático. La gran mayoría, entre el 80% y el 90% son “retirados” por el fútbol y no están preparados para el día después. Los desespera no saber qué hacer, cómo ocupar el tiempo, qué rol ocupar. Apenas el 1% sigue vinculado al fútbol una vez que se retiró ya sea como preparador físico, manager, entrenador… Por eso ha habido casos en los que jugadores vuelven al fútbol, el vacío existencial se torna tan grande que cuando estás en esos momentos de tranquilidad extrema, antes de dormir, la mente sufre de crisis. Se acaba el trato diferencial, eso de que te saluden siempre por la calle, te pidan fotos, tengan deferencias a la hora de comprar desde comida hasta cualquier otra cuestión. El aterrizaje es muy duro, la vida cambia de sobremanera. 

–¿Y no se preparan para ese momento los profesionales? 
–Por aquí han pasado muchísimos jugadores con diversos temas, pero muy pocos han tenido la inteligencia de anticiparse al retiro, con los dedos de las manos cuento los que buscaron asistencia para trabajar en ello. En general llegan después del adiós y angustiados, conflictuados, sintiendo un gran vacío que no saben como llenar. Con problemas de adicciones o con una angustia de no saber qué hacer con su tiempo, con su vida.

–¿Tuviste casos de depresión?
–La idea es lograr evitar la depresión, y más aún la melancolía, eso si que es grave. El no tratar el retiro puede desembocar en casos como decíamos de adicciones y demás problemas existenciales, pero no cualquiera consume ni es adicto. Y no cualquiera se suicida.


Marcelo Roffé con un ejemplar de su reciente libro "Entrenamiento Mental en el Fútbol Moderno: Herramientas Prácticas" y las camisetas de fútbol que tiene exhibidas en su consultorio, en Buenos Aires. (Pasión Libertadores)

¿Está aplicada la psicología deportiva en Sudamérica? ¿Cómo estamos en relación a Europa?
–Durante once años fui el presidente de la Asociación de Psicología del Deporte en Argentina y en agosto dejé el cargo y pasé a ser el titular de la Sociedad Lationamericana y Caribeña de Psicología de la Actividad Física y del Deporte (Solcpad), por eso puedo decirte que hemos empezado a hacer un trabajo muy regional. Considero que aquí tenemos muy buenos psicólogos de campo, que trabajan con el equipo, cosa que en Europa no hay mucho, ellos tienen más fundamento científico, teórico, no es tan práctico como acá. En general son doctores, en ese sentido sí nos llevan ventaja, en la formación. Pero analizando ambos panoramas me doy cuenta de que los primeros equipos no tienen psicólogos, prevalece el no tener, tanto en Sudamérica como en Europa. 

–¿Qué iniciativa tienen en general los clubes para con la psicología en sus planteles? 
–En primera división no están obligados, es más que nada sugerencia. No estamos naturalizados con eso, pero por su puesto que debería ser normal, hemos colaborado mucho cuando nos tocó y los resultados se vieron, por eso la postura. Si entrenan lo físico, lo táctico y lo técnico, tienen que entrenar lo mental, no debería ser una discusión. Sólo los juveniles tienen asignados. Hay entrenadores que doy fe que leen mucho de psicología, caso Simeone, del Atlético de Madrid; Unai Emery, del Sevilla, pero es verdad que son pocos. En Sudamérica sabemos que Racing, último campeón de Argentina, y River, ganador de la Copa Sudamericana, trabajan con psicólogos, pero ojo, hay que decir que tener psicólogo no es sinónimo de éxito, no digo esto.
 

El psicólogo no puede hacer nada que no quiera el entrenador, es un granito de arena. No queremos aparecer mucho, no somos tan importantes ni cuando ganamos, ni cuando perdemos, aunque ambas cuestiones se magnifican cuando pasan. 


–Se habla a veces del coaching ¿es similar a la psicología deportiva?
–Es otra cosa totalmente distinta, el coaching es una formación diferente, se toma un curso y en seis meses uno puede serlo. En nuestro caso no es así, uno se prepara mucho para esto, por su puesto sin desmerecer lo que hacen los demás. El coaching es una herramienta y es solo el diez por ciento de lo que podemos hacer nosotros. el caso es que la palabra en sí da menos miedo. Una vez Mascherano me dijo en buen plan que teníamos que cambiar el nombre de lo que hacíamos. Y le respondí que era como si le pidieran a él que jugara de 9. Tengo gran relación con Javier, y hasta me dejó publicar los resultados de su test en uno de mis libros. Por eso lo cuento. 

–En el Mundial estuvo muy en boga el tema emocional, especialmente con la Selección Brasileña ¿qué nos puede decir del tema?
–Lo único que puedo comentar al respecto es que ser local es difícil, es complicadísimo manejar esa presión y se notó que faltaron quizás algunas herramientas para afrontar ese favoritismo del que tanto se hablaba, merecido por ser Brasil. Era una mochila muy pesada. Creo que Brasil con las dos experiencias (N. de la R.: 1950 y 2014), nunca más organizará un Mundial. 


El colombiano Falcao, uno de los jugadores que Roffé destacó por su mentalidad ganadora. (AP)

–¿Cuáles son las causas más comunes de consulta por parte de los jugadores?
–Lo que falta mucho en el futbolista élite es la autocrítica, y para poder crecer es clave que la tengas. Acá vienen los jugadores que quieren mejorar, más allá del lugar exitoso que ocupan. Las demandas más comunes son la falta de confianza a la hora de tomar decisiones, cómo encarar las presiones. Futbolistas que si se equivocan juegan el partido con miedo al fracaso, que empiezan a autoboicotearse para que el entrenador los saque de la cancha. Otros que han sufrido maltratos de los entrenadores, otros que no toleran el ambiente del fútbol. El miedo a lesionarse. Algunos que vienen de vidas desordenadas y la fama los golpeó y quieren recuperar ese talento. Otros que no son fuertes en la adversidad, aquellos que se bloquean.

–¿Es Cristiano Ronaldo la mente más fuerte del fútbol moderno?
–Todos los que están ahí arriba, Messi, Agüero, Ibrahimovic, Neymar, Suárez, James, Falcao tienen una cabeza muy fuerte, ya sabían qué querían de chicos. Cristiano tuvo que criarse en un entorno muy complicado, estuve en Madeira, en donde nació, y la verdad es que era muy humilde. Messi en cambio nació en un entorno mejor, tanto a nivel familiar como de amistades. Son cracks.


www.marceloroffe.com
facebook.com/marceroffe
@MarceloRoffe

Más noticias de NOTICIAS

NOTIFICACIONES

¿Desea que PASIÓN FÚTBOL te envíe notificaciones?

No, Gracias.

Ya estás suscrito a las novedades de PASIÓN FÚTBOL.

¡Parece que has bloqueado las notificaciones! Te enseñamos como desbloquearlas AQUÍ.