INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Gobbi: "Ganar la Copa sería el inicio de una nueva era"

Cuando dice algo importante, Mário Gobbi abre grande los ojos. Su mirada transmite convicción. Habla fuerte y pausado como quienes tienen cosas grandes para contar. Luce tranquilo, pero tiene una mezcla de ansiedad y nerviosismo que logra disimular casi con éxito. Sabe que está ante un momento único y a la vez histórico para su club. Y a 24 horas del partido más importante de su historia en el ámbito internacional, el presidente del Corinthians comparte sus sensaciones con Pasión Libertadores en su despacho del predio del Parque Sao Jorge.

Lo primero es comprender un pasaje clave en la historia reciente de una institución que tiene 101 años, muy vinculado a la importancia y al significado de la Copa Santander Libertadores. Lo explica Gobbi: “Cada competencia tiene su característica, peculiaridad. Hay que aprender atajos y dificultades para poder triunfar. Poca gente sabe esto, pero hasta la década del ‘80, Corinthians era un equipo extremadamente regional. Sólo se pensaba en un título en San pablo. Se preparaban y armaban grandes equipos para ganar el Paulista. El Brasileirao empezó a tomar importancia a partir de la década del ‘90, cuando se ganaron 3 títulos. A partir de ese momento, cuando los equipos brasileños ganaron la Libertadores se despertó en Brasil un apetito por conquistarla. Corinthians se empezó a interesar y a priorizar la Copa. Y comenzó a aprender a disputarla”.

-Ahora que llegaron a la final, ¿siente que la Copa Libertadores es diferente a todo?

-Sentimos que la Libertadores es el campeonato del momento. El más codiciado, el más apetitoso. Por la gloria, por lo que representa. Ni hablamos que lleva al Mundial de Clubes. No hace falta citar eso. Es un campeonato grande. Y para un club sudamericano, ganarla es la consagración.

-¿Y para el Corinthians, que tiene 101 años de historia, qué significaría además ganarla?

-Sería un gran marco histórico para el club. Primero porque Corinthians nunca la ganó. No está en nuestro currículum. Segundo, porque con el pasar de los años, de 20 años para acá, la Libertadores fue creciendo y es más importante para los clubes. Es un divisor de aguas muy importante en la historia del club. Y esto lo digo con humildad: en caso de que Corinthians gane, la Copa va a tener un glamour más grande porque el club tiene 33 millones de torcedores y representa al 60 por ciento de la afición de futbol de Brasil. Es un equipo imbatible en términos de prensa, marketing y publicidad.

-Sin pensar en el Mundial de clubes, en el marketing, ¿ser campeón puede ser un despegue?

-Ser campeón va a representar el inicio de una nueva era. Una era, un marco de nuevas disputas internacionales. Las conquistas en el ámbito internacional van a internacionalizar aún más al Corinthians, que comenzó con la contratación de Ronaldo hacia acá.

Gobbi es el presidente del Timao desde febrero de este año, pero fue en 2007 que empezó a formar parte de esta Comisión Directiva a la que él le dio continuidad. El mandamás, de profesión delegado de la policía judiciaria de San Pablo, responde ahora a la duda acerca del lugar de trascendencia que ocupa Corinthians en el fútbol brasileño y sudamericano.

-¿Por qué cuando se habla de clubes populares del continente se habla de Flamengo, Boca, Peñarol, pero no del Corinthians?

-Nosotros comenzamos esta charla afirmando que Corinthians era equipo regional. Ni siquiera nacional ni mucho menos internacional. No sé por qué, pero yo nací con esta cultura que duró hasta la década del 80.

-¿Corinthians es el club más popular?

-Es difícil decirlo. Respeto al Flamengo porque está en la misma escala de popularidad. Yo diría que el Corinthians es… (piensa) el fervor. Tiene algo inexplicable. Ustedes lo están viendo todos estos días previos a la final. Creo que pocas veces se vio. Es la fuerza de la marca Corinthians.

-¿Cómo explica eso?

-Todavía no encuentro palabras para definir o conceptuar al Corinthians. Es un fenómeno de la naturaleza. Es una torcida que se multiplica cada día. Y por cada hincha que gana suma un fanático, un alucinado, un apasionado, que acompaña al equipo, que va. El torcedor corintiano es diferente a todos. Se asemeja mucho a la hinchada de Boca. Es fanático por excelencia. Vive por y para el club, le da todo. También se da con los futbolistas. Los jugadores que pasan por Corinthians no consiguen desvincularse. Piden, lloran por volver porque les gusta aquí. El jugador lo valora después que sale. Yo les digo a los jugadores que vivan esto a cada minuto, intensamente. Porque para aquellos que creen en la reencarnación, tienen que rencarnar mil veces para ser jugador de Corinthians. Es muy difícil. Ya es difícil ser jugador de un equipo grande. Y ser jugador de Corinthians lo es más. Los jugadores se identifican con la torcida. Es cariñosa, amorosa, pero es feroz cuando las cosas no andan bien. La misma mano que acaricia también pega. Corinthians vive 24 horas bajo presión. Se trabaja sobre presión. En Argentina me preguntaron por la presión de la Bombonera. Y yo dije que la presión que tiene el equipo es mayor que la de la Bombonera.

-Y si gana la gloria es doble…

-Si Corinthians gana la gloria es doble porque está Boca del otro lado. Ganar la Libertadores ya es una gloria. Si consigue la proeza de ganarla frente a Boca, es dos veces una glioria. Porque Boca es el señor Libertadores. Yo lo llamo el señor Libertadores.

Está expectante, Gobbi. Se despide con un abrazo y sonríe. Ahora debe estar pensando que está a 24 horas del partido más importante de la última década. Está a un partido de una cita histórica con la gloria.
 

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.