INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

#PARALEER

Guardiola, el secreto de cambiar para que nada cambie

El entrenador de Santpedor comenzó la temporada con un Manchester City parecido a las mejores versiones del Barcelona y del Bayern Múnich. ¿Qué hizo para conseguirlo? Filosofía y fútbol, todo aquí.

Cambiar para no cambiar

Tendemos a refugiarnos en nuestras convicciones y certezas, en todo aquello que nos genera sensación de seguridad y bienestar. Los psicólogos lo denominan "zona de confort". Consiste en permanecer cómodos en nuestro estatus y rechazar cualquier modificación sustancial del mismo. Muy a menudo la sensación de estancamiento que percibimos en nosotros mismos es el reflejo de esta voluntad de permanecer en la zona de confort. Sin embargo, los avances científicos, las creaciones artísticas, los progresos industriales o las evoluciones del pensamiento siempre han sido fruto de dos vectores: la ruptura con la comodidad y la búsqueda de nuevos paradigmas. El ser humano avanza gracias al cambio.

Una de las razones por las que Pep Guardiola es tan incomprendido –y, probablemente, también tan admirado– es su ansia constante por cambiar. Este ansia cubre cualquier perspectiva: la táctica, la estrategia, la gestión del equipo, la duración de su contrato y hasta el restaurante donde acostumbra a comer dos días antes de los partidos (uno de sus rituales). Guardiola vive instalado en el cambio.

Las palabras de Martí Perarnau -el afamado autor de Herr Pep y La Metamorfosis, los dos best seller sobre Pep Guardiola- no hacen más que contar y retratar a la última versión del catalán y, por tanto, de su Manchester City. El de Santpedor cambia todo el tiempo. Casi como una intransigencia. Cambia, claro, para que otros cambios no avancen sobre su cabeza. Cambia para que sus equipos jueguen igual. Cambia para que nada cambie.

Posesión, sí. Siesta, no.

 “Yo odio el ‘tiki-taka’. Lo odio. El tiki-taka es pasarse el balón por pasar, sin ninguna intención. Y esto no sirve para nada. No os creáis lo que dicen: ¡El Barça no tenía nada de tiki-taka! ¡Eso es un invento! ¡No hagáis caso!”.

Guardiola odia al tiki-taka, a aquella posesión edulcorada y estilista y, por lo tanto, inofensiva. A Pep le gusta tener el balón para vulnerar al contrario y aquello no tiene nada que ver con una supuesta pretensión estética, con aquella falacia de "jugar lindo", sino más bien con privar del elemento al rival para desordenarlo y para ordenarse, pero, sobre todo, para lastimarlo.

Desafiarse todo el tiempo

"La Premier será una competición completamente diferente cuando Guardiola llegue. Sus equipos no solo ganan la liga, sino que la dominan absolutamente. Llega con un plan, toma el control del club y deja un legado duradero que persiste mucho tiempo después de que el se vaya".

Thierry Henry graficó aquello que conoce bien, porque tuvo a Pep en el Barcelona y porque es un admirador de su filosofía. El francés es, además, un doctor en lo que a Premier League se refiere, ya que la ganó de manera invicta en el Arsenal. Claro que, más allá de la fe en el afamado entrenador, la liga inglesa sigue ostentando un ritmo y una competencia que poco tienen que ver con los dos pasos anteriores de Guardiola, por la liga española y la alemana. Terminar de entender su entorno le llevó un año.

Las razones del City

"Porque quería vivir una nueva experiencia con la que aprender otra cultura futbolística. Porque el proyecto City tiene escasos condicionantes y es un lienzo en blanco. Porque posee recursos económicos suficientes para construir un gran proyecto. Porque Txiki Beguiristain y Ferrán Soriano (dos de sus laderos en Barcelona) le garantizan un trabajo con la misma longitud de onda. Porque le ofrece la oportunidad de construir un magnífico legado en forma de Idioma City".

Perarnau detalla en "La Metamorfosis" las cinco razones fundamentales por las que Guardiola tomó la determinación de intentar cambiar la historia del Manchester City. El entrenador, voraz en sus argumentaciones, tiene las bases en las que pensar en un proyecto de tres temporadas, de acuerdo a sus experiencias previas. Para Pep, según aprendió en sus cuatro temporadas en el Barcelona, más de tres conduce al desgaste.

El secreto

“Aquellos que dudan de todo son aquellos que más aciertan”.

Pep Guardiola fundamenta en esa frase buena parte de su metodología y sus preceptos. En noches como las de estos días, en las que su equipo gana todo lo que se le pone delante con un fútbol que describe a la perfección a su manual de trabajo, el entrenador catalán piensa en silencio si el éxito no embriaga, si el triunfo no quita percepción sobre los errores, si él mismo no está creando un enemigo latente en el confort de sus jugadores. Por eso, Pep imagina qué cambiar. Qué cambiar para que nada cambie.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.