INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Hace 63 años, nació Carlos Bianchi, el DT más ganador de la Libertadores

Carlos Bianchi es un referente no sólo en el mundo del fútbol y del deporte. Su capacidad conductiva, su liderazgo, su manejo de grupo, le han valido la posibilidad de brindar numerosas charlas destinadas a diversos empresarios. Por eso, a modo de homenaje en el día de su cumpleaños número 63, elegimos compartir un extracto de lo más jugoso de esas ponencias que han maravillado a los afortunados oyentes.

"Ustedes esperarán que hoy sea un maestro, pero yo odio dar lecciones. Uno puede ser un ejemplo, pero nunca un maestro. Trabajar con un grupo siempre es difícil, porque los grupos son frágiles y delicados. Pero dando el ejemplo se logra mucho más en todos los órdenes de la vida", mencionó una vez ante un auditorio.

El éxito es un tema recurrente en las disertaciones del ex futbolista y actual entrenador. Y a modo de introducción, el Virrey explica cuáles son las cinco claves para alcanzarlo:

1- Disponer de gente inteligente
2- Ser un profesional ciento por ciento, al margen del dinero que uno perciba como remuneración.
3- Pensar siempre en el grupo más que en uno mismo.
4- Dar el ejemplo ante los demás en todo momento.
5- Respetar a todos por igual, desde el más jerarquizado hasta el más novato de los dirigidos.

Vaya si sabe de lauros, Bianchi. En su carrera como futbolista ha dejado una huella que ha profundizado en su rol como entrenador. Goleador implacable, como jugador es el argentino que más tantos ha convertido en Primera División, con 385 en 546 partidos. Los convirtió todos en Vélez, único equipo de su país en que ha jugado y a lo largo de dos ciclos: 1967 a 1973 y 1980 a 1984.

Además del Fortín, Bianchi se desempeñó en tres equipos de Francia: Stade de Reims (1973-1977 y 1984), Paris Saint Germain (1977-1979) y Racing de Estrasburgo (1979-1980). Y en el saldo de títulos se le contabiliza el Nacional de 1984 con la “V” azulada.

Pocos imaginaban el prestigio que acumularía luego del otro lado de la línea de cal. Hizo su debut como DT en el mismo equipo y año en que se retiró como futbolista, Stade de Reims en 1984 y hasta 1988. Luego pasaría por Paris Saint Germain (1988-1989 y 1990-1991), Niza (1989-1990), Vélez (1993-1996), Roma (1996-1997), Boca (1998-2001 y 2003-2004) y Atlético Madrid (2005-2006). Su última intervención en un club data de 2009-2010, cuando se desempeñó en el Xeneize, pero esta vez como manager.

El técnico ha llevado a Vélez y Boca a la cima del fútbol mundial. Obtuvo tres títulos locales y tres internacionales con el Fortín y se consagró en el Xeneize con cuatro y cinco, respectivamente. La mera mención de los logros obtenidos permiten establecer una dimensión que no deja nada que agregar al respecto: Clausura 1993, Copa Libertadores 1994, Copa Intercontinental 1994, Apertura 1995, Clausura 1996 y Copa Interamericana 1996, todos con Vélez; Apertura 1998, Clausura 1999, Apertura 2000, Copa Libertadores 2000, Copa Intercontinental 2000, Copa Libertadores 2001, Copa Libertadores 2003, Apertura 2003 y Copa Intercontinental 2003. 

Para ahondar en el pensamiento de Bianchi, máximo ganador de la Copa Libertadores como entrenador con cuatro tìtulos, bien vale hacer un repaso por conceptos vinculados a su trabajo, pero aplicables a otras profesiones y que permitan valorar la profundidad de los conocimientos de uno de los técnicos más exitosos del Siglo XX.

La gente: "Lo más importante es tener gente inteligente, y este concepto abarca a todos los demás, porque el tipo inteligente piensa siempre primero en el grupo antes que en él. Ser inteligente es dejar de lado el ego personal, es dar el ejemplo y respetar a todos por igual. Es ser el primero en empezar a trabajar y el último en irse. Una vez, como técnico, en Italia, un jugador apareció un día con una moto Harley Davidson, al día siguiente con un Mercedes-Benz y al otro con una Ferrari. ¿Qué le podía decir yo a alguien así?", disparó.

La motivación: "El solo hecho de ser profesionales nos tiene que alcanzar para motivarnos. Pero cuando le hablamos a nuestra gente tenemos que utilizar las palabras justas y tomar conciencia de que nuestros nervios y responsabilidades se contagian. Hay veces en que hay adrenalina suficiente y no hace falta motivar".

Trabajar en grupo: "Lo imprescindible en un grupo es que tenga actitud positiva. Hay que hacerle comprender al grupo que todos son importantes. Cuando les hacemos sentir a todos que son valiosos, ahí se obtienen los resultados. Hay privilegiados, pero son pocos, tal vez el que hace los goles o el que los evita, pero es fundamental que todos sientan que no hay tratos diferentes, desde el pibe que acaba de ascender al plantel superior a la estrella mejor paga".

El líder: "Hay tres clases: el pasivo, que tiene demasiado respeto por sus pares -así era yo como futbolista- y no dice todo lo que piensa; el negativo, que siembra maldad para imponerse y siempre está descontento, y el positivo, que discute lo mejor para todos y llega siempre primero. Ahora bien, el líder sabe que tiene el poder, pero el poder no lo tiene que hacer equivocar. Hay que ser muy medido con el poder. Se debe respetar a todos por igual y no infundir respeto a través del miedo. El jugador o las personas que ustedes dirigen deben poder expresarse, pero sin desubicarse, ahí está la frontera. Una vez un jugador se me largó a llorar antes de una final. Yo lo respeté".

Las situaciones críticas: "Si las cosas no van bien, el líder no debe hacerlas más negras. El ambiente debe ser siempre el mismo. Es quien dirige quien crea el clima de trabajo. Si nos va mal no nos tenemos que poner pesimistas, la vida sigue. Yo soy de sonreír y sonreír hace envejecer más tarde. Si en una oficina dos o tres empleados no se hablan, las cosas no pueden salir bien".

La comunicación: "Hay que hacerle comprender al jugador que uno es sincero, que no le miente. Hay que ir de frente, que no desconfíe. No hay que darle la posibilidad de que nos reproche nada".

¿Les grita a sus dirigidos?: "Hay que gritar sólo cuando es necesario. Recuerdo que me enojé mucho una vez. Habíamos ganado 6 a 2 a Huracán en cancha de Boca, pero los jugadores los sobraron haciéndoles "ole". Les faltamos el respeto y eso no corresponde. Entonces, me encerré en el vestuario y ahí sí me escucharon (risas)".

Las personas conflictivas: "A aquellos que piensan más en lo individual que en lo personal se van o los dejo ir".

El rival: "Nunca hay que provocar al competidor, porque generamos que le salgan el orgullo y la bronca de adentro con más fuerza que antes. Si respetamos al adversario, ganamos puntos. Si lo menospreciamos, lo ponemos de pie".

¿Qué significa la felicidad? "En eso soy egoísta. Sólo quiero que los míos tengan buena salud".


Fuente: Diario La Nación

 

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.