INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Hace 98 años, Peñarol adoptaba con orgullo el apodo de "Manya"

Su padre no pudo soportar la traición y se lo reprochó en la cara a su hijo. El jefe de la familia había tolerado que Carlos Scarone abandonara Peñarol para cruzar el charco, irse a jugar a Boca y hacer allí una diferencia económica. Se guardó esa bronca, intentó archivarla. Pero José finalmente estalló cuando Carlos dejó el Xeneize para jugar en… Nacional de Montevideo. El hombre, italiano de nacimiento, discutió fuertemente y le recriminó el haberse ido de Peñarol, el club de sus amores. El hijo, lejos de agachar la cabeza, respondió con firmeza: “¿A qué me iba a quedar? ¿A mangiare (comer, en italiano) mierda?

Allí terminó el round, pero José tendría su revancha muy pronto. Ese mismo año, en 1914, Peñarol y Nacional se enfrentaron en el Parque Central con la flamante incorporación. Aquel 26 de julio, el Carbonero se impuso 2-1 en un partido caliente. En medio de ese encuentro, y como consecuencia del fastidio por la férrea marca recibida, Scarone le dijo a Manuel Varela: “Jueguen ustedes, que son unos manyas”. Algunas voces aportan también que tras el partido, José se burló de su hijo en plena cancha.

Lo que nunca imaginó el centrodelantero es que su insulto sería tomado por Peñarol como una bandera de orgullo y una reafirmación de su identidad. Desde entonces, el “Manya” defiende y saca pecho ante aquella conquista.

Papá José tendría luego otro disgusto cuando Héctor, otro de sus hijos, no sólo se alistó en las filas de Nacional sino que se convirtió en ídolo absoluto tras jugar casi veinte años en El Bolso a lo largo de tres ciclos. No obstante, hay un mérito que no podría quitarle nadie: el placer de haber honrado la traición de su hijo mayor con el nacimiento de un mote que quedó en la historia.
 

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.