Increíble: la policía ingresó durante el partido y redujo a todos los jugadores para detener a uno con antecedentes

Chisoda y Sannicolaul Mare, dos equipos de la Cuarta División de la Liga rumana, protagonizaron esta semana un partido que jamás olvidarán. Es que durante el encuentro, la policía ingresó al campo de juego y obligó a los jugadores a arrojarse al suelo como si fueran delincuentes.

¿El motivo? La detención de Sorin Udrea, uno de los jugadores del Chisoda que estaba en el banco, acusado por múltiples casos de extorsión, robo y contrabando. El futbolista en cuestión se sumó esta temporada al equipo y se encontraba viendo el partido entre los relevos. Todo fue registrado por una cámara de los estupefactos hinchas que presenciaron el partido. Increíble.


Fuente: www.101greatgoals.com

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy