Independiente ganaba su séptima Libertadores

Es el #ReydeCopas y para estar en la cima del continente tras 53 ediciones tuvo que levantar siete Copa Libertadores. Un 27 de julio de 1984 en Avellaneda el Independiente de José Omar Pastoriza se coronaba -por última vez- como el mejor de América tras igualar 0 a 0 con Gremio, luego de ganarle en Porto Alegre por 1 a 0.

En el estadio de Independiente el conjunto rojo formó con Carlos Goyén; Néstor Clausen (18' Rodolfo Zimmermann), Hugo Villaverde, Enzo Trossero, Carlos Enrique; Ricardo Giusti, Claudio Marangoni, Ricardo Bochini; Jorge Burruchaga, Sergio Bufarini y Alejandro Barberón. Mientras que Gremio, que era el campeón defensor, jugó con Joao Marcos; Baidek, Hugo De León, Casemiro, Paulo César; China, Osvaldo, Luis Carlos; Renato, Guilherme y Tarciso.

El campeón se basó en la solidez de su defensa, en la dinámica y el buen pie de sus volantes, pero sobre todo en el esplendor del magistral Enrique Bochini, quien a sus 30 años estaba en el mejor momento de su carrera. Todos esos factores hicieron que Independiente pierda un solo partido en todo el certamen (1-0 ante Olimpia en Asunción, el 16 de marzo) y que reciba siete goles en 12 partidos. Un campeón extraordinario.

La serie la terminó definiendo el golazo de Burruchaga en Porto Alegre, quien aprovechó un pase 'bochinesco' para picarla ante la salida del arquero y anotar el, a la postre, el gol que le dio al Rey de Copas su séptima estrella continental. En la vuelta fue un partido parejo en el que ninguno de los dos pudo quebrar la resistencia contraria. Independiente contó con varias chances de ganar pero igualmente la diferencia la había sacado tres días atrás. No importaba más nada, solo gritar nuevamente campeón de América.
 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy