Individualidad, cuando no aparece lo colectivo

Individualidad, cuando no aparece lo colectivo

Con jugadores con mejor rendimiento, pero bajo desde lo colectivo, River deberá enfrentar a Boca el domingo.

Por:  Nacho Soto

River venció por 2 a 0 a Aldosivi, y se metió en cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional, con un nivel de juego que sigue bajo, pero empezando a reencontrar respuestas desde lo individual. El domingo a las 17:30 hs deberá mostrar su mejor cara en la Bombonera, para vencer a Boca y pasar a semifinales.

 El millonario jugó un último partido donde logró el resultado que quería, con la tranquilidad que buscaba, pero fue de las pocas veces donde los de Marcelo Gallardo primero encontraron los goles, y después el rendimiento. Esto puede deberse a dos cuestiones claves, además del proceso que viene atravesando el equipo de Núñez en la actualidad; primero está la ausencia de Enzo Pérez, la columna vertebral del equipo, Y después está la anormalidad de que el rival le salga a buscar el partido, algo que le dio problemas momentáneos, pero también le otorgó beneficios cuando más los necesitaba. 

 La explicación de que el rendimiento actual, está sujeto plenamente a los planteos de los adversarios, deja de tener validez, cuando Fluminense, Junior y ahora el Tiburón, en otro nivel, priorizan lo ofensivo, y también logran lastimar. No es que River no juega de la mejor manera solo porque muchos deciden defenderse y jugar de contraataque al enfrentarlo. En este tiempo, el equipo perdió intensidad en la presión, velocidad de circulación, y empezó a tener falta de precisión en algunos de sus futbolistas.

 Pero en esta última presentación principalmente, reaparecieron individualidades que permiten que no se dependa solamente de lo colectivo. Franco Armani está volviendo a ser ese arquero de comienzos de 2018, cuando parecía imposible convertir. Rafael Santos Borre tuvo un gran partido, no solo por el gol, sino también por la reincorporación de algunos movimientos (la media vuelta y el primer toque), que parecían olvidados. De a poco va sumando minutos José Paradela, Federico Girotti sigue siendo peligroso, y la vuelta de Suárez genera mucha más facilidad para llegar al arco rival. 

 Seguramente hubiera sido preferible que este momento se transite dos o tres semanas antes del superclásico, como para seguir ajustando cuestiones y llegar de la mejor manera. Pero así y todo, el conjunto de Núñez sigue siendo muy competitivo, y con el Xeneize puede llegar a tener un gran partido. 

 En este contexto, parece determinante la postura que tomen los de Russo. Da la impresión que al equipo de la Rivera todavía le falta. para poder ser protagonista el domingo y lograr la victoria. Pero a la vez, esto fue lo que le dio resultado en el último tiempo. Ser más defensivo y contragolpear puede parecer más seguro para el dueño de la localía, pero habrá que ver si realmente lo será.

    

    

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias