CAMBIO DE VIDA

Juan Cruz Respuela, del Manchester United a viajar por el mundo

Jugaba en Racing, compartió el vestuario con Cristiano y Rooney, pero se cansó del fútbol y emprendió un viaje por América. La historia de un jugador que eligió llenarse el alma antes que los bolsillos.

Cuando cierra los ojos por unos segundos y viaja en su memoria hacia el pasado, Juan Cruz se ve en distintas partes del mundo. La magia de los recuerdos le permite sentir la vibración del Cilindro de Avellaneda sobre su cabeza, volar en un segundo al vestuario del Manchester United y de allí a una playa paradisíaca en Centroamérica.

Juan Cruz es Respuela. Es un futbolista que jugó hasta que el contexto inmundo de este hermoso juego lo hartó. Decidió limar los barrotes del sistema opresivo para escaparse de ese mundillo que mantiene presos a todos los que, como él, empezaron por amor a la pelota y luego se convirtieron en trabajadores de una industria que transforma seres humanos en objetos que son vendidos al mejor postor.

Su cabeza no se mareó cuando firmó un contrato con Nike ni mucho menos cuando tuvo la oportunidad de entrenarse por dos semanas con la reserva del Manchester United. Allí compartió vestuario con Cristiano Ronaldo y Wayne Rooney, entre otros. Para motivar a los juveniles, el centro de entrenamiento de los Red Devils tiene vestuarios enormes en los que las “fuerzas básicas” se cambian cerca de las estrellas del primer equipo.

- ¿Cómo empezó tu carrera?

A los 12 años tuve una prueba en Racing y a partir de ahí me quedé viviendo en la pensión del club. A los 15 años firmé un contrato con Nike y tuve la posibilidad de viajar a Inglaterra para entrenar con el Manchester United.

- ¿Cómo hiciste para no “creértela” después haber vivido eso?

Nunca pensé más allá, siempre iba viviendo el momento y disfrutando lo que me estaba pasando. Fueron experiencias hermosas.

- ¿Cómo fueron esos veinte días en Manchester?

Yo tenía 15 años y en el mismo comedor donde desayunaba, almorzaba y merendaba veía a Cristiano Ronaldo, Scholes, Zaha, Rooney, Heinze…No tenía la cabeza muy abierta pero lo viví de una manera muy especial. En su momento no me daba cuenta la magnitud de lo que estaba viviendo. Lo único que sabía decir es “I no speak English (no hablo inglés)”.

- ¿Tenés alguna anécdota con esos jugadores?

Me acuerdo que en un momento pasa Rooney por al lado mío y le digo: “Rooney, Rooney, hat hat” señalándole la gorra y me la regaló. Es el día de hoy que la tengo guardada como un trofeo.

Un día, Respuela se hartó. Todo lo que rodeaba a la pelota terminó expulsándolo del mundo del fútbol. Y ahí se dio cuenta que afuera había un mundo real que vale la pena recorrer, con experiencias tan o más ricas que entrar a un estadio repleto para jugar un partido. Mochila y cámara en mano, Juan Cruz emprendió un viaje hacia el norte que lo llevó hasta México, en donde vendió comida, habanos y finalmente empezó a vivir de otra de sus pasiones: la fotografía.

- ¿Qué hiciste para sobrevivir durante tu viaje?

Estuve como siete meses en México. Vendía empanadas, habanos que había traído de Cuba, macramé…Después me puse a hacer fotografías a surfistas y en restaurantes y así viví los últimos cuatro años de mi vida, viajando de acá para allá.

La experiencia de haber viajado, de haber frecuentado otras costumbres, culturas y de haberse visto obligado a aplicar el ingenio para ganarse la vida lejos del fútbol llevó a Respuela a una encrucijada. Aunque extraña un poco el fútbol, le cuesta imaginarse nuevamente inmerso en la rutina de entrenar todos los días, sabiendo que podría estar recorriendo cualquier ciudad del mundo con su cámara.

Respuela en Costa Rica durante su viaje por América.

- ¿Cómo te imaginás en un futuro a corto plazo?

Me imagino de muchas formas. Me gustaría estar dentro de Racing, pero también viajando por el mundo. Me encuentro en un momento muy difícil. Las decisiones que tome de acá en adelante van a ser las correctas para mí. Ojalá sea viajando o dentro de Racing, según las oportunidades que me ofrezca el tiempo.

El manoseo, la falta de respeto y la desilusión son constantes en el mundo del fútbol. Respuela reaccionó a tiempo y descubrió que hay mucha vida afuera del universo putrefacto del profesionalismo. Pero antes de empezar a recorrer el mundo compartió vestuario con un tal Cristiano Ronaldo.

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy