La "Democracia Corintiana", una experiencia revolucionaria

No es una camiseta, Es en realidad una bandera. La que representa la mayor experiencia de autogobierno colectivo en la historia del fútbol profesional: la Democracia Corintiana. Así se denominó la ideología que impulsó Corinthians en 1982, cuando Brasi llevaba casi 20 años de dictadura. "Cuando nadie podía votar -escribió el sociólogo Emir Sader-, los jugadores de Corinthians conquistaron el derecho de decidir sobre sus rumbos".

El periodista Ezequiel Fernández Moores rescató la historia justo antes de las últimas elecciones del club paulista. “Votaban todos y votaban todo. Cada voto valía por uno. El del crack y el del suplente, el del DT y el del dirigente. Votaban todo lo que fuera colectivo. Si era necesario concentrarse antes de los partidos. A qué hora viajar. Qué refuerzos comprar. Qué jugadores debían irse. Se llegó a votar si se autorizaba a Walter Casagrande a dejar el plantel en plena gira por Japón porque el delantero extrañaba mucho a su novia. Los jugadores llegaron a designar a su propio entrenador, Zé María”, publicó el escriba en el Diario La Nación.

Washington Olivetto era considerado en los ’80 como el mejor publicita de Brasil. Trabajaba para el Timao y tuvo la brillante idea de colocar inscripciones en la camiseta del club. Una de las premisas en las que se basó fue una frase que contextualizó el periodista Juca Kfouri: "Si los jugadores siguen participando en las decisiones del club, si los dirigentes no se asustan y si la prensa apoya, veremos que aquí se vive una democracia, una democracia corintiana".

"Yo siempre supe que estábamos haciendo política. El fútbol, creo, es el único medio que puede acelerar el proceso de trasformación de nuestra sociedad porque es nuestra mayor identidad cultural. Todos entienden de fútbol. De política, nada", escribió Sócrates, líder del movimiento, en el libro que escribió en 2002 junto con el periodista Ricardo Gozzi (Democracia Corintiana. La utopía en juego).

En este contexto, el éxito deportivo fue vital. "Sin títulos la Democracia Corintiana habría quedado en nada. Era un movimiento revolucionario, aislado, en un mundo totalmente reaccionario llamado fútbol", dijo Sócrates. Corinthians había finalizado 26º en el Campeonato Brasileño de 1981, pero se coronó los dos años siguientes bicampeón paulista y fue dos veces semifinalista del torneo nacional.

El éxito de la Democracia Corintiana traspasó las barreras del fútbol. Sócrates escribió en su libro: "Conseguimos probarle al público que cualquier sociedad puede y debe ser igualitaria. Que la opresión no es imbatible. Que una comunidad sólo puede fructificar si respeta la voluntad de la mayoría de sus integrantes. Que es posible darse las manos".


Fuente: www.canchallena.com
 

Más noticias de NOTICIAS

NOTIFICACIONES

¿Desea que PASIÓN FÚTBOL te envíe notificaciones?

No, Gracias.

Ya estás suscrito a las novedades de PASIÓN FÚTBOL.

¡Parece que has bloqueado las notificaciones! Te enseñamos como desbloquearlas AQUÍ.