DE 7 A 38 EQUIPOS

La metamorfosis de la Libertadores: porque no siempre se jugó igual

¿Antes era más fácil ser campeón? ¿Más difícil? ¿Cuánto tuvieron que batallar, el Santos de Pelé, el Peñarol de Spencer, el Independiente de Bochini, el Boca de Riquelme, para ganar la Copa?

Para darle valor real a la historia es necesario conocerla. La realidad es que no siempre se jugó bajo este sistema de juego, y dicha cuestión es fundamento de algunos para sostener que ganar actualmente la Libertadores es mucho más valioso y difícil que antes.

Lo cierto es que durante una época, el reglamento llegó a establecer que aquél equipo que se consagrase campeón, jugaría la siguiente edición desde la instancia de semifinales, es decir, darle el privilegio de ser nuevamente el ganador, jugando apenas 4 partidos.

Estudiantes tricampeón de 1968-69-70 (foto), e Independiente tetracampeón en 1972-73-74-75 fueron los clubes que más rédito sacaron de dicho sistema de competencia, ya que congeniaron grandes equipos que poco tuvieron que transitar para conseguir la Copa, más allá de los difícil que pudo haber sido.

Corinthians, último campeón, tuvo que disputar 14 partidos, al igual que los últimos 16 campeones (Estudiantes, en 2009, jugó 16 encuentros, dado que su participación fue desde la Primera Fase).

El último equipo que ganó la Libertadores jugando menos cotejos fue el Sao Paulo en 1993. En aquella edición, los dirigidos por Telé Santana llegaban como defensores del título obtenido un año antes, por lo que entró desde la instancia de Tercera Fase, jugando 8 partidos.

Es verdad que antiguamente jugaban menos equipos e incluso hubo torneos en los que diversos países no participaron, razón que lógicamente lleva a pensar a que era más accesible ser campeón. En la infografía se puede observar la cantidad de equipo a lo largo de las 54 ediciones.

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy