La misión de Riquelme: esquivar las balas para proteger la pelota

No es un guardaespaldas, Román. Pero pocos agentes en el mundo podrían custodiar a la pelota como él lo hace. El desafío que le planteó Adidas es el siguiente: sin chaleco ni otro tipo de protección, Riquelme deberá evitar que las balas de pintura que le disparan impacten contra el balón. Para eso, claro, sólo podrá usar sus pies. ¿Lo habrá logrado?

 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy