Increíble

La super estrella que se pierde la final de la Champions League

En la final de la Champions League 2012-2013 del próximo sábado en Wembley faltará un futbolista que se iba a mover entre el límite del bien y del mal desde que pisase el terreno de juego. Mario Goetze, jugador del Bayern Múnich a partir de la temporada que viene, no podrá enfrentarse a sus próximos compañeros con la camiseta del Borussia Dortmund. De ídolo a enemigo en su club, el futbolista alemán se cayó de la cita más importante del año por un problema muscular que le permitirá librarse de una situación harto complicada

El talento alemán verá el choque desde la grada y los más impertinentes se preguntarán a qué equipo animará el habilidoso mediapunta. Su actual entrenador, Klopp, dejó entrever hace pocos días que todo apuntaba a que llegaría a la gran cita, pero finalmente el Dortmund tendrá que hacer frente al Bayern sin su desequilibrio en los últimos metros. Suena raro, pero quizá ausentarse del gran partido del año sea lo más beneficioso para el propio Goetze.

Dos hipótesis

Para explicar esta última reflexión, basta con exponer diversas hipótesis, todas ellas con el mediapunta del Dortmund como protagonista. Si Götze estuviera disponible y realizase un partido discreto y la 'Orejona' viaja a Múnich, sus hinchas a día de hoy (los del Dortmund) apuntarían a su figura como una de las grandes razones de la derrota. Los más escépticos dudarían de su honor y profesionalidad.

 

Mario Goetze, actualmente en Borussia Dortmund, será jugador de Bayern Munich en la próxima temporada. Su ausencia calma a unos y otros

 

La segunda hipótesis en la que Goetze no saldría bien parado habla de un escenario en el que el Dortmund se proclamaría campeón con el futbolista alemán como factor decisivo de la final. En este caso, el recibimiento a Goetze en Múnich meses después no sería del todo buena.

Hiciese lo que hiciese, la actuación de Goetze se hubiera observado con lupa. Una lente de aumento crítica, inoportuna y dañina que hubiera situado al alemán en el disparadero. Nunca una final fue un partido tan incómodo para un jugador. De ahí que, aunque probablemente ni el club ni él lo piensen, lo mejor para evitar suspicacias sea que Götze vea la final desde la grada. Una pena para el espectáculo, pero un alivio para el futbolista.


Fuente: Marca.com/Madrid

 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy