INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Las locuras del hincha número uno de Vélez

 

Más allá de los jugadores, los goles y los dirigentes siempre están los hinchas. Los encargados de darle color y pasión al fútbol. Gritan, cantan, lloran, saltan, insultan y dejan todo para ver al cuadro de sus amores. A su primer y único amor.

 

Esta es la historia de Marcelo “El Gordo” Carbone, el hincha más fiel de Vélez Sarsfield, que llegó al mundo un 18 de septiembre de 1960 pero antes iba a alentar al Fortín dentro de la panza de su mamá, que acompañaba a su padre a todos los partidos. Él era socio y no se perdía un sólo encuentro.
Desde antes de nacer iba a ver al Fortín

De su familia heredó esa pasión fortinera. Como todo joven, el club de que es hincha fue su primer amor. Por eso, sin importarle mucho el estudio, en sus ratos libres dibujaba escudos de Vélez y cuando jugaba fútbol con sus amigos se imaginaba dando la vuelta olímpica con las glorias velezanas de ese momento, las glorias del club.
Cuando estaba por terminar el colegio, dio su primera gran muestra de fanatismo por este club. Se alejó por unos días del momento soñado por todo estudiante para ver un partido de campeonato.
Se perdió tres días de su viaje de egresados

Muchos sacrificios, idas y vueltas. El Gordo Carbone no se imaginaba que lo mejor estaba por venir. Cuando tenía 33 años, Velez se consagraba campeón del Torneo Clausura de 1993 con Carlos Bianchi como entrenador. Este título les dio el cupo a la Copa Libertadores de 1994.
“Desde un comienzo nos daban por muertos. En nuestro grupo habían dos campeones de Copa (Cruzeiro y Boca Juniors) y Palmeiras, que llegaba con un hambre impresionante y muchos cracks en su nómina. Sin embargo, nos clasificamos primeros. Después dejamos en el camino a Defensor Sporting, Minerven de Venezuela, Junior y al gran favorito de todos, al Sao Paulo” contó Carbone con el pecho inflado y los ojos brillantes.
Así era, el Velez de Carlos Bianchi dejaba atrás al poderoso Sao Paulo, que en 1994 quería ganar su tercera Copa Libertadores. Este es el tertimonio de Marcelo Carbone sobre aquella recordada e inolvidable final en el Morumbí.

Una vez campeones de América, el nuevo destino era Japón y el rival el Milán con una constelación de estrellas. Un partido que Marcelo no se podía perder y que le costó mucho conseguir los medios para ir a verlo y que recalca: “Si Silva le hacía el penal a Peñarol, estaríamos jugando el Mundial de Clubes nosotros y no los brasileros”.
La vez que fue con 9 mil dólares a la tribuna popular de Vélez

El fútbol le dio muchas alegrías, fueron años inolvidables para él y para la hinchada fortinera. “Pensamos que con Bianchi se acababa la gloria, pero después llegó un señor como Marcelo Bielsa y no sacó campeones nuevamente. Tan lindo jugaba ese Vélez, que la selección nos lo quitó, después estuvo Miguel Russo y si bien, él sacó muchos jugadores jóvenes y nos dio otro título, no está dentro de mis preferidos. Con Gareca estuvimos a un paso de la gloria. Es un tipo al que quiero y respeto mucho. Siempre dio todo por estos colores” resalta El Gordo, emocionado.


Ver Club Atlético Vélez Sarsfield en un mapa ampliado

Hoy, con 51 años, vive con su mamá que le aguanta esta friebre fortinera y que nos cuenta entre risas: “Este grado de locura por un equipo se lo entiendo a un pibe de 15 años, pero no a un señor de 51. Es enfermo por Vélez”. Su vida la divide entre su trabajo (Tramitador de documentos) y viajar con El Fortín a todo lado.
Un amor sano por un equipo. Que le enseña a la nuevas generaciones que lo que más importa es alentar, antes de hacerse matar por los colores. Marcelo Carbone un loco, pero un loco lindo. De los que el fútbol está perdiendo.  

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.