INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Lo que la TV no te mostró de Arsenal - Boca Juniors

Es de día en Sarandí. El estadio está semi vacío y los hinchas, a medida que llegan, comienzan el ritual de siempre, el de colgar las banderas. No todas, claro. Algunas, por cuestiones de códigos internos, se exhibirán una vez que la barra cuelgue las suyas.

 

Cerca de la entrada al vestuario visitante, próximo a la cancha, Daniel Angelici, el presidente de Boca, charla distendido con el técnico del equipo, Julio César Falcioni. Por las ventanas que dan a la cancha se asoman los jugadores. Escuchan cumbia y algunos cantan. A falta de una hora y media para el partido, se los nota distendidos.

Del lado del vestuario de Arsenal, el clima es similar. El mismo ritmo musical domina la escena, mientras los jugadores entran y salen para matar la espera. Se los ve a los dirigentes, a los utileros, a los colaboradores.

Circulan las cámaras, los equipos de producción, los periodistas. De a poco, a medida que el sol se esconde y la gente llega, levanta el viento en el Sur del Gran Buenos Aires. Más y más hinchas equivalen a más y más banderas. Los que acaban de culminar la jornada laboral son los más rezagados. Varios llegan con el partido ya empezado.

Ahora es de noche y está bastante fresco en Sarandí. Pero no se nota tanto. El calor de la gente lo cubre todo. Las hinchadas gritan, compiten para determinar quién alienta más. Las voces no se pierden en el aire. Se fusionan, quedan en la atmósfera de un estadio en el que se palpa el clima de la Copa.

Los canales de televisión empiezan a transmitir. Los equipos salen a la cancha. El partido está por comenzar, cuando en realidad, para los hinchas, para el marco, ya comenzó hace más de dos horas.

Para el final, el desahogo de la gente de Boca, que ganó tras sufrir dos derrotas seguidas, una ante Fluminense, siete días atrás por la Libertadores, y otra ante Independiente, por el torneo local.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.