Luan, el mejor jugador de la Libertadores 2017 y el más caro…

El número 7 de Gremio fue elegido el mejor jugador de una Copa Libertadores que lo tuvo desde el día 1 como el hombre a seguir.

Por: Pasión Fútbol

Los números a veces son tan poco importantes en el fútbol que a veces no valen nada. Pero ser el jugador mejor valuado (12 millones de euros) por el prestigioso sitio Trasfermarket antes de que la Copa Libertadores viera rodar el balón es un peso que no cualquiera puede cargar en su espalda. Pero para él eso no fue un problema,. Porque desde pequeño gambeteó en cualquier lugar que tuviese una pelota de por medio y un arco hecho con piedras o cualquier otro objeto. La favela lo marcó tanto que lleva una frase marcada a fuego en su piel: “Vocé sai da favela, mas a favela nao sai de você”. El mejor del Gremio tricampeón de América fue Luan, un crack de los que hacía años Sudamérica no disfrutaba.

El interior de Sao Paulo fue su lugar en el mundo. Ahí comenzó todo. En ese lugar, Vila São Jorge (São José do Rio Preto), en el que se crió con su mamá Marcia y su abuela Cida, por la temprana muerte de su padre, quien falleció en un accidente automovilístico. En ese lugar se hizo de los amigos a los que va a visitar cada vez que el fútbol le da unas vacaciones. Ahí Luan, es Luan. Porque ahí fue en el que las privaciones lo hicieron dudar muchísimo de perseguir su sueño de ser futbolista. "Siempre que veía a un equipo brasileño jugando la Libertadores me imaginaba como sería eso", supo decir cuando le preguntaron sus comienzos. Pero cada vez que pensaba en dejar ahí estaba su mamá para convencerlo de que no desistiera. 

En una entrevista con Globoesporte el 7 bravo del Tricolor gaúcho recuerda sus peores momentos. "Mi adolescencia fue muy difícil. Yo tenía sueños pero no quería sufrir más las carencias que tenía. Eso me hizo agarrar el camino equivocado, con gente que tenían una vida errada. Pero aparecieron los consejos de mi madre". Es que la mamá sabía que su hijo tenía futuro en esto de patear la pelota. Fue en Tanabi, el interior paulista, en donde dio sus primeros pasos. Luego llegó el América paulista y todo cambió. Sin embargo, antes de romperla en la Copa São Paulo de Futebol Júnior (mítico torneo de juveniles en Brasil) dejó de ir a entrenar. Pero volvió días antes y su talento hizo que se destaque más que ningún otro. 

Eso hizo que el que ponga los ojos en él sea un gigante como Gremio. A partir de ahí la ascenso fue meteórico. Pieza clave en el oro en los Juegos Olímpicos de Río, mejor jugador del Brasileirao, la joya que los grandes europeos se quieren llevar y mejor jugador de la Copa Libertadores que ganó y que lo llenó de felicidad. 

El hombre de los tatuajes. Además del nombre de su madre, que se hizo en 2007 a escondidas de todo el mundo, Luan tiene marcado en su piel los hechos más importantes de su vida. Desde los anillos olímpicos, por la obtención de la medalla de oro en Río 2016, hasta una imagen de la favela que lo vio vivir sus primeros momentos pateando una pelota. Todo los hechos que lo marcaron están en su piel. 

Más noticias de NOTICIAS

NOTIFICACIONES

¿Desea que PASIÓN FÚTBOL te envíe notificaciones?

No, Gracias.

Ya estás suscrito a las novedades de PASIÓN FÚTBOL.

¡Parece que has bloqueado las notificaciones! Te enseñamos como desbloquearlas AQUÍ.