Lucas Hernández, entre la espera y la redención en el Bayern Munich

Lucas Hernández, entre la espera y la redención en el Bayern Munich

Desde Alemania apuntan hacia la confianza que Hansi Flick le profesa y Sport1 afirma que el técnico le ve como el relevo natural de David Alaba a partir de junio, oues la idea es convertirlo en el líder de la renovada defensa bávara

Por:  Diario AS

Lucas Hernández llegó al Bayern Munich vestido de etiqueta, siendo el fichaje más caro de la historia del club. Una mochila de 80 millones de razones que le hicieron abandonar el Atlético de Madrid en el verano de 2019. La tremenda profundidad de la plantilla bávara y las lesiones de su primera campaña sembraron las dudas.

Durante su carrera siempre había ocupado principalmente el puesto de lateral izquierdo, ese que tan sonoramente asaltó Alphonso Davies el curso pasado. Pero su carrera en Munich pasa por el centro de la defensa y ahí deberá seguir esperando. Lucas no tiene asegurado un puesto en el once, pues Hansi Flick gusta de partir con Boateng y Alaba como pareja de centrales.

En los últimos cinco partidos, solo ha sido titular en dos, como central junto a Boateng. Ante el Arminia Bielefeld, con Alaba en el centro de campo por baja de Goretzka, y frente al Werder Bremen, por lesión del austríaco. Lucas fue uno de los mejores del triunfo en el Weserstadion, pero el regreso de Alaba puede devolverle al banquillo en la Champions contra Lazio.

Lucas Hernández será el relevo natural de David Alaba

Desde Alemania apuntan hacia la confianza que Flick le profesa y Sport1 afirma que el técnico le ve como el relevo natural de Alaba a partir de junio. El medio alemán añade, además, el buen ambiente que crea en el vestuario del equipo. Flick está convencido que Lucas tendrá un papel crucial en los años venideros.

Al contar con Lucas en plantilla, joven (25 años), zurdo y polivalente, como Alaba, no han cedido ante las altísimas pretensiones del jugador austríaco. La idea es convertir a Lucas en el líder de la renovada defensa bávara, pues además de Alaba, Boateng también hará las maletas.

La llegada de Dayot Upamecano y la presencia de Niklas Süle no supondrán problema, a priori, para un Lucas Hernández que verá premiada su paciencia. Las lesiones que no le dejaron brillar en el pasado están enterradas y este curso solamente se ha perdido un partido por un problema puntual en el muslo. Se aproxima el momento. Tras la espera, llegará la redención para Lucas.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias