INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Lúcio: "La Libertadores es mucho más desgastante que la Champions"

La vitrina de su casa tienen todas los trofeos que un jugador puede aspirar a ganar en su carrera. La Copa del Mundo que ganó con Brasil en 2002, las dos Copas Confederaciones (2005-2009), la Champions League y el Mundial de Clubes que obtuvo con el Inter de Milan son tesoros de los más preciados que posee este defensor que llegó al Sao Paulo con la intención de completar el espacio que guarda en un rincón con el único título que le falta: la Copa Libertadores. El experimentado central Lúcio dialogó con Pasión Libertadores acerca del presente de fútbol brasileño, de sus ganas de volver a la Canarinha, pero sobre todo de sus ganas de subirse a lo más alto del podio continental con el tricolor paulista.

PASIÓN: —¿Te sorprendió el nivel de juego que hay en Brasil?
LÚCIO: —Cuando firmé mi contrato sabía que el fútbol de mi país está pasando por un momento muy bueno, porque la economía le permite armar grandes planteles y contar con figuras de renombre mundial. También era consciente de que el Sao Paulo es un club con las mismas exigencias que la de los grandes de Europa, en el cual hay que ser protagonista en cada torneo que uno participe.

PASIÓN: —¿Eso les da ventaja a la hora de encarar los torneos sudamericanos con el resto de los países?
LÚCIO: —En Sudamérica está todo muy equilibrado. Tener jugadores de más nombre no te garantiza que vas a ganar todos los partidos. Al contrario, los rivales se motivan cuando enfrentan a los supuestos ‘candidatos’ porque no tienen nada que perder y todo por ganar. Eso hace que equipos como el nuestro sufra mucho ante rivales duros y fuertes sin tanto desequilibrio individual pero que sabe muy bien a lo que juega; y eso en el fútbol de hoy en día es una ventaja enorme. El inicio de temporada favorece a los que ya vienen entrenando y los equipos brasileños empiezan a jugarla muy duros porque están de pretemporada y comenzando los estaduales lo que hace que el inicio nos cueste bastante más que al resto.



PASIÓN: —Esperaba este nivel de dificultad en la Libertadores
LÚCIO: —Yo esperaba una competición difícil en donde hay equipos muy fuertes, equipos que tienen que jugar en la altura, en algunos ambientes desfavorables y todo esto hace que cada año sea mucho más difícil. En la Champions tú te enfrentas a grandes rivales pero siempre en las mismas condiciones climáticas y naturales, aquí no porque te toca ir a la altura de La Paz o debes viajar 15 horas hasta México lo que hace que la Libertadores sea mucho más desgastante.

PASIÓN: —Y en cuanto al juego…
LÚCIO: (Interrumpe) —Hombre, que es bien distinto el sudamericano al europeo. Allá cada movimiento tiene un fin táctico, por lo cual cada jugador tiene una responsabilidad en cada acción del juego. Aquí el estilo es totalmente distinto porque la cultura es distinta, se juega para que dos o tres rompan el juego con el desequilibrio natural con el que nace el jugador sudamericano. Acá pesa mucho más la técnica, allá se usa más la fuerza y la inteligencia. Por eso la Libertadores la definirán los equipos que sepan explotar mejor a sus jugadores diferentes, acompañándolos con un gran funcionamiento colectivo.



PASIÓN: —¿Qué es lo que más extraña de su estadía en Europa?
LÚCIO: —Extraño los estadios, la gente, en la Champions League todos los estadios están llenos y la atmosfera es diferente, lógicamente. La Libertadores debe copiar organizativamente a la Champions, que es perfecta. Creo que día a día en Sudamérica se está mejorando pero allá están los mejores equipos del mundo eso es innegable.

PASIÓN: —¿Y de la Libertadores que puede envidiar la Champions?
LÚCIO: —Sin dudas, la pasión de su gente, hay una cosa que me sorprende mucho, cuando uno viaja por los países sudamericanos se encuentra en que toda la ciudad está detrás de un equipo. La atmósfera es inigualable, por el amor que tiene los hinchas por sus clubes.



PASIÓN: —Y encima es el único título grande que le falta…
LÚCIO: —La Copa Libertadores es un sueño para mí, como para todo jugador que tiene el orgullo de disputarla. En mi caso es la primera vez que la juego porque me fui muy joven a Europa y eso la hace muy especial. Siempre pienso que nuestro objetivo máximo con el Sao Paulo en el año es ganar la Libertadores por varios motivos, además de ser la más importante es la que te da prestigio a nivel mundial y la que el hincha quiere ganar, por sobre todas las cosas. Tu puedes ir mal en el torneo local pero ganar la Copa borra todo. Yo no pienso en que es la única cosa que me falta ganar porque seguramente después habrá otro desafío que quiera cumplir. Uno nunca puede conformarse con lo que tiene.

La charla deriva en su impasse con la Selección brasileña, que lo tuvo como su capitán en la Copa América del 2011 pero que ya no lo tiene entre sus filas. El ex central de Juventus, Inter, Bayer Munich y Bayern Leverkusen, entre otros, analiza un poco la actualidad del equipo de Luiz Felipe Scolari: “Es un momento de transición en el que los resultados no han sido muy buenos. Sin embargo, pienso que Brasil será candidato en el Mundial, por peso propio y porque además será local”. Cuando llega la hora de hablar su futuro en el Scratch el nacido Brasilia muestra la misma firmeza que ante cada cruce: “Mi concentración está en volver a jugar bien en el club y el volver a la Selección no es un proyecto que tenga en la cabeza, no depende de mí, sino del entrenador y yo hago todo para ser lo mejor en el día a día. Lógico que nunca cierro la puerta porque a todo jugador brasileño le encantaría defender a su país en nuestro Mundial”.


 

PASIÓN: —¿Por qué le está costando tanto al Sao Paulo en la Libertadores?
LÚCIO: —Nuestra dificultad nació a partir de los puntos que perdimos con Arsenal, primero en San Pablo cuando empatamos y luego en Argentino, donde perdimos. Hasta entonces habíamos ganado al The Strongest y perdido de visitante con el Atlético Mineiro un partido muy disputado. Debemos pasar a octavos de final, instancia en la que para mí empieza la verdadera Copa. No hacerlo sería un fracaso.

PASIÓN: —Por segunda vez en la Copa van al Hernando Siles de La Paz, ¿sienten que se juegan mucha parte de la clasificación allí?
LÚCIO: —Jugar en la altura es un poco diferente, ya todos lo saben. Con la Selección tuve que ir varios veces y la verdad es que es difícil, se sufre mucho, nunca se disfruta porque uno está ahogado todo el tiempo y sólo quiere que pase el tiempo. Para nosotros puede marcar un tremendo paso para los octavos de final o dejarnos muy complicados.

PASIÓN: —¿Ya le agarró el tiempo a los delanteros sudamericanos en la Libertadores?
LÚCIO: —Son difíciles de marcar porque la mayoría son muy técnicos, lo que hace que son igual de peligrosos dentro del área o pivoteando a 30 metros del arco. Todos tienen muchas cualidades, lo que no nos permite a los defensores pestañear un segundo. Además, los equipos en la Copa han venido al Morumbí a atacarnos cosa que en Europa no pasa cuando jugábamos de local.


 
El compartir el vestuario con viejos conocidos de la Selección como lo son Rogerio Ceni y Luis Fabiano fue la frutilla del postre que decidió a este cacique de la defensa tricolor a firmar por el tricampeón de América. La charla va llegando a su fin pero Lúcio no quiere despedirse sin dedicarle un mensaje a los torcedores del conjunto paulista: “Desde que llegué me demostraron su afecto y descubrí porqué el club es un grande a nivel mundial. Eso sí, nos piden que ganemos la cuarta estrella porque este club hay que ganar siempre”.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.