Maradona en el Sevilla: el año olvidado

Maradona en el Sevilla: el año olvidado

Con su reciente desaparición física, la leyenda del que muchos consideran el mejor futbolista de todos los tiempos no hace sino crecer. Boca Juniors, el Barcelona, el Napoli, muchos son los clubes asociados con la figura de Diego Armando Maradona. Pero muchos olvidan el paso del astro por el Sevilla, último tramo de lo que fue su carrera en el fútbol europeo.  

Al analizar los números, es comprensible que su paso por el equipo andaluz sea ignorado, al compararlos por ejemplo con la gesta épica que llevó a cabo en San Paolo. Precisamente, con el peso de su episodio napolitano llevó a todos a creer que su magia obraría igual en España.

Maradona en el Sevilla: el año olvidado

Volviendo de su suspensión de 15 meses por uso de cocaína, Diego se reunió en Sevilla con Carlos Bilardo, el director técnico de la legendaria albiceleste del México 86. Todo parecía estar servido para que la magia hiciera lo suyo con el destino del club español.

Luego de sortear larguísimas negociaciones y complicados escollos contractuales para liberarlo del Napoli, al que seguía atado a pesar de la suspensión, Diego llega a Sevilla en un ambiente eléctrico, cargado de optimismo, en el que todos esperaban hazañas parecidas a las italianas.

Maradona en el Sevilla: el año olvidado

Y todo pareció empezar bien: triunfos frente al Bayern, al Lazio, al Zaragoza. Sus compañeros de equipo y la fanaticada estaban fascinados por contar con el legendario jugador. En apenas unos días, el club hizo millones en nuevas afiliaciones y entradas a los partidos.

Pero Maradona estaba en un momento complicado. Los hábitos que tantos problemas le habían causado en Italia seguían ahí. Pronto empezó a tener choques con la directiva del club. Al final, su destino se vio sentenciado cuando abandonó el equipo sin permiso para incorporarse a la albiceleste de Alfio Basile. La relación nunca se recuperó.

Empezó a entrenar menos, tuvo problemas con la ley por conducir a alta velocidad, sufría de sobrepeso, su rendimiento no era el esperado. Al ser sustituido en un juego contra el Burgos, no hubo marcha atrás. Nunca volvería a jugar con el Sevilla. Luego de 26 juegos y 5 goles, solo quedó una demanda por pagos incumplidos y el pesar de una campaña heroica que no fue.
 

Julio César Gómez

Redactor y fanático del fútbol.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias