Messi y el gol que le faltaba: convirtió ensangrentado

Lionel Messi ya marcó goles de zurda, de derecha, de cabeza y hasta de pecho. Anotó de jugada, de penal y de tiro libre. De día y de noche. Eludiendo varios rivales, de rebote y empujando un centro. Y el sábado sumó un nuevo "logro": convirtió ensangrentado.

Es que minutos antes de señalar el 2-1 con que Barcelona venció a Sevilla en el Camp Nou, la Pulga había sufrido un pisotón casual por parte de Jesús Navas (captado por la cámara del sitio web oficial del club). Con Messi en el césped, su rival no pudo cambiar el paso y terminó pisando la mano derecha de Messi. Más tarde, Leo pidió un par de guantes para seguir el partido. Pero ni la sangre impidió que anotara.


Fuente: www.ole.com.ar

 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy