Nacía el talentoso brasileño Diego

Es uno de los tantos talentosos que sacó Brasil en su historia y de los que a pesar de su 'don' no pudo levantar la Copa Libertadores, a pesar de que estuvo muy cerca. Diego Ribas da Cunha, o simplemente Diego, deslumbró al continente cuando en 2003 llevó -junto a su amigo Robinho- al Santos al subcampeonato de América.

Arrancó a pegarle a la pelota en el club Comercial, de Ribeirao Preto, para luego sumarse al Paulistinha de Sao Carlos, con el que viajó a Argentina y Chile en algunos torneos internacionales. Llegó al Santos a los once años y fue en el Peixe en el que terminó de formarse para dar el salto a Primera. En 2001, con Celso Roth, confió en su talento y lo llevó a ser una pieza fundamental en un equipo que un año más tarde ganaría el Brasileirao y clasificando a la Libertadores.

 En el certamen más prestigioso del continente, Diego condujo a un gran Santos a la final marcando cuatro goles en 14 partidos. Lo único que le impidió al Peixe gritar campeón fue un impecable Boca Juniors, que no le dio opciones y lo derrotó 2-0 en Buenos Aires y 3-1 en Sao Paulo. Sin embargo, su gran talento lo llevó a pasear su fútbol por Europa (Porto, Werder Bremen, Juventus y Atlético de Madrid -en el que juega actualmente-).

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy