INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Olimpia y Colo Colo empataban la ida en la final de 1991

Fue el principio de una serie que marcaría a fuego la historia del fútbol chileno. Porque un 29 de mayo de 1991 el Colo Colo del croata Mirko Jozic le empataba 0 a 0 al campeón defensor Olimpia en el Defensores del Chaco y daba un paso gigantesco para la consagración. Consagración que llegaría una semana después cuando el Cacique goleara 3 a 0 al Decano paraguayo y alzara la Copa Libertadores, el primer torneo internacional para el fútbol de su país. 

El local formó con Battaglia; Virginio Cáceres, César Castro, Remigio Fernández, Silvio Suárez; Fermín Balbuena, Jorge Guasch, Carlos Guirland, Luis Monzón; Gabriel González y Adrián Samaniego. Mientras que el Cacique alineó a Daniel Morón; Miguel Ramírez, Lizardo Garrido, Javier Margas, Gabriel Mendoza; Eduardo Vilches, Jaime Pizarro, Rubén Espinoza, Juan Carlos Peralta; Marcelo Barticciotto y Rubén Martínez. 

Fue el equipo de Luis Cubilla el que salió con todo para romper el cerrojo chileno. Pero la ineficacia de sus delanteros y la notable actuación del arquero colocolino Daniel Morón le impidió a Olimpia anotar en el marcador la superioridad que marcaba en el campo de juego. Los minutos corrían y la desesperación empezó a jugarle en contra a un local que jugaba su tercera final consecutiva (perdió con Atlético Nacional en 1989 y derrotó a Barcelona en 1990).  La visita tampoco lastimó el arco de Battaglia y encima sufrió la expulsión de su delantero más peligroso: Rubén Martínez -en la misma jugada vio la roja el paraguayo Virginio Cáceres-. Todo concluyó en un 0-0 que benefició a un Colo Colo que siete días después se consagraría como el mejor de América.

 

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.