INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

UNA COPA DE CAFÉ

Omar Pérez: ‘Sigo pensando que juego mejor al básquet que al fútbol'

El talentoso enganche de Independiente Santa Fe, Omar Pérez, se sentó a tomar una ‘Copa de café’ con Pasión Libertadores y habló de todos los temas: las aspiraciones en la Copa Libertadores, su equipo, el club de sus amores, los miedos, su rol como padre, su amor por el básquet y sus sueños…

Las calles del humilde barrio de Sáenz Peña, en el corazón mismo de un Santiago del Estero que lo tiene como uno de sus hijos más pródigos, tenían una cancha en la que faltaba el pasto y sobraba tierra. En ese rectángulo en el que el gordo se juntaba con el flaco para hacerle partido, como siempre, al habilidoso y al cascarrabias. En ese pequeño gran espacio para desatar la imaginación, Omar Pérez, se cansó de correr atrás de una pelota. Para ese bebé que aprendió a caminar persiguiendo naranjas para empezar a despuntar el vicio de patear, no importaba si era de fútbol, un rejuntado de medias o lo que sea que rodase y sirviera para patear y soñar. Ahí, en esa cancha, fue donde descubrió que tenía un talento que superaba la media y que su deseo de ser futbolista podía ser posible. El tiempo, y sus convicciones, todas, hicieron que ese pequeño se transformase en un bicampeón de la Copa Libertadores, con uno de los mejores equipos de la historia del certamen, y que su nombre sea sinónimo del número 10, ese número que también defiende con los colores del Independiente Santa Fe.

Es en Colombia donde este hombre amante del básquet y que tiene en Michael Jordan a su ídolo, se transformó en un héroe silencioso, contenido, inexpresivo, en tiempos de futbolistas sobreactuantes en búsqueda de afecto. Primero en el Junior y ahora en el Santa Fe, clubes que tienen su nombre grabado en sus libros de historia por el solo hecho de ser fiel a sus pensamientos. El ‘Pelado’ más famoso se sentó con Pasión Libertadores a tomar una ‘Copa de café’…

PASIÓN: ¿Encontraste en Bogotá tu lugar en el mundo?

OMAR PÉREZ: Hay cierta tranquilidad, pero el hecho de tener una familia con dos hijos hace que el deseo pase a segundo plano. Ellos están muy felices en la ciudad y como familia también lo estamos, lo que es un incentivo muy grande para estar en el club.

PASIÓN: ¿Cómo es Santa Fe por dentro para el que no conoce el club?

OMAR PÉREZ: Es un club familiar que ha crecido muchísimo en estos últimos años. Aún así vemos en este tipo de competencias, en las cuales nos cruzamos con equipos grandes de Sudamérica, vemos aún una cierta diferencia en cuanto a infraestructura, que quizás para la gente no es tan importante, pero nosotros lo notamos y deseamos que un día Santa Fe se convierta en un club de esa elite. Estamos dando pasos seguros pero pequeños, porque sabemos que eso es lo que hay que hacer para progresar.

PASIÓN: Habla mucho del significado de la palabra familia. ¿Cómo es para ti compartir el epílogo de tu carrera con tus hijos?

OMAR PÉREZ: Es hermoso. Yo como hijo y nieto de un futbolista (NdeR: su padre y su abuelo jugaron en el Atlético Güemes de Santiago del Estero) mamé lo que están mamando mis hijos ahora conmigo. Yo disfruto demasiado de pasar cada momento con ellos, que van asimilando lo que hace su padre y la trascendencia que tiene a medida que van creciendo. Me encanta a mí que ellos aprendan lo que es el fútbol desde adentro. 
 


PASIÓN: ¿Cómo te encuentra este momento de tu carrera?

OMAR PÉREZ: Bien. Con la misma pasión con la que empecé a jugar. Tengo más partidos, años, pero la idea siempre es seguir con la misma mentalidad para que no se acabe este sueño. Durante mi carrera he conocido a muchas personas que extrañan horrores cuando se retiran. Es más, mi padre fue futbolista y sé lo que le costó su vida luego de retirarse.

PASIÓN: ¿Cómo es el Omar Pérez padre?

OMAR PÉREZ: Para mí todo tiene un límite en la vida, mis hijos son la alegría más grande que me ha podido dar Dios, pero aún así el fútbol es un deporte que te engalana por lo que te da pero que te aleja de la realidad. Yo les enseño que la vida lejos está de ser esta, y por eso les inculco que primero que nada está el estudio. Si ellos me llegan con la libreta de calificaciones bien no hay ningún problema. El día que hay notas bajas, ese es el día de los problemas.

PASIÓN: ¿Tú terminaste la secundaria?

OMAR PÉREZ: No pude porque arranqué a jugar en Boca y en esos tiempos era menos frecuente que los jugadores estudien.

PASIÓN: ¿Te arrepentís de no haberlo hecho?

OMAR PÉREZ: Es una de las pocas cosas de las que me voy a arrepentir toda la vida. Por eso lo único que le exijo a mis hijos es que estudien.

“La culpa de haber abandonado el colegio fue mía, y no de ninguna otra persona. Por eso no quiero que le pase ni a mis hijos, ni a los chicos que van llegando a ser futbolistas profesionales”.


PASIÓN: ¿Y a los ‘pelados’ que llegan a la Primera en el Santa Fe los aconsejas con estos temas?

OMAR PÉREZ: Lo que pasa es que la cultura colombiana es totalmente diferente hasta en eso. Hoy el porcentaje de estudio de los chicos de 18 años es elevado, casi un 90% terminan el secundario. En cambio, en Argentina no pasa lo mismo, no tienes mucho tiempo para prepararte. Te tiran al agua para ver si sabes nadar, si no te ahogas y te quedas en el camino. A mi me toco estar con el plantel de Boca desde los 15 años, concentrar, debutar en Primera a los 18 y por el tema de los viajes se me hacía difícil pero no así imposible. La culpa de haber abandonado el colegio fue mía, y no de ninguna otra persona. Por eso no quiero que le pase ni a mis hijos, ni a los chicos que van llegando a ser profesionales.

PASIÓN: ¿Te gustaría que sean futbolistas?

OMAR PÉREZ: Que estudien. Después que sean lo que quieran, yo voy a estar atrás de ellos apoyándolos en lo que elijan. 

 <a href='https://www.pasionfutbol.com/tags/Omar Pérez'>Omar Pérez</a> en Boca.
Semifinal vuelta vs. Palmeiras (2001).
 

EL BOCA DE BIANCHI

PASIÓN: ¿Crees que en estos tiempos es difícil que se repita una dinastía como la de Boca en los años 2000?

OMAR PÉREZ: No creo que vuelva a pasar. El fútbol es tan mental, tan capaz de que un equipo convencido le puede ganar a cualquier gigante. Hoy no es un fútbol de nombres. Yo estuve del lado del poderoso al que todos los rivales le jugaban con un respeto mayor que al resto y que lo beneficiaba, por eso puedo hablar con conocimiento de causa. Para mí la mística ha pasado a un costado en ese sentido porque fíjate que a Boca le han salido a ganar equipos como Capiatá, en la Copa Sudamericana  pasada en La Bombonera. Hoy si bien está más sólido, aún así me atrevo a decir que no solo a Boca, sino que a cualquier grande un equipo chico se le anima a jugarle de igual a igual y las once estrellas pueden terminar estrelladas. Por eso el fútbol es muy lindo.

PASIÓN: Siempre tuviste que tomar decisiones muy importantes en tu carrera. A los 16 años cuando te operaste por primera vez tu rodilla fue una de esas. ¿Pensaste en dejar tu sueño de lado?

OMAR PÉREZ: Ahí es donde entra a jugar la pasión por el fútbol. Es correcto lo que estas diciendo porque en algún momento pensé en volverme a Santiago del Estero (NdeR: su ciudad natal)  porque no valía la pena tanto sacrificio. Ante comentarios que no eran favorables seguí con la mente puesta en mi objetivo, y quizás eso fue lo que hizo que mi carrera sea el premio que fue y es. No se fácil el camino para llegar, porque dejas muchísimas cosas de lado, entre ellas a tu familia para debutar. Ese día fue inolvidable.

PASIÓN: ¿Qué te acuerdas de ese día en que cumpliste tu sueño?

OMAR PÉREZ: Primero que el destino es tan caprichoso que quiso que ese día, el 20 de febrero, sea el cumpleaños de mi hijo mayor y el día de mi debut. Lo tengo tatuado en mi muñeca. Me acuerdo todo de ese día contra Racing. Jugaba con el Vasco (Arruabarrena, hoy DT de Boca), que pegué un tiro libre en el travesaño, todas las jugadas me acuerdo. Todo lo vivido en Boca fue la base para lo que fui siendo a lo largo de mi carrera porque es un club que te forja la personalidad. Nadie se va igual que cuando entró en Boca. Haber conocido a un Cristian Traverso, un Bermúdez, un Córdoba, un Palermo, un Riquelme, que te indicaban que tenías que comer, cómo tenías que descansar y en todos los detalles. Ellos me enseñaron con solo mirarlos en los entrenamientos.

 

Boca bicampeón.
Omar Pérez y su segunda Libertadores.
 

PASIÓN: ¿Cuánta espalda te da Boca para salir al ‘mundo exterior’?

OMAR PÉREZ: Uno tiene que tener cierta medida de eso porque no se puede salir de Boca con la sensación de superación porque es el primer paso hacia el fracaso personal. Aún así Santa Fe es un club grande y he tenido la suerte de pasar por varios clubes grandes y pude llevarlos adelante por haberme formado en ese Boca tan ganador. La repercusión que tiene Boca no la tiene casi ningún equipo del mundo, pero yo a la presión la tomé como una cosa a favor porque la supe aprovechar y la transformé en una fuente de conocimiento a la hora de encarar nuevos desafíos. Todo lo que tengo se lo debo a ese gran plantel que no solo me enseñó a jugar, sino que a vivir también.


PASIÓN: ¿Cómo es el Omar Pérez referente con los más jóvenes?

OMAR PÉREZ: Yo hablo poco pero los aconsejo mucho. Tenemos un grupo que con la mayoría compartimos equipo hace seis años y la base experimentada aconseja mucho a los que se van sumando. Si bien hay algún ‘pelado’ que llega a Primera con ideas diferentes a las que nosotros tenemos, tratamos de que se vaya amoldando a lo que tenemos pensado para el grupo y ellos se adaptan muy bien a lo que le aconsejamos.
 

“Para mí el enganche es un jugador que acopla todo. Y en la actualidad, el ‘5’, al igual que el enganche, poco a poco va desapareciendo. El puesto del volante central es el que le está siguiendo los pasos al enganche”.

 

PASIÓN: Hoy en día un futbolista está mucho más expuesto con las redes sociales. ¿Crees que fueron un beneficio o un perjuicio para ustedes?

OMAR PÉREZ: Para mí es algo bueno y malo a la vez. El hecho de tener algo con el cual compartís con tu gente es algo muy lindo. La tecnología hace que uno recorte distancias con los seres queridos a los que extraña, y es el método más simple para compartir cosas. Pero sin lugar a dudas que cuando uno pierde, o no tiene una buena tarde aparece la parte mala porque los hinchas se manifiestan por esa vía. Yo creo que las redes sociales están para que uno exprese.

PASIÓN: ¿El futbolista se da cuenta de lo que genera?

OMAR PÉREZ: Obvio. Sobretodo con las redes sociales. Después del partido con Colo Colo en Chile, en mi opinión el mejor que jugamos bajo el mando de Gustavo (Costas, el DT), la gente explotó. La gente duda mucho de este plantel pero cuando logramos lo que queremos es algo único porque hay toda una ciudad felicitándote y te reciben como si hubieses ganado una copa más.

PASIÓN: ¿Qué te quita y qué da la popularidad?

OMAR PÉREZ: Si lo sabes manejar te da mucho y te quita poco, por  lo que te decía de las redes sociales y su masividad. Ahora si también logras controlar la parte negativa de esa masividad hay pocas cosas negativas con la popularidad en el futbolista. 

Una Copa de café con...
Omar Pérez hablando con Pasión Libertadores.


EL BÁSQUET  

A pesar de su talento con la redonda en los pies, el pequeño Omar también nació con otro don: el de manejar el balón con las manos. El básquet es una de las pasiones más grandes que tiene este santiagueño de 34 años que recuerda con muchísimo afecto sus épocas en las que fue base en el Club Nicolás de Avellaneda. Allí también manejaba los hilos y lo ayudó a ser mucho más cerebral y a mejorar su estado físico. Tanta es la pasión por deporte de la pelota naranja que fue por su ídolo que cambió su look y se transformó en el eterno ‘Bocha’. 

PASIÓN: La leyenda dice que te convertiste en el ‘Pelado’ Pérez por tu admiración a Michael Jordan. ¿Es cierto?

OMAR PÉREZ: Es verdad. Mi ídolo es Michael Jordan y me pelé para parecerme a él.

Su ídolo y Rodman.
Michael Jordan es el ídolo de Pérez. Rodman le obsequió una camiseta firmada por MJ 23.
 

PASIÓN: Contame de tu amor por el básquet…

OMAR PÉREZ: Sigo pensando que juego mejor al básquet que al fútbol. Integré una selección Sub-13 de con la que fuimos a jugar un torneo a Goya, Corrientes, y ahí estaba el entrenador de las inferiores de Boca de básquet. El tipo se me acercó y me quería llevar a jugar a Boca, pero como en ese tiempo el básquet no era redituable, o no lo veía a futuro me aguanté las ganas, que eran muchas, y al año siguiente quedó en Boca, pero en fútbol.

PASIÓN: ¿Sigues despuntando el vicio tirando al aro en los ratos libres?

OMAR PÉREZ: Sí. En mi casa hay una canchita de básquet y como a mis hijos también les gusta tirar unos tiros juego con ellos.

PASIÓN: ¿Si hay NBA o fútbol en la TV que miras?

OMAR PÉREZ: Fútbol, pero NBA miro siempre. Sigo mucho a Manu Ginóbili, a (Luis) Scola, a la Selección cada vez que juega porque nos ha dado muchas satisfacciones a los argentinos. Hace una semana fue Denis Rodman (NdeR: mítico pivote de la NBA campeón con los Detroit Pistons, Chicago Bulls, en donde compartió equipo con Jordan) en Bogotá y me trajo una camiseta de Chicago con la firma de Jordan. Obviamente ya está enmarcada y colgada para toda la vida.


EL ENGANCHE


PASIÓN: ¿Por qué crees que el enganche se resiste a morir en Sudamérica?

OMAR PÉREZ: Porque para mí es un jugador que acopla todo. Al igual que el enganche, que poco a poco va desapareciendo, el volante central es el que le está siguiendo sus pasos. Fijate que todos los mediocampistas del mundo tienen una técnica parecida a la del enganche. En la Libertadores el ejemplo más claro de este estilo de jugador es Fernando Gago. En Europa están Pirlo, Xavi, Modric, muchísimos equipos y selecciones usan a ese ‘5’ clarividente que puede dar ese primer pase que nos facilita muchos caminos a nosotros los enganches, y los delanteros sin nuestros pases tampoco reciben la pelota con ventaja. Sin enganche hay que jugar por afuera, por las bandas y terminar en un centro que tiene más desventajas que ventajas para el atacante. Pero a los que opinan que debe morir el enganche es porque definitivamente no le gusta al jugador pensante.

PASIÓN: ¿Cómo se amoldó el enganche Omar Pérez a este fútbol en el que a veces se corre sin sentido?

OMAR PÉREZ: Yo creo que corro poco y pienso poco. Pero es una consecuencia de que en Boca me tocó compartir el puesto con Riquelme y eso era un master nuevo cada entrenamiento. A pesar de que obviamente al estar él no tenía espacio yo aprendí muchísimo a su lado. Bianchi me ponía de volante por la banda y conocí que debía hacer mucho sacrificio para quedarme en ese plantel multicampeón de Boca. Eso me hizo madurar muy rápido y me preparó para ahora, cuando las piernas no tienen la frescura de antes. Hoy si tengo que correr no tengo ningún problema, porque no solamente para marcar hay que correr, sino para encontrar los espacios que faciliten la tarea a los compañeros que recuperan el balón. Si ellos te encuentran rápido no tienen mucho que pensar y eso hace todo más automático.
 

Riquelme, el último 10.
¿El fin del número 10? Riquelme uno de los mejores enganches de la historia se retiró hace un año.
  
PASIÓN: ¿Antes la podías tener más la pelota? ¿Había más tiempo para tomar decisiones?

OMAR PÉREZ: Podría ser, pero para mi estilo de juego es mejor tenerla poco en los pies. Yo no soy una persona que gambetea, ni tampoco la velocidad necesaria para sacarme a un tipo de encima. Pero trato de jugar a uno o dos toques y eso me ayuda a ganarle a las marcas pegajosas que tengo hoy en día.

PASIÓN: Banfield fue el único equipo argentino en el que jugaste además de Boca. ¿Qué recuerdas de esa época?

OMAR PÉREZ: Hermosa época. Clasificamos a Banfield por primera vez a la Copa Libertadores y hasta que salió campeón en 2009 había sido la mejor campaña en Primera. Gracias a la continuidad y al nivel que conseguí en ese equipo de Falcioni apareció la posibilidad de irme al exterior, al Junior de Barranquilla, y de vivir lo que estoy viviendo.

PASIÓN: Junior fue ese noviazgo perfecto en el que llegaste y salieron campeones luego de 10 años…

OMAR PÉREZ: Tal cual. Fue raro porque el presidente (NdeR: Arturo Char) no estaba de acuerdo con mi contratación y hubo muchos inconvenientes que me llevaron a debutar en la fecha 6 del torneo. Y en un plantel lleno de jóvenes mi estilo, mi momento y mis compañeros encajaron perfecto. Fue hasta hermoso porque ganamos partidos increíbles. En semifinales los pasamos por arriba a todos y clasificamos a la final y después lo coronamos saliendo campeón.

La ley del ex.
Omar Pérez jugando ante Boca por la Libertadores 2005.
 

SU PRIMER AMOR

A la hora de elegir una camiseta lejos está Ómar (con acento en la o), como le dicen en Colombia,  de quedarse con una de un equipo grande en Argentina o en Colombia. Hay que agarrar el mapa y meterse en el corazón de Santiago del Estero para conocer a un club que no tiene siquiera su perfil en Wikipedia. Sin embargo, cada vez que el número 10 gana algo el ahora ídolo de multitudes lleva con el mismo orgullo la camiseta que defendió con la pelota debajo de la suela: el Club Atlético Güemes. 


PASIÓN: Cuéntame un poco de ese amor por tu club

OMAR PÉREZ: Ese es mi club. De donde mamé lo que mi papá me enseñó. Es un club de barrio, de amigos, un club que amo muchísimo. Ojalá algún día tenga la posibilidad de estar en el fútbol grande. Sin dudas va a costar muchísimo porque conociendo lo extenso que es el camino en el Torneo Argentino para llegar a Primera, pero es parte de mi sueño. Y sino lo está ayudar para que empiece a dar pasos para adelante.

PASIÓN: ¿Soñaste jugar con la camiseta de Güemes en el final de tu carrera?

OMAR PÉREZ: Siempre lo dije entre amigos que iba a terminar mi carrera allá. Pero surgen cosas como que no me presten la cancha para jugar con mis amigos cuando voy de vacaciones y eso me molesta mucho. Y entonces, hoy en día pienso mucho en mis hijos, y cualquier decisión que tome la voy a basar en ellos.

Festejo.
Atlético Güemes siempre está presente en los festejos de Omar Pérez.
 

PASIÓN: ¿El restaurante la Corbata Deluxe que significó para vos?

OMAR PÉREZ: Una experiencia distinta. Nos juntamos con tres amigos e hicimos una sociedad. Conocimos a otra persona, que es el dueño del restaurante, con el cual no tengo relación por diferentes motivos, y a lo largo de seis meses ha sido una experiencia linda, enriquecedora, pero que sin embargo no formo parte de eso porque me enfoco más al fútbol.

PASIÓN: Rogerio Ceni dijo que la Copa Libertadores de hoy es más complicada que la de una década atrás porque cualquiera le gana a cualquiera y antes eso no acontecía. ¿Qué piensas?

OMAR PÉREZ: Coincido con él. Los que menos tienen convencidos de sus fuerzas pueden doblegar a los que más tienen y están confiados de lo que son. Cuando unes once fuerzas en un plantel no importa el nombre que esté enfrente, vos podes hacer cosas históricas que no logras cuando no tienes seguridad en lo que haces. Si vas a La Bombonera o al Morumbí sin confianza te van a meter siete goles, pero mientras uno tenga esa llama adentro puede pasar lo que sueñes.

PASIÓN: ¿Ves candidatos claros a esta altura de la Copa Libertadores 2015?

OMAR PÉREZ: Está todo tan parejo que no me atrevería a elegir a ninguno de los equipos que quedan. 
 


EL PING PONG

PASIÓN: ¿Tu mejor socio?

OMAR PÉREZ: Martín Arzuaga, en Junior.

PASIÓN: ¿Tu mejor gol?

OMAR PÉREZ: El olímpico contra Nacional.

PASIÓN: ¿Tu mejor momento?

OMAR PÉREZ: Mañana.

PASIÓN: ¿Tu peor momento?

OMAR PÉREZ: El día en que falleció mi abuelo.


PASIÓN: ¿Un sueño por cumplir?

OMAR PÉREZ: Ganar. Ganar porque esto es fútbol y sino ganas no sos nadie.

PASIÓN: ¿Ganar la Libertadores con Santa Fe sería…?

OMAR PÉREZ: El cierre perfecto para mi carrera.

PASIÓN: Viene un amigo de tu hijo dentro de unos veinte años y te pregunta ¿quién fue Omar Pérez?

OMAR PÉREZ: Un gran padre. 

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.