Peñarol celebra la vuelta de Antonio Pacheco

Antonio "Tony" Pacheco, es considerado el último gran ídolo carbonero, por eso vuelve a sus 36 años a vestirse de de amarillo y negro para disputar el torneo uruguayo y la próxima edición de la Copa Santander Libertadores.

Surgido de las divisiones inferiores de Peñarol, debutó en 1993, fue parte importante del último quinqueño que obtuvo el club y es dueño del record de clásicos disputados, con 54.

Video homenaje al regreso del ídolo. Vía @ManyaNews Twitter.

Está próximo a disputar su cuarto período defendiendo la camiseta del "Manya". Jugó de 1994-2000, en 2003 y de 2007 a 2011.

Inconvenientes con la anterior dirigencia alejaron al Tony de Peñarol durante la última temporada, en la que vistió los colores del Montevideo Wanderers. 

En enero de este año, Pacheco brindó una entrevista a Pasión Libertadores, aquí el fragmento:

Jugar en Peñarol, ¿Te obliga a hacerte hincha de Peñarol?

-Yo hablo por mí, que de alguna manera es simple, ya que soy de Peñarol desde que estaba en la panza de mi madre. Defender los colores del club que te vio nacer y confió en vos es una satisfacción única. Habría que preguntarle a los jugadores que llegan a jugar, pero doy fe de que jugar acá tiene algo distinto que recae en el jugador de Peñarol, al que nunca le faltará actitud.

Eres el jugador uruguayo que más clásicos ha jugado en la historia con 54; por Copa Libertadores jugaste cuatro. ¿Qué recuerdas de esos partidos?

-Me acuerdo de todos los clásicos que jugué, y de alguna forma, las sensaciones son siempre similares y distintas al mismo tiempo. El hecho de jugar un clásico por Copa Libertadores le da al partido una connotación muy fuerte que motiva mucho, un poco por la gran historia de los clubes uruguayos en la Copa…De esos cuatro ganamos tres y perdimos uno, me acuerdo del último, un partidazo que terminó con goleada.

¿Con cuánto tiempo de antelación se vive el Peñarol-Nacional?

-Es el clásico más importante del Uruguay, más grande, y reconocido en todo el mundo, se palpita como tal y se vive a pleno. Interiormente cada uno lo vive a su manera, y en lo colectivo, siempre el comentario es ver cuándo es que se juega.

Entrás al campo de juego y te encontrás con esos recibimientos a estadio lleno, ¿Qué sentís en ese momento?

- Es el momento más esperado, todo jugador uruguayo sueña con la posibilidad de jugar un clásico, y ni hablar si el futbolista simpatiza por alguno de los dos equipos. La gente durante la semana te va dando un panorama de lo que uno va a vivir cuando entre a la cancha, todo ese apoyo incondicional, esa motivación.

De todos los Peñarol-Nacional que jugaste, ¿Hay alguno que te acuerdes en particular?

- Me acuerdo en el que debuté, y en el que hice un gol, allá por 1996 y pude cumplir mi sueño, el de convertir un tanto en un clásico de mayores, ya que en inferiores siempre me fue bien. Yo me acuerdo de todos los partidos, es la verdad, aunque también es cierto que hay algunos que quedan más en la memoria que otros. Los que destaco mucho son aquellos en los que íbamos perdiendo por dos goles, durante la época del quinqueño y logramos voltear, recuerdo ganar 3-2 y 4-3. Lindos recuerdos…

Le convertiste goles a Nacional, ¿Cuál recordás más y por qué?

- El de la final de 2010, y por dos razones. Primero porque Peñarol venía de mucho tiempo sin ganar. Ese gol nos dio la tranquilidad y posibilidad de jugar una segunda final. Fuimos a jugar sabiendo que empatando éramos campeones y así terminó por darse. La segunda razón, es porque fue de cabeza y nunca antes había hecho un gol de esa manera. El primero llegó en buena hora y justo ante el clásico rival.

¿Cómo es la gente de Peñarol y cómo te trata la de Nacional?

- Gracias al fútbol recorrí muchos países pero como la gente de Peñarol no existe. Es la hinchada más linda del mundo, consecuente, que da mucho calor, que siempre te acompaña y da muestras de cariño de forma constante. Peñarol tuvo muchos momentos de gloria, pero es verdad que también pasó malas, y la incondicionalidad de esa gente estuvo presente siempre, con base en esa “garra” peñarolense. Son muy expresivos y fanáticos. Los de Nacional no me dicen nada, aunque siempre hay algún desaforado...

 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy