Por Juan Manuel del Valle

¡Que pegadita Jhasmani!

Un tiro libre, un gol. Parece que fuera un lema para un talentoso aletargado como Jhasmani Campos. Ese Campos que nuevamente aporta con goles –lleva tres en la competencia- para que Bolívar se permita soñar con la clasificación a cuartos de final de la copa Libertadores. Ese Campos que tendría que militar en un buen equipo del exterior.

Gol de tiro libre al minuto para que Bolívar aventajase al campeón de la Copa. Tiro libre de ejecución precisa y espectacular con rebote en el poste y en la cabeza de Rafael.
Gol en el segundo tiempo para asegurar el triunfo, cuando el empate –logrado por Maranhao- preocupaba al pueblo celeste. Esta vez, la pelota le picó antes al meta santista. También espectacular.

Si parece haber revivido en la Academia. Cuando ni Oriente Petrolero ni la Selección Nacional conseguían estimularlo y parecía haber llegado a su techo, la incorporación al celeste revitalizó su buen juego, su talento, sus ganas.

Aporte de habilidad, gambeta corta, remate al arco, impronta. Si en su juego hasta muestra matices de Norberto Alonso, aquel Beto campeón de América y del mundo e ídolo de River Plate argentino. Y en esta afirmación no exageramos nada. Ni un punto ni una coma.

Fue una gran noche y un gran partido para este muchacho de 23 años, que en su momento recaló en las divisiones inferiores de Gremio de Porto Alegre, donde actualmente juega su compatriota, Marcelo Martins.

Bolívar, gracias a los goles de Jhasmani, ganó un partido complicado en el primer tiempo. En la segunda mitad dominó el balón, porque Santos no sobrellevó el soroche –mal de altura-.

Queda el partido de vuelta. En la ida, la victoria quedó para los académicos, a pesar del pícaro adelanto del partido. ¿A quien le convenía? Un 2-1 que prolonga la ilusión, el sueño.
Mientras tanto, por televisión se repiten los golazos de campos. ¡Que pegadita Jhasmani!

Bochornoso

En la ejecución de un corner para Santos, un proyectil impactó sobre Neymar. El árbitro Osses no tuvo agallas para suspender el partido. ¿El violento/a? Contento por su “proeza”. Nuevamente se aplazó la seguridad policial. Si esto ocurriese en las Eliminatorias podría ser sancionado el estadio Hernando Siles.

Neymar

En sus pocas intervenciones complicó a Bolívar. Un avance suyo derivó en una infracción de Frontini y la igualdad de Maranhao. El fútbol sudamericano le queda muy chico para su desbordante talento y repertorio de gambetas.

¡Error!

Ángel Guillermo Hoyos se equivocó en poner en el onceno titular a William Ferreira. El artiguense tras 22 días de inactividad regresaba a la titularidad tras recuperarse de un desgarro. Se desgarró de nuevo. Apurar el regreso de un jugador trae consecuencias desagradables. Se perderá la revancha en Vila Belmiro. ¿Cuándo aprenderá el DT cordobes?

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy