INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

EL BAÚL DE LOS RECUERDOS DE LA LIBERTADORES / NOTA 10

¿Quién fue el autor del primer gol boliviano en la Copa Libertadores?

Todos los diarios uruguayos coinciden en que fue Máximo Alcocer. Inclusive una fotografía publicada en "El País" y retocada —como se hacía entonces—, así lo indica. En cambio, un lector asegura que fue Renán López.

Entre los muchos comentarios que hemos recibido sobre las notas referidas a la historia de la Copa Libertadores y que contestamos con sumo agrado, llegó una que origina la presente décima entrega de "El Baúl...". Provino del lector Marcelo Bloch. Se refiere al recuerdo que realizamos sobre el histórico primer partido del torneo disputado el 19 de abril de 1960, en el Estadio Centenario de Montevideo entre los campeones de Uruguayo y Bolivia de 1959. "El gol de Wilstermann no es de Alcocer, es de Renán López. 50 años con el mismo error en todas las fuentes", escribió Marcelo.

La respuesta

El mismo día que recibimos el comentario, enviamos la respuesta escrita en los términos que siguen a continuación. La misma fue copiada al amigo Jorge Barraza, Director de la revista de la Confederación Sudamericana de Fútbol, ya que conozco su amor y también su pasión, por todo lo que refiere a la historia del fútbol y a su enfermedad —similar a la mía—, de llegar siempre a la "verdad histórica" del pasado del fútbol. Un pasado donde no existían ni los medios tecnológicos actuales que limitan casi a cero la posibilidad de un error, ni tampoco la meticulosidad precisa en la información difundida por los diarios que eran los medios informativos por excelencia y a los que hoy, solamente, pueden recurrir los investigadores para escrudiñar en el ayer...

Estimado Marcelo:
Con gusto respondo su mail y realizo los siguientes comentarios:

1. Lamentablemente no tenemos ni TV, ni filmaciones del partido y los goles para llevar a la "verdad histórica" que es lo que interesa.
2. Yo fui testigo de ese encuentro pero, sinceramente, no recuerdo el detalle del gol boliviano.
3. Tenemos que guiarnos por los diarios, lo que dicen y las fotografías que ellos publicaron en ese momento.
4. En Montevideo encontré las fotos de cada uno de los ocho goles de esa tarde. En aquel tiempo sin TV ni filmaciones, se acostumbraba a pegar encima de la foto el nombre de cada jugador que aparecía en la escena.
5. Le mando la única foto que hay del gol de Wilsterman. Allí verá que está rematando un jugador a quien el diario "El País" le colocó el nombre de Alcocer.
6. En la crónica de ese diario dice que el gol fue de Alcocer.
7. Me comprometo a ir a la Biblioteca para ver los demás diarios.
8. Finalmente, en el libro de los 50 años de la Copa Libertadores, editado por la Conmebol y en el cual colaboré, en la página 40 se publicó un reportaje a Renán López sobre su participación en ese primera histórica Copa Libertadores. No dice nada que él haya sido el autor del gol. Se me ocurre que de haberlo convertido, lo hubiera volcado en el reportaje para corregir los que Vd. llama "siguen con el mismo error".
9. Como lo que me interesa es llegar a la "verdad histórica" —reiterándole que iré a la Biblioteca para repasar una vez más los diarios de Montevideo—, sería interesante conocer cuál es su documentación que apoya su rotunda afirmación.
La fotografía que envié a Marcelo es la que hoy difundimos en exclusividad acompañando esta nota, ya nunca antes —después del momento que se publicó en "El País"—, volvió a aparecer en ningún medio de prensa.

Lamentablemente no recibimos respuesta de Marcelo. En cambio Barraza, autor de la nota aparecida en el libro referido publicado por la Conmebol, prometió volver a conectarse con Renán López para plantearle el tema en cuestión.
Mientras aguardamos algún contacto de Marcelo, la segura respuesta que nos enviará Barraza después de volver a hablar telefónicamente con el exjugador del Wilsterman, Renán López y nuestra nueva visita a la Biblioteca, me parece más que interesante dejar testimonio de la génesis de los que Marcelo llama "50 años con el mismo error en todas las fuentes". Voy a contar cómo y cuál fue la "fuente primera"...


La historia de... ¡la Historia!

El pasado 1º de mayo se cumplieron 26 años de la resolución del Congreso de Bogotá por la que fue designado el Dr. Nicolás Leoz para ocupar el cargo de Presidente de la Conmebol. Al asumir se encontró —entre otras cosas negativas—, con la ausencia casi total y absoluta de archivos de la actividad futbolística organizada por la entidad, así como de la inexistencia de libros publicados donde se refrescara la rica e inigualada historia del fútbol de América del Sur. A modo de ejemplo alcanza con citar que no existía un archivo donde se atesoraran cosas tan simples como los formularios de los partidos del Campeonato Sudamericano de Selecciones y la Copa Libertadores de América que eran, en aquel tiempo, los únicos torneos que organizaba la Confederación.

En Uruguay, el gran historiador e investigador que fue en vida Eduardo Gutiérrez Cortinas —en aquel entonces con nuestro pequeño aporte—, había reunido la información documentada sobre la actividad que la Conmebol no había atesorado. Coincidía que el ascenso a la presidencia del Dr. Leoz se producía en el mismo momento que el Campeonato Sudamericano de Selección cumplía 70 años. Entre ambos redactamos el texto para un libro. Eduardo aportó el detalle completo (fecha, resultado, integraciones de los equipos y goles) de cada uno de todos los partidos disputados por el certamen desde 1916 a 1987. De nuestra autoría fue el texto inicial en donde —entre otras consideraciones—, dejamos constancia por primera vez que el torneo era el Campeonato de Selecciones del Mundo más antiguo del mundo y agreguamos, con su autorización porque estaba con vida, algunas notas del genial e inolvidable Diego Lucero, sobre la muerte de Bidoglio y Nasazzi.

En esa instancia, por intermediación de otro gran amigo como lo sigue siendo Hans Henningsen, radicado en Río y por entonces Director de PUMA para América Latina, los textos y varias fotografías que habíamos enviado, llegaron a la Confederación que aprobó la iniciativa de su publicación. Fue entonces que con el aporte de la gente de "El Gráfico" a cuyo cargo estuvo Jorge Barraza que integraba la redacción de dicha revista, el trabajo se enriqueció con otras imágenes, estadísticas y la contribución del notable periodista uruguayo radicado en Perú Emilio Lafferranderie ("El Veco"), el Dr. Miguel Angel Bestard, Julio del Puerto y el entonces Jefe de la Oficina de Prensa de la Conmebol, Francisco Figueredo Britez. Así nació "Copa América 70 años", el primer libro en su historia editado por la Confederación Sudamericana de Fútbol, gracias a la pupila del entonces novel presidente Leoz.

"Para el amigo periodista Atilio Garrido con todo el afecto. Nicolás Leoz. 8/VII/1987", reza la dedicatoria de su puño y letra en aquel ejemplar que marcó un antes y un después en materia de publicaciones en el organismo continental.
 

El primer libro sobre la Libertadores

Hombre con un sentido profundo de la importancia que tenía el rescate de la gloriosa historia del fútbol sudamericano, pionero en el mundo de este deporte, iniciamos con el Dr. Leoz una fructífera amistad. De la misma, en una de sus primeras visitas a Montevideo, contando con el apoyo de Eduardo Rocca Couture —uno de los grandes dirigentes de la historia de la Confederación que desempeñaba el cargo de Tesorero en el organismo—, lleguamos al viejo edificio del Hotel Victoria Plaza en Montevideo, acompañado por Eduardo Gutiérrez Cortinas y Humberto Arosteguiberry.

Llevábamos unos enormes libros encuadernados por Humberto donde constaba el trabajo de hormiga que había realizado recortando y pegando, edición por edición, toda la información que trabajosamente había ido recogiendo de los diarios, sobre cada uno de los partidos de la Copa Libertadores. Junto a ellos, también acarreamos decenas de cuadernos donde Eduardo, en paralelo, había recopilado artículos relacionados con el tema.

Los tres, en acción conjunta y compartida, le planteamos al Dr. Leoz editar un libro donde se recopilaran los primeros 30 años que próximamente iba a cumplir la Copa Libertadores de América. Con esa visión de estadista, para quién el rescate de la historia, su publicación y divulgación resulta trascendente como afirmación de realizaciones, el Dr. Leoz se entusiasmó con la iniciativa. Como anécdota recordábamos siempre con Eduardo que Nicolás preguntaba reiteradamente si en los detalles de todos los partidos que habíamos recolectado, "están los jueces y los líneas que actuaron".

Cerrado el acuerdo, todo nuestro material fue adquirido por la Conmebol. A partir de 1986 la información resultaba muy fácil de lograr, debido a que el Dr. Leoz, entre sus primera resoluciones, dispuso el archivo y la correspondiente guarda, de todos los formularios de los partidos disputados, lo que facilitaba la tarea de eliminar dudas y, en muchos casos, informaciones contradictorias sobre goles, integraciones de los equipos e incidencias del juego.

Para ese entonces, Jorge Barraza había asumido funciones en la Conmebol, dando vida con el Nº 9 correspondiente a los meses de agosto-septiembre 1989, a la excelente y revitalizada revista que —también con sentido histórico—, buscó ser la continuidad de una pequeña publicación, espaciada en el tiempo, que se había puesto en marcha en la Confederación. Barraza desde su cargo de Director de publicaciones de la Conmebol, nuevamente potenció la documentación entregada al Dr. Leoz. El aporte de "El Gráfico" —cuya prestigiosa redacción integraba—, así como la suma de la tarea de otros profesionales de la revista y una red de periodistas que armó en cada uno de los países del continente, permitió que en 1990 se editara "Copa Libertadores de América 30 años", una obra brillante que paulatinamente fue enriqueciéndose sin pausa, diariamente, hasta llegar a la última espectacular edición del cincuentenario en dos volúmenes.
 

La primera "fuente" a los 30 años

Cuando apareció el libro cuya gestación hemos descripto, allí está la "primera fuente" de las historia de esas tres décadas iniciales de la Copa Libertadores. "Primera fuente que en un trabajo de hormiga y en medio de las tremendas dificultades de la época, habían ido recolectando Eduardo Gutiérrez Cortinas y Humberto Arosteguiberry, día a día, a lo que agreguamos parte del incipiente archivo que habíamos ido formando. Las tres vías sirvieron ya en aquel momento para eliminar algunas versiones diferentes sobre autores de goles e integraciones de equipos.

En las cuatro páginas que se dedican a la primera Copa Libertadores, allí figura el histórico partido inicial entre Peñarol 7 Jorge Wilsterman 1 del 19 de abril de 1960. Cerrando el detalle aparecen los goles: "Spencer 4, Borges 2, L. Cubilla (P); Alcócer (JW)".

Los diarios uruguayos difundieron en los días previos la foto de Máximo Alcócer con la gran figura de Jorge Wilstermann.
 

Desde aquel instante en que apareció el libro, Jorge Barraza no ha dejado de trabajar en el tema para corregir los lógicos errores que habían aparecido. Contó con la colaboración de una legión de periodistas y amigos en el continente, dedicados a querer y atesorar la historia. Nosotros mismos, como participantes iniciales del tema, continuamos con el aporte cada vez que se constaba una equivocación. Inexactitudes o divergencias emanadas de la carencia de la información precisa, que entonces estaba al alcance de quienes nos dedicábamos a la investigación en aquel tiempo sin Internet, filmaciones de TV, twitter, etc.

Así, por ejemplo, se hizo justicia con Roberto Matosas, un jovencito que jugó en la primera final defendiendo a Peñarol ante Olimpia en Montevideo y que no había aparecido, otorgándose su plaza a Néstor Goncalvez. Otro caso fue que en ese primer libro aparece correctamente el escenario de la segunda final, el de la revancha: Puerto Sajonia. Luego, en la edición siguiente se cambió erróneamente por el estadio Manuel Ferreira del Olimpia, retornándose en la última edición a la "verdad histórica".


La nueva visita a la Biblioteca

"Lo prometido es deuda", decía el padre de este cronista. Por ese motivo nos constituimos nuevamente en la Biblioteca Nacional del Uruguay. Inicialmente volvimos a las páginas de "El Diario", vespertino que tenía la particularidad de incluir en sus páginas, en la misma noche que se disputan los partidos, todos los detalles de los encuentros. Allí está el recuadro del segundo tiempo donde en chapas (pequeños círculos negros), se esperaba hasta el final para poner el resultado. La indicación es clara: "A los 3’ el capitán boliviano Máximo Alcoier (sic) logró descontar con preciso golpe de cabeza".

Luego solicitamos los matutinos "El Debate" y "La Mañana". El primero tenía la particularidad que en lugar de realizar un comentario del partido, cubría la nota detallando minuto a minuto las jugadas principales del cotejo. "A poco de iniciado el segundo tiempo un centro del puntero Sánchez que sobrepasó a W. Martínez, fue usufructuado por Alcócer, que con golpe a la derecha dejó sin chance a Maidana".

"La Mañana" incluye una nota con todos los detalles que tuvo el match. "2do. Tiempo: 4’ Alcócer, con golpe de cabeza al recibir un córner de Sanchez". En la actuación individual destaca a Alcocer en el subtítulo como el mejor jugador de los bolivianos, en tanto que el juicio es negativo para Renán López: "intrascendente. No gustó". La pregunta que surge es: ¿Si Renán López fue el autor del gol, no hubiera sido destacada por ese hecho llamativo dentro de una goleada de 7 a 1, como lo hicieron con Alcócer?".

Asimismo, de esta nueva búsqueda en la Biblioteca, corresponde señalar que queda demostrado un error del matutino "El País", que fue el único medio de prensa que publicó las fotografías de los ocho goles convertidos. En la del gol del Jorge Wilstermann aparece pintada la raya que describió la pelota desde el pie derecho de ¿Alcócer o López? Es decir, como si hubiera rematado al arco. Todas las versiones recogidas de los demás diarios, queda claro que el gol fue marcado con golpe de cabeza. Justamente, observando la imagen, queda muy en claro por la forma en que aparece registrado el movimiento del cuerpo, que el jugador que convirtió el tanto (¿Alcócer o López?) lo hizo con un impecable frentazo que venció la resistencia del golero de Peñarol.

En suma, la "primera fuente" de información que fue la prensa uruguaya, lugar donde Eduardo Gutiérrez Cortinas y Humberto Arosteguiberry investigaron primero, es unánime en señalar a Alcócer como autor del primer gol de un equipo boliviano en la historia de la Copa Libertadores.

Habrá que aguardar el contacto que puede tener Jorge Barraza con Hernán López y ver que publicaron los diarios de Bolivia al día siguiente. Aunque teniendo en cuenta que no hubo periodistas enviados especialmente a cubrir el encuentro, al recoger la información de las agencias de noticias es seguro que también tengan el mismo contenido que el que apareció en los diarios uruguayos.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.