INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

#PARALEER

Radamel Falcao García, el despertar glorioso del Tigre

El delantero colombiano volvió a consagrarse campeón y terminó de espantar los fantasmas que traía desde la previa del Mundial 2014. Una muestra de perseverancia y convicción para todos los aspectos de la vida.

“Estoy muy contento. A disfrutarlo. He vivido momentos difíciles y doy gracias a Dios por todo esto”, Radamel Falcao García no podía contener las lágrimas. Y no es para menos. La consagración del AS Mónaco en la Ligue 1 no solo rompió una sequía de 17 años, sino que reflejó el resurgimiento para uno de los futbolistas colombianos más preponderantes de la historia.

Por fin quedó atrás aquel fatídico 22 de enero de 2014 que enluto a todo el país cafetero. Ese día la tristeza invadió las calles como nunca había sucedido por la lesión de un jugador. El Tigre, el líder, el goleador que había devuelto a Colombia a un Mundial y que soñaba con hacer historia en Brasil, se rompió los ligamentos en un partido intrascendente de Copa de Francia frente al Monts, equipo de cuarta división. Una entrada que no presagiaba la gravedad de la lesión.

Su fuerza de voluntad lo llevaron a trabajar a contrarreloj para disputar la máxima cita del fútbol por primera vez en su carrera, pero no alcanzó: “Hoy estoy en buenas condiciones físicas, pero no quería quitarle a un compañero la posibilidad de jugar, ni hacer algo en contra de mi salud", declaró en conferencia de prensa acompañado del entrenador, José Pekerman, confirmando la noticia que nadie deseaba. Nuevamente, el Tigre mostraba liderazgo.

Los primeros partidos oficiales tras su recuperación ilusionaron con volver a ver al delantero intacto dentro del campo de juego. El 10 de agosto, Falcao ingresó por Lucas Ocampos en el minuto 59 y anotó un gol de penal, pero Mónaco perdió 2-1 en casa ante el Lorient. Dos semanas más tarde, fue desde el inicio ante el Nantes y anotó el único gol del partido, saliendo antes de la media hora para los primeros puntos del club de la temporada.

Pero los rumores sobre su llegada a la Premier League eran cada vez más grandes y se terminaron confirmando. El 2 de septiembre de 2014 Manchester United oficializó el arribo del Tigre a cambio de 7.6 millones de euros, por un préstamo con opción de compra. La cesión más cara de la historia acrescentó las expectativas sobre su rendimiento y al no realizar la transferencia definitiva se deslizaba un claro mensaje: querían evaluar cómo se encontraba.

Van Gaal nunca le dio confianza suficiente para ganarse un puesto como titular por lo que su paso en los Diablos Rojos resultó insignificante. Algo que todavía nunca había sucedido. El goleador y figura en River Plate, Porto y Atlético Madrid disputó 1.286 minutos, repartidos en 26 encuentros. Solo anotó cuatro tantos.

Con el fin del préstamo, Chelsea se interesó con contratar los servicios del colombiano para reforzar la delantera tras la coronación en la Premier League 2014/15 de la mano de José Mourinho. Otra sesión y otra desilusión. Aún más grande. El momento del fichaje fue el único donde tuvo protagonismo, ya que el entrenador portugués nunca tuvo en sus planes al Tigre.

A la falta de ritmo se sumaron lesiones musculares y errores a la hora de definir como nunca antes se le había visto. Solo 12 partidos disputados y un gol, arrojaron el peor registro de su historia. Fue menospreciado y apuntado por la prensa que lo tildó de “exfutbolista”. Pero el fútbol siempre da revancha.

Regresó al Mónaco que en 2013 había pagado 63 millones de euros por su ficha y con el entrenador Leonardo Jardim volvió a sentirse importante. El portugués sabía la cantidad de talento juvenil que tenía en su plantel, pero la falta de experiencia era una preocupación. No lo dudo, confió en el Tigre y lo hizo su capitán.

Jugaría el primer partido oficial de la temporada el 27 de julio donde marcaría un gol después de 333 días en la derrota 2-1 sobre el Fenerbahce por la tercera ronda de la pre Champions League. En la vuelta marcaría nuevamente y el equipo pudo sobreponerse para llegar a la siguiente instancia de un torneo que lo tendría como protagonista.

Tres lesiones esta temporada no pudieron parar su buen andar en el equipo. Primero una muscular, luego una contusión en la espalda y otra pequeña en la ingle. Se recuperó de manera perfecta y volvió al ruedo aportando de manera determinante.

Con 30 tantos en 43 partidos es el goleador del Mónaco (21 Ligue 1, 7 Champions League y 2 Copa de Francia), alcanzó las semifinales de la Champions League donde cayó con Juventus y se consagró campeón de la liga. Pero además, resultó clave para la formación de una de las mayores promesas del fútbol internacional, Kylian Mbappe: “Soy el más afortunado por jugar junto a Falcao”. Algo que Jardim promovió desde su regreso.

“El fútbol es así. Es una carrera de altos y bajos. Hay tristezas y alegrías. Y siempre es bueno tener la posibilidad de ganar un título. Gracias a Dios pudimos lograrlo. Yo venía trabajando tres años fuertemente por estar otra vez ahí jugando. Ganar un título en Francia es un premio a todo esto”, señaló tras el partido con su principal sostén, la familia. 

Falcao había vivido una rotura de ligamentos en el inicio de su carrera con River Plate. Sabe lo que es recuperarse de momentos duros. Nos ha dado una nueva lección de vida a través del fútbol. Una muestra de cómo el esfuerzo y convicción por alcanzar un objetivo tiene sus frutos. Muchos creyeron que se había olvidado de jugar, pero claro que no. El Tigre está de vuelta.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.