River: Volver a reinventarse

River: Volver a reinventarse

River tiene la chance de clasificarse y de levantar su nivel futbolístico en el próximo partido ante Aldosivi.

River perdió por 1 a 0 ante Banfield, el pasado domingo por la duodécima fecha de la Copa de la Liga Profesional, pero la derrota de Racing en Santiago del Estero le da la chance de depender de sí mismo, con un nivel colectivo por debajo de lo que demostró anteriormente e individualidades que no aparecen.

 Es lógico que con el paso del tiempo, los jugadores se vayan desgastando y el equipo baje su nivel. Pero a veces es difícil de entenderlo cuando este nivel había sido tan alto, y dio tantos buenos resultados. Los factores que causan esta situación son varios, y no siempre creados por el mismo equipo.

 Marcelo Gallardo siempre intentó que sus equipos sean protagonistas, siendo compactos e intensos. Este tipo de juego toma muchos riesgos, es muy exigente, y no le permite a los jugadores estar imprecisos o desconcentrados, algo muy complicado de lograr durante 90 minutos de forma permanente.  

 Además, con el tiempo los rivales le fueron encontrando la mano al Millonario. Los planteos que enfrentan los de Núñez muchas veces son muy defensivos, con una intención clara de jugar al contraataque, ante el achique permanente de la última línea Riverplatense. Otras veces, los rivales practicaron una idea más ofensiva, y es ahí donde se empiezan a ver las falencias futbolísticas del propio River.

 Los del Muñeco han perdido juego con la venta de futbolistas, como Ignacio Fernández y Exequiel Palacios, cuestión que todavía no logra solucionar con las nuevas incorporaciones. En la actualidad las situaciones aparecen mayormente por las bandas, terminando en centros (curioso teniendo en cuenta la poca altura de sus atacantes titulares), o por errores de los rivales, pero así y todo el técnico decidió volver a la línea de tres en el fondo para resguardarse desde lo defensivo, sacando un hombre de la mitad de la cancha. Si bien es cierto que esto le da la posibilidad de soltar más a los laterales/carrileros, pierde jugadores de creación y lo deja más solo a Enzo Pérez, hombre que tiene como tarea colaborar en la salida, robar la pelota en la mitad de la cancha y, en la medida de lo posible, aparecer en zona de elaboración de juego.

 Otro problema que aparece en este último tiempo es la delantera. Aquí los conceptos a analizar son dos, primero la eficacia y luego la falta de movimiento. Si bien hoy se le cae al equipo por los no tan buenos resultados en este último tiempo, hay que decir que hace apenas dos fechas estos mismos jugadores le convirtieron cinco goles a Central Córdoba. Pero más allá de eso, es cierto que los atacantes del Muñeco están imprecisos y con falta de frialdad a la hora de la toma de decisiones. Y después, al Millonario le está costando romper los bloques defensivos que enfrenta, y esto tiene está relacionado con la falta de movimiento e inteligencia por parte de los delanteros, Borre está dejando de hacerlo, y los más chicos lo están aprendiendo. Quien lo hacía muy bien era Matías Suárez, quien se supone que va a estar disponible para el partido con Aldosivi.

 Hoy el nivel tanto colectivo como individual de cada uno de los jugadores no es el deseado, pero así y todo River sigue imponiendo condiciones en la mayoría de sus partidos, y continúa generando situaciones de gol. Gallardo ha demostrado una gran capacidad para reinventarse, veremos como le ante este nuevo desafío, y si logra o no clasificarse a la siguiente fase de la Copa de la Liga, cuando enfrente al Tiburón de Mar del Plata, este fin de semana en el estadio Monumental.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias