INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Rogerio Ceni: "Si Dios me otorga un deseo le pido ganar la cuarta Libertadores a los 40 años"

El fútbol es un deporte en el que las alegrías son mucho más efímeras que los momentos malos y los nombres pasan de ser referencia a un mero recuerdo. Por eso su caso es especial, quizás en el mundo, porque sus manos fueron protagonistas de los 20 años más ganadores de la historia de un club como el Sao Paulo y además su calidad lo ha hecho ser un referente para cualquier arquero del mundo. Pasión Libertadores tuvo una entrevista exclusiva con Rogerio Ceni en la que el ‘Mito’ del tricolor paulista habla de todo y de todos: la evolución de su puesto a lo largo del tiempo, la Libertadores 2013, la final de la Copa Bridgestone Sudamericana de esta noche y de lo que significa mantenerse en el primer nivel del fútbol sudamericano durante dos décadas.  
 
  
PASION LIBERTADORES-¿Qué puedes decirle a los hinchas que te eligieron el jugador brasileño más determinante de la historia de la Copa Libertadores en la encuesta de Pasión Libertadores
 
ROGERIO CENI-Primero que nada quiero agradecerle a Pasión Libertadores por el hecho de haberme puesto en tan importante terna y después decir que es un orgullo haber sido elegido el mejor brasileño en la Copa Libertadores por los hinchas. Estar al lado de jugadores como Pelé y Zico no es más que un honor, Pelé fue el mejor jugador brasileño de la historia y Zico ha sido un enorme jugador. Pero me he visto beneficiado con que han votado los más jóvenes, que no los vieron jugar y que son los que tienen internet (risas). También la hinchada del Sao Paulo es muy fiel y seguidora por lo que me han ayudado a ganar esa encuesta. 
 

Rogério agradecido por el reconocimiento que los hinchas le hicieron en Pasión Libertadores.
 
PL- ¿Para usted qué tiene de especial la Copa Libertadores?
 
RC- Es lo más importante que tenemos en el continente. En Brasil después del Sao Paulo bicampeón de Telé Santana (NdeR: 1992/93) yo creo que los otros equipos miraron con muchas más ganas la Copa Libertadores. Ese fue el incentivo que necesitaban para darse cuenta que había algo más importante que el campeonato brasileño. Lógico que el torneo local es muy importante obtenerlo pero cada año que pasa es tremendamente importante jugar la Copa para llevar a tu club a lo más alto del Sudamérica. Antes había menos cupos, sólo campeón y subcampeón, y ahora países como Brasil y Argentina tienen cinco o seis cupos, eso hace que más equipos luchen por el mismo objetivo. 
 
PL- ¿De los tres campeones que integraste el mejor fue el mítico equipo de Telé Santana de 1992-93?
 
RC-Sin dudas que ese era un equipo fantástico porque jugaba muy bien, con muchas ganas, y además, tenía una jerarquía individual extraordinaria con jugadores como Raí, Muller, Palinha, Cafú, entre otros. Pero nosotros siempre nos acordamos de ese equipo porque ganó, por eso creo que los mejores son los que ganan cosas importantes. En 2005, el plantel no tenía grandes figuras pero era un equipo, con todo lo que eso significó. Mineiro aportaba la fuerza, Lugano estaba empezando y ya mostraba su calidad de líder, Danilo le daba la cuota de calidad de mitad de cancha hacia adelante y cada uno hacía su pequeño aporte. Yo creo que si Sao Paulo no gana la Libertadores de aquí a 10 años, cosa que espero que realmente no suceda, los hinchas recordarán tanto al campeón del 92-93 como a ese de 2005. 
 
El tiempo pasa y Sao Paulo mira cómo las Copas Libertadores se suceden sin ser protagonista. Ese es un lujo que el ‘Mito’ paulista no se puede dar en su último año de carrera: “No podemos darnos el lujo de estar mucho tiempo más sin ganar una Libertadores, somos un equipo demasiado grande para estar siete años como es lo que estamos nosotros sin ser el mejor de América. Por eso espero, primero ganar la Copa Sudamericana, y después prepararnos bien para ser protagonistas de la Libertadores, un torneo del que nosotros  no participamos sino vamos a ganar siempre”. 
 

El arquero más goleador de la historia, dueño de una pegada magistral.
 
PL-¿Cómo cambió la Copa de principios de los 90, que fue la en la época que debutaste en el Sao Paulo, a ésta que se juega actualmente?
 
RC-Primero que nada en todos los países del continente los equipos denominados chicos ya no le temen a nadie. Nosotros en Brasil vamos a jugar contra el Náutico, por ejemplo, y se nos hace muy difícil ganar. En Argentina el 2011 tuvo a River en la Segunda División, lo que demuestra que la camiseta ya no es ninguna ventaja a la hora de salir a la cancha. Ahora el fútbol está muy parecido en todos los lugares, los jugadores son todos iguales, y cuando nace un talento dura muy poco en el club porque los clubes de Europa te lo sacan de las manos. En Brasil todos quieren a Montillo y pagan cualquier cosa por él, ofrecen cantidades industriales de dinero y jugadores para contar con sus servicios. En nuestro país hay mucho dinero por los sponsors y eso hace que siga habiendo un poco de ventaja para los más grandes. Por eso yo les digo a los dirigentes del club que cuando tenemos un jugador distinto hay que tratar de mantenerlo lo máximo posible. 
 
PL-¿Hoy es más difícil ganarla?
 
RC-Para los brasileños antes era mucho más difícil que en la actualidad. Hoy está un poco más fácil de ganar para nosotros porque el poder económico de nuestro país hace que la brecha se abra cada vez más y los equipos tengan cada vez más figuras. Sin embargo, los argentinos siempre mantienen el alma y el hambre de gloria. Además son los que mejor entienden tácticamente el fútbol en Sudamérica. Por eso hoy no me sorprende que estemos definiendo una final de un torneo con Tigre. En Brasil es mucho más desestructurado, se apunta al mano a mano. Siempre están en la pelea, los uruguayos por su garra, los chilenos con la ‘U’ también demostró que estar muy fuerte, Millonarios estuvo a punto de llegar a esta final. Nosotros en esta Sudamericana sufrimos para dejar en el camino a una Liga de Loja ecuatoriana que hacía su debut en torneos internacionales, qué muestra más cabal que esa para ver lo parejo que está el fútbol. Hoy si no corres, pierdes, por eso digo que puedes tener todos los talentos del mundo, pero si no corres pierdes. 
 
 
PL-¿Cuánto cambió el Rogerio que debutó al de hoy que tiene 40 años?
 
RC-Yo siempre digo que la juventud es muy importante, más en un puesto como el de arquero que tiene reacción, fuerza, reflejos y eso te ayuda. Pero hoy a los casi 40 años puedo decir que prefiero la experiencia a la juventud, porque es la que te ayuda a ganar este tipo de partidos (por la final ante Tigre). Lógico que el ‘estar viejo’ te hace lesionarte más, estar más adolorido y sufrir más entre partido y partido, pero dentro de la cancha se disfruta mucho más. Yo recuerdo que hace casi 20 años jugué la semifinal de una copa llamada Nicolás Leoz contra Boca en la Bombonera y perdimos 1 a 0. Luego vencimos por el mismo marcador en Sao Paulo y la terminamos perdiendo por gol de oro. Jugar dos definiciones de torneos continentales en una cancha como la de Boca con 20 años primero y con 40 años ahora es más premio que cualquier trofeo que pueda llegar a ganar.
 

Sao Paulo campeón de la Copa CONMEBOL 1994.
 
La entrevista continúa y la palabra "ganas" se multiplica en las respuestas de Rogerio, porque para el arquero brasileño para ser competitivo hay que vivir las 24 horas del día con ambición de progreso: “Las ganas de ganar superaron todos los contratiempos y lesiones que tuve en mi carrera. El estar por más de 23 años en el mismo club, con la misma gente, hace que no tenga más que agradecerle al fútbol. Ahora tengo mejor ubicación, yo siempre juego con la probabilidad de la jugada porque si la pelota viene desde un lugar del área generalmente termina en un mismo sector, si un delantero pone el cuerpo para un lado yo sé donde va a rematar y para eso no necesito explosión sino atención”.    
  
PL-¿Usted como jugador se da cuenta de lo que logró con un club como el Sao Paulo, del cariño que los hinchas tienen para con uno? 
 
RC-Obvio que el torcedor te demuestra todo su amor día a día. Yo vivo esto como más que un trabajo. Si el entrenamiento es a las 4 yo llego a las 2 y me voy a las 8 porque me gusta vivir para el fútbol, y para eso debo prepararme de la mejor manera posible para poder estar disponible cada uno de los partidos que juegue mi equipo. Defender la camiseta del Sao Paulo es el más grande orgullo que un jugador puede tener, y yo tengo la suerte de ser el que más veces lo hizo, eso es indescriptible. La relación será eterna porque el hincha quiere ganar todo como lo que quiero yo, debemos ganar la Sudamericana primero para después encarar el año que viene con un gran objetivo como es la Libertadores, pero sin desestimar los otros torneos. A nosotros se nos va Lucas, que es un jugador que nos va a hacer muchísima falta y debemos encontrar su sucesor rápido porque en las últimas semanas de enero empieza la Primera Fase de la Libertadores, y si te equivocas ahí perdés porque son dos partidos nada más. Yo me quedo acá para ganar, no para perder el tiempo, y yo tengo que aprovechar las oportunidades para ganar.
 
PL-¿La Copa Bridgestone Sudamericana ha empezado a tener más relevancia en Brasil?
 
RC-En Brasil pasa una cosa que es que a nadie le interesa el torneo que está jugando hasta que lo está por ganar. Por ejemplo, nadie ve al Paulista como un objetivo hasta que el otro lo gane, y si uno lo gana dirá que era el objetivo primordial. La Copa de Brasil no le interesa a los que la pierdan, pero al que la gana sí. En Sudamérica todos los que no participan de la Copa Sudamericana le restan importancia pero para el que gana es muy importante. Una muestra clara de la importancia que tiene para la gente del Sao Paulo es que en un par de horas se vendieron más de 66000 entradas para el partido ante Tigre. Para los saopaulinos los torneos internacionales son mucho más importantes que cualquier otro torneo local, yo recuerdo que en 1994 ganamos la Copa Conmebol, una especie de Sudamericana de aquél entonces, y la gente le dio mucha importancia. 
 
PL-¿Cómo es el hincha sao paulino? 
 
 
PL-¿Y en cuanto a estilo de juego qué le gusta al hincha del Sao Paulo? ¿Exige ganar jugando bien o con ganar alcanza?
 
RC-En los tiempos modernos jugar bien se quedó en segundo plano. Lo que el hincha quiere, también el brasileño, es ganar. Claro que si se puede jugar bien vas a atraer más público, como lo hace el Barcelona, pero eso que hacen ellos es imposible de repetir. La gente que va al estadio va a ver un espéctaculo, como si fuese a ver una película o una obra de teatro, y no a un partido de fútbol, porque lo que ellos hacen es arte. En Brasil es difícil lograrlo porque cuando salen jugadores como Lucas un club poderoso como el nuestro tampoco puede hacer nada para retenerlo. La excepción es Neymar con el Santos, pero sabemos que hay mucho apoyo para que él se quede aquí hasta que dispute el Mundial 2014. Si nosotros mantuviésemos la base hoy en Sao Paulo jugaría conmigo al arco, que tengo 40 años, Kaká en la mitad del campo, que tiene 30, y con Lucas en el ataque, con 20 años; pero no lo puede hacer y el Barcelona sí se da el lujo de juntar a Puyol, Xavi, con Iniesta y Messi. 
 
PL- En estos 20 años cambió mucho tu puesto…
 
RC- (Interrumpe) Cuando yo llegué a Primera los arqueros no sabían jugar con los pies, la mayor evolución en el fútbol fue la del arquero. Porque antes cuando uno tenía la pelota en las manos le pegaba para arriba, como sacándose un problema de encima, pero hoy no. El arquero debe tener calma, los defensores tienen que tenerte confianza para darte el balón cuando están apremiados por la marca, ser un defensor más. Físicamente los otros jugadores tuvieron que superarse, pero técnicamente el puesto que más creció fue el del arquero. 
 
PL-¿Si tienes que elegir los tres mejores arqueros de la actualidad a quienes escoges?  
 
RC-Me quedo con Buffon, Cech y me gustaba mucho Van der Sar, porque sabía pegarle muy bien a la bola y tenía un gran control del área. De acá siempre me gustó Navarro Montoya porque le pegaba mejor que nadie cuando sacaba de aire y era un jugador que hacía diferencia. Por eso creo que me destaqué un poco en mi carrera, porque hago algo distinto como pegarle en los tiros libres y tener la suerte de anotar varios goles por esa vía. Antes había uno o dos arqueros que te ponían un pase de 50 metros en el pecho de un compañero, hoy la mayoría lo hace bien y eso es muy importante, quizás los comentaristas dicen ‘el  arquero pateó para arriba’, y eso no es así porque el arquero le puso un pase a un compañero para que controle y arme una jugada de gol. 
 
PL-¿Cuáles piensan que serán los candidatos a ganar la próxima Libertadores?
 
RC-Los brasileños, creo yo, hoy están un poco más por encima del resto de los equipos y creo que habrá por lo menos un finalista. Y lo fundamento por los equipos que se clasificaron: Fluminense, Gremio, Corinthians, nosotros.  De Argentina veo con chances a Vélez y Boca, por su historia más que por su presente. Peñarol y Nacional tienen una mística que le permite soñar con ser protagonista, de Colombia siempre puede haber una sorpresa. De Ecuador lo mismo. Por eso es tan linda la Libertadores en comparación con la Champions, en la que sólo pelean los poderosos.
 
 
PL- Viene Dios y te dice que por ser el mejor arquero de la historia del Sao Paulo te da la chance de elegir un torneo a ganar en el 2013, ¿cuál de todos elegís?
 
RC-¿Supongamos que ya hemos ganado la Sudamericana no? (risas) Para mí la Libertadores sería excepcional, porque en el 92 fui tercer arquero, en el 93 segundo arquero y en el 2005 titular y capitán. Hacer que Sao Paulo sea el único club brasileño con cuatro copas me haría muy feliz. Estar sano y poder competir me haría muy bien, pero para mí la felicidad la dan las conquistas. Por eso si pudiera ser campeón a los 40 años de la Copa Libertadores sería la mejor manera de cerrar mi carrera. 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.