Ronaldinho rescindió con Flamengo porque le deben U$S 20 millones

La primera parte del vínculo entre Ronaldinho y Flamengo terminó de la peor manera: con ambas partes disconformes y la certeza de que el principio del fin recién comienza. Lo cierto es que Ronaldinho no jugará más en el equipo carioca: obtuvo una medida provisoria de un Tribunal Laboral de Río de Janeiro para rescindir su contrato sin el pago de una multa a causa de una deuda contra el jugador de 20 millones de dólares en concepto de salarios, premios y derechos de imagen.

Lo que sigue ahora es una batalla legal entre el jugador y la institución por ese dinero reclamado. En el entorno del jugador reclaman esa cifra, mientras que desde el club aseguran que la suma adeudada es mucho menor y únicamente referida a derechos de imagen.

Ante este escenario, el campeón mundial 2002 rompió el silencio y manifestó que no tuvo margen de acción ante la situación. “Esperé todo el tiempo que pude, pero esto llegó a un límite. Decidí comunicarme con mis abogados y poner fin a este ciclo. Es algo triste por los amigos que dejo aquí y por los aficionados que me apoyaron", le contó al sitio brasileño UOL.

Más tarde, el brasileño se despidió de los hinchas vía Twitter: “Agradezco una vez más todo el apoyo que recibií desde que llegué a la Gávea y digo, de corazón, que jugar para el Flamengo ha sido un honor".

Desde el otro lado, la voz de Patricia Amorim, presidenta de la institución, no tardó en llegar: "No esperábamos una actitud como ésta. Ahora el caso está en manos de nuestro departamento legal, que tomará las medidas necesarias para defender los intereses de Flamengo. El club es más grande que cualquier persona y lo seguirá siendo por siempre".

Por lo acontecido en la última semana, se veía que el final estaba cerca. El ex jugador del Barcelona no se entrenó ni lunes ni martes por encontrarse en Porto Alegre acompañando a su madre, internada en un hospital por una reciente operación.

No obstante, cuando ayer ya estaba de regreso en Río no se presentó en el aeropuerto para viajar junto a sus compañeros a Teresina, rumbo a un amistoso ante la selección del estado de Piauí, ni a los entrenamientos junto a los futbolistas que no fueron citados al partido.

Horas más tarde, el caso tomó mayor repercusión cuando trascendió un video de una charla que Paulo Cesar Coutinho, vicepresidente del departamento de fútbol del club, mantuvo con unos hinchas.

En la conversación, el dirigente afirmó: "Si él me llamase y me dijese que está mal por la situación de su madre yo lo tranquilizaría. Pero el no aparece y no da ninguna satisfacción. Hablé con la presidenta, que separó a Ronaldinho. Ella me pidió para pedirle disculpas a los hinchas de Piauí".

Coutinho dio a entender además que frente al conflicto judicial en puerta, Flamengo era una institución centenaria que saldría ganando frente a Ronaldinho (N.d.R: anotó 22 goles en 74 partidos en Fla), “que no juega nada”.

Ya conocida la medida del juez, Gislaine Nunes, abogada del ex hombre del Milan, no se olvidó de las palabras del dirigente: "Le dedico esa medida judicial a Coutinho. Ni sabía de la perla que había dicho sobre Ronaldinho con groserías y todo. Ahora va a tener que llorar. Flamengo realmente tiene 100 años, pero una cosa de esas ocurre cuando cuenta con una administración provinciana".


Fuente: futbol.univision.com y canchallena.lanacion.com.ar
 

 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy