INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

EL BAÚL DE LOS RECUERDOS DE LA LIBERTADORES / NOTA 17

Salvador, aquel crack que renunció al Mundial para irse de luna de miel

La última final del torneo arrojó un campeón inédito. Corinthians inscribió su nombre como el club Nº 23 que logró el trofeo. Lo que pocos recuerdan hoy es que Milton Alves da Silva, "Salvador", fue el primer brasileño en conquistar la Libertadores y el protagonista de una anécdota muy particular.

Emerson Sheik, ese jugador parecido a aquellos muñequitos a pila que en el pasado eran el deleite de los niños —cada 6 de enero—, cuando llegaban los Reyes Magos, está en la gloria. Dos goles en la final decisiva y una soberbia actuación a lo largo del torneo, lo han ubicado en el Olimpo de los vencedores. En medio de este presente de gloria y bonanza para el Corinthians, sus jugadores, técnicos, dirigentes e hinchas, vamos a recordar al primer jugador de Brasil que conquistó la Copa Libertadores de América.

Se llamó Milton Alves da Silva, pero como siempre ha sido tradicional en el fútbol de Brasil desde sus orígenes, se le conoció simplemente como Salvador. Nació en Porto Alegre el 16 de octubre de 1931. Pertenecía a la raza negra. Tenía una altura más que importante —estaba cerca del metro noventa de altura—, era flaco, tenía una estructura ósea y muscular muy enjuta y particular. De piernas muy largas y delgadas, utilizaba un short pequeño para la época. El "suspensor" de entonces, aquellos marca "Pingo" que aprisionaban los genitales debajo del pantalón corto, lo usaba dando vuelta por sobre el pantalón negro de Peñarol, la elástica franja blanca, aspecto éste que despertaba la atención desde la tribuna y también hoy, si se observa su fotografía en el equipo de Peñarol campeón de la primera edición de la Copa Libertadores. Salvador fue de los primeros jugadores que actuaba con la cabeza "casi" rapada. No "a cero" como en la actualidad. Se cortaba muy corto su ensortijado pelo, casi al ras del cuero cabelludo.


De Internacional a Peñarol

Cuentan que Salvador comenzó a jugar en el equipo del Colegio Pao dos Pobres y que su "apelido" Salvador —que en portugúes significa apodo o apelativo—, se lo pusieron por su gran parecido con otro alumno de esa escuela que había jugado en el fútbol "gaúcho", en la década del treinta.

Como profesional comenzó en el club Fuerza y Luz, donde rápidamente llamó la atención. Internacional lo contrató a comienzos de 1950. Debutó con la camiseta "colorada" el 14 de abril de ese año, justamente en un partido amistoso ante Peñarol, disputado en el estadio de "Los Eucaliptos", el escenario que ocupaba Inter antes de la inauguración del "Beira Río" en 1969. Peñarol ganó 6-4 y ese día Salvador entró sustituyendo a Oreco.

Salvador jugó en Inter hasta 1954. Se destacó como un "centromedio" habilidoso, de mucha técnica y "raza", como llaman aún hoy los brasileños a aquellos jugadores que "no arrugan"... Con Internacional, Salvador acumuló varios títulos: tetracampeón estadual y municipal entre 1950 y 1953, también conquistó el Torneo Extra en 1950, 1952 y 1954, así como el Torneo Regis Pacheco en 1953 y el Torneo disputado para la inauguración del Estadio Olímpico de Gremio en 1954. En ese año vistió la camiseta de la Selección de Brasil. El suceso ocurrió el 9 de mayo, en un partido que Brasil le ganó 2-0 a Colombia en Maracaná. Su citación para integrar el equipo brasileño en la Copa del Mundo de Suiza en 1954, era un hecho. Pero... recién casado, prefirió la "luna de miel" con su esposa, a las mieles de vestir la camiseta verdeamarelha en el Mundial. Años después, en 1958, encumbrado en Peñarol, Salvador quería que lo convocaran para la Copa del Mundo de Suecia. Pero... ¡la oportunidad había pasado!

Su citación para integrar el equipo brasileño en la Copa del Mundo de Suiza en 1954, era un hecho. Pero... recién casado, prefirió la "luna de miel" con su esposa, a las mieles de vestir la camiseta verdeamarelha en el Mundial. Años después, en 1958, encumbrado en Peñarol, Salvador quería que lo convocaran para la Copa del Mundo de Suecia. Pero... ¡la oportunidad había pasado!


Salvador para la plaza de Obdulio Varela

En septiembre y octubre de 1953 se llevaron a cabo dos partidos amistosos entre Peñarol e Inter. Los dos terminaron con victoria de los "colorados" por 2-1 en Montevideo y 4-0 en Los Eucaliptos. En ambos partidos brilló Salvador. Aquel equipo de Inter integrado por Milton, Lindoberto y Oreco; Paulicho, Salvador y Odorico; Luizinho, Solís, Bodinho, Geronimo y Canotinho, era un "ballet" que imponía amplia supremacía en el fútbol "gaúcho", al extremo que Gremio, en todos estos años, no pudo alcanzar ni siquiera el segundo puesto.

En 1954 después de la Copa del Mundo de Suiza, se retiró del fútbol Obdulio Varela, dejando un vacío inmenso en el mediocampo de Peñarol. ¿Quién podía sustituirlo? Resultaba difícil encontrar un jugador en Uruguay que pudiera actuar sin sentir el peso de la historia que también se retiraba con Obdulio. ¡Fue entonces que los dirigentes se acordaron de Salvador! En tiempos donde el marketing deportivo no existía, la acción estaba muy bien delineada: un brasileño ocuparía la plaza de "Obidulio", aquel fantasma que enmudeció Maracaná junto a sus compañeros de la celeste...


Primeros años difíciles

Aquellos eran otros tiempos. Aunque lo hemos escrito en varias ocasiones, es necesario reiterarlo, especialmente para quienes puedan inclinarse por primera vez sobre estas líneas. Vivíamos en un mundo hoy inimaginable. ¡El mundo sin la televisión! ¡Sin "en vivo y en directo"! Por ese motivo, por el desconocimiento que existía de lo que ocurría en otros lados, Salvador llegó a Peñarol de Montevideo con fama "de malo". Se contaba un episodio que lo marcó para siempre en el fútbol gaúcho. En un Gre-Nal, el clásico de Porto Alegre, en un choque en la mitad de la cancha, Salvador fracturó al fuerte zaguero Xisto, del Gremio. Esta incidencia también pesó para la decisión de los dirigentes de Peñarol. Obdulio se caracterizaba por la fuerza de su juego en la zona central. La llegada de un brasileño con características "de malo", no era una mala cosa...

Salvador vistió por primera vez la camiseta aurinegra de Montevideo, el 18 de enero de 1955, en un partido amistoso ante el Estrella Roja de Yugoslavia en el Estadio Centenario. Resulta interesante recordar aquel equipo donde aún mantenían vigencia varias de las figuras que habían conquistado la Copa del Mundo de 1950. Peñarol formó con Máspoli (el golero titular de Maracaná), Matías González (apodado "El león del Maracaná" por su actuación en la inolvidable final ante Brasil) y Vanoli; Juan Carlos González, suplantado por Víctor Rodríguez Andrade al comienzo del segundo tiempo (ambos de la celeste de 1950), Salvador y Gonzalvo; Pereyra, Hohberg, Romay —Míguez a los 45’—, Abbadie y Galván. Con 30.000 personas en las tribunas, Peñarol ganó 2-0.

En ese mismo año del debut de Salvador, también desde Brasil, Nacional —el eterno rival de Peñarol—, contrató al entrenador uruguayo Ondino Viera. Había triunfado ampliamente desde 1942 como técnico en Brasil, siendo uno de los responsables del armado del gran equipo de Vasco da Gama. Nacional, con Ondino, impuso su hegemonía local consagrándose Campeón Uruguayo en 1955, 1956 y 1957. Salvador "no daba la nota"... No disimulaba la ausencia de Obdulio. Para peor, los éxitos deportivos tampoco llegaban.

Salvador -en colores- en una foto con sus compañeros del Inter. Para Milton Vergara, histórico arquero del equipo colorado y coetáneo de Salvador: "Hubo muchos jugadores de gran calidad en el Inter en esa posición, como Falcão por ejemplo, pero ninguno a él ninguno". (foto: Internacional.com.br).
 

En 1958 tomó la conducción de Peñarol el técnico Hugo Bagnulo. Mantuvo en la titularidad a Salvador en la posición de "centrojás" (volante central). Resultados poco alentadores del equipo, llevaron a que Bagnulo comenzara a probar en ese puesto con Néstor Goncálvez. Seis años menor que el brasileño, el "centrojás" nacido en Pueblo Cabellos, departamento de Artigas, había producido un episodio inédito en el fútbol de Uruguay. Perteneciendo a un equipo del interior del país, amateur, debutó con la camiseta celeste en el Sudamericano de Lima en 1957. Al retornar pidió pase para Peñarol. El domingo 18 de agosto de 1958, en la 1ª fecha de la Copa Uruguay, Peñarol perdió con Rampla Jrs. 2-1 con Salvador jugando con la camiseta Nº 5. ¡Esa derrota fue el punto final para la actuación del brasileño en esa posición! ¡Se acabaron las pruebas! Hugo Bagnulo comprendió que "Tito" Goncalvez tenía que ser el "centre half" titular de Peñarol. A partir de ese momento, cambió la historia de los aurinegros. Goncalvez hará época. Jugó más de 500 partidos con la camiseta aurinegra hasta 1971, momento que "colgó los botines".


Salvador campeón de la Libertadores

Amplio dominador de los aspectos poco conocidos del fútbol, Hugo Bagnulo entendió que no podía desperdiciar la gran habilidad y el talento que poseía Salvador. Además, acumulaba una gran experiencia que no podía desaprovecharse en el armado de un nuevo equipo de Peñarol con muchos jóvenes. ¡Transformó a Salvador en back izquierdo o "cuarto zaguero" o "cuevero", como se llamaba entonces según el país (Uruguay, Brasil o Argentina) a quién actuaba en la última zona defensiva.

Llegaron los triunfos para Peñarol y para Salvador en su nueva posición. Campeón Uruguayo de 1958, 1959 y 1960, formando una gran pareja de zagueros con William Martínez, integrante del plantel Campeón del Mundo de 1950 en Brasil, suplente de Matías González.

Como consecuencia de la conquista del título máximo de Uruguay en 1959, Peñarol participó de la primera edición de la Copa Libertadores de América disputada a partir del 19 de abril de 1960. No estaba Bagnulo, suplantado en enero de ese año por Roberto Scarone. El nuevo técnico realizó mínimos retoques en el equipo. Apenas la incorporación del argentino Carlos Linazza como insider derecho (Nº 8). Aquel equipo aún los orientales lo recitan de memoria: Maidana, William Martínez y Salvador; Pino, Goncalvez y Aguerre; Cubilla, Linazza, Hohberg o Crescio, Spencer y Borges. ¡Peñarol se clasificó campeón invicto de la primera Copa Libertadores! Ganó en su debut 7-1 a Jorge Wilstermann y anotó luego triunfos ante San Lorenzo 2-1 y Olimpia 1-0, empatando con los bolivianos la revancha (1-1), los dos primeros partidos con los azulgranas (1-1 y 0-0) y el último partido en Puerto Sajonia ante los paraguayos (1-1), igualdad que le reportó la conquista del torneo.


En 1961 Salvador pasó a River Plate

En la Argentina, los presidentes de River y Boca (Antonio V. Liberti y Alberto J. Armando), habían puesto de moda el "fútbol espectáculo". Se nutría con la adquisición de jugadores de Brasil —Campeón del Mundo en 1958—, y de Uruguay. Para la temporada de 1961 los "millonarios" compraron a Domingo Pérez (Campeón Sudamericano con Uruguay en 1959), Moacir (integrante de Brasil en el mundial de Suecia), Pepillo (español), Salvador, Delem y Roberto (también brasileños). A tal extremo llegó la fiebre por los jugadores extranjeros, que el Campeonato Argentino River alineó una delantera sin argentinos, integrada por Domingo Pérez, Moacir, Pepillo, Delem y Roberto.

Salvador en River Plate jugó pocos partidos. Su estreno se produjo el sábado 8 de julio del 1961 en el Monumental, ante Gimnasia de La Plata, partido que los "millonarios" perdieron 1-0. El equipo formó aquella tarde con Carrizo, Ramos Delgado y Salvador; Rodríguez, Varacka y Etchegaray y adelante, la ya nombrada delantera de los extranjeros. Una rueda más tarde, en La Plata ante el mismo rival convertiría su único gol con la casaca de River. Al equipo lo dirigía Emmerico Hirsch que conocía a Salvador por haberlo dirigido en 1956 en Peñarol. Lo mantuvo en la posición de zaguero izquierdo. Cuando el entrenador húngaro fue sustituido por "Pipo" Rossi, aunque, en la segunda rueda, lo reubicó en la posición de volante central, totalizando ese año 14 partidos con la camiseta de River.


En 1962 a San Telmo

Al año siguiente Salvador fue cedido en préstamo a San Telmo que actuaba en la Segunda División. Tenía 31 años. Mantuvo la plaza de "centre half" que había ocupado en los últimos partidos en River Plate. Debutó el 22 de abril de 1962 en un recordado partido ante Lanús que San Telmo logró empatar luego de estar en desventaja. Su actuación se circunscribió a 17 partidos en el torneo.

Lo mejor de su fútbol había pasado. Sin cabida en el fútbol rioplatense retornó a Porto Alegre en busca de alguna posibilidad de retorno que no se concretó. Aquella estrella de los "colorados" se había apagado. Con pocas luces, sin condiciones para encarar otra actividad, se radicó en San Pablo donde falleció joven, en 1979, en la más absoluta miseria, pobre y —lamentablemente—, olvidado.

Hoy en "Pasión Libertadores" rescatamos a Salvador. Aquel moreno gigante que está unido al mejor recuerdo de la historia de Peñarol. ¡Aquel negro que, como Falcao —otro ídolo del Inter en la misma posición—, había nacido un 16 de octubre! Pero Salvador de 1930 y Falcao de 1953... 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.