INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

EL BAÚL DE LOS RECUERDOS DE LA LIBERTADORES / NOTA 8

Sanfilippo, Leonel Sánchez y Klinger, estrellas de la 1ª Libertadores

San Lorenzo ante Bahía y Universidad de Chile frente a Millonarios, completaron los tres partidos de los cuartos de final del naciente torneo. Aún hoy es difícil explicar aquel 6-0 a favor de los colombianos en Santiago.

El miércoles 20 de abril de 1960 se disputó el segundo partido de la historia de la Copa Libertadores de América. En la cancha de Huracán del porteño barrio de Parque de los Patricios, San Lorenzo de Almagro le ganó 3-0 al Bahía. El encuentro se llevó a cabo en horas de la tarde, en un día laboral, por lo que la concurrencia fue muy escasa. El episodio sugiere dos reflexiones.

La primera está referida a la poca convicción de los dirigentes de San Lorenzo de aquella época sobre el futuro del naciente certamen. Actitud que se reiterará semanas después cometiendo un error histórico. El club de Boedo había empatado con Peñarol los dos partidos de las semifinales en Montevideo, frente a tribunas repletas de público, y Buenos Aires con apenas un puñado de espectadores en la cancha de Huracán. El reglamento determinaba la disputa de un tercer encuentro en campo neutral. Los dirigentes de Peñarol plantearon a sus colegas jugar en Montevideo, donde nuevamente las entradas se agotarían, entregando toda la recaudación a los azulgranas. Así ocurrió. Por un puñado de dólares San Lorenzo resignó la posibilidad que no se le repetirá luego en toda la historia de la Copa, de llegar a la final. Jugando de local, ante un público enfervorizado, Peñarol ganó 2-1 y avanzó a la instancia decisiva.


Si en vez de Bahía "hubiera" jugado el Santos...

El segundo pensamiento me lleva de la mano del destino a esa actitud tan común de los seres humanos de construir hipótesis sobre lo que pudo haber ocurrido "si hubiera"... Hoy los muchachos definen esta tesitura con una expresión muy gráfica: "con el diario del lunes es fácil acertar en las carreras del hipódromo".

¿Si en vez del Esporte Clube Bahía "hubiera" enfrentado el Santos con Pelé y su banda a San Lorenzo? Seguramente la disposición de los dirigentes azulgranas "hubiera" sido otra; lo mismo que el espacio que la prensa y las radios "hubieran" dedicado al evento generando la enorme concurrencia de público que en ese tiempo ya despertaba la presencia del Santos de Pelé en cualquier parte del mundo. Pero... contra todos los pronósticos, el club fundado el 1º. de enero de 1931 en la tierra de Jorge Amado, había dado el batacazo en la "Copa Brasil" de 1959 —el Campeonato Nacional que se celebraba antes de la creación del actual Brasileirao—, clasificándose campeón al vencer al Santos con Pelé, en la final. Y allí estaba ante las desiertas tribunas del estadio de Huracán enfrentando al Campeón Argentino de 1959.


Sanfilippo, un héroe y goleador polémico

Por los motivos reseñados, el segundo partido de la historia de la Copa Libertadores "casi" pasó desapercibido en aquel Buenos Aires apasionado por la disputa del Campeonato Argentino de 1960 que había comenzado el 3 de abril y que, cumplida la tercera fecha, tenía como puntero a Boca Jrs. y al sorprendente Argentinos Jrs. que ese año terminará compartiendo el primer lugar con Independiente.

Declaraciones de Navarro después de la final ante Nacional.
 

San Lorenzo —el campeón de 1959—, tuvo un mal comienzo en el torneo. Empató con Rosario Central 1-1, perdió con Atlanta 2-1 y le ganó a Velez 4-2. José Francisco Sanfilippo (Buenos Aires 04/05/1935) marcó dos de esos seis goles convertidos en los tres partidos del torneo local y será decisivo para eliminar al Bahía y clasificar a semifinales por "goal average" (división de goles a favor por tantos en contra). Este era el sistema conocido entonces para definir en caso de igualdad de puntos. No se conocía entonces, porque no estaba inventado, ni la "diferencia de goles", ni "los goles de visita que valen dobles"... Los azulgranas ganaron 3-0 en Buenos Aires y perdieron 2-3 en el estadio Fonte Nova de Bahía. Tres de esos cinco tanto los marcó "El Nene", apodo con el que desde siempre se conoció a Sanfilippo a partir de su debut en 1953 en primera división.

Pablo Ramírez —uno de los más grandes historiadores del fútbol argentino—, lo definió magistralmente: "A partir de 1955 y por un largo período, San Lorenzo tuvo en Sanfilippo un scorer casi excluyente. Ambicioso y egoísta, quiso para sí mismo la ocasión pocas veces compartida de llegar al gol. Pero al margen de un defecto personal más que técnico, fue un goleador excepcional". Desde sus primeros 15 goles en ese año, no dejará de anotar: 11 (1956), 19 (1957), 28 (1958), 31 (1959), 34 (1960), 26 (1961) y 23 (1962). Fue el máximo goleador del Campeonato Argentino en forma consecutiva desde 1958 a 1961.


La fractura doble de Sanfilippo en Montevideo

En 1963 pasó a Boca Jrs. En ese año, al decir de "El Gráfico" con justa razón, los argentinos descubrieron la Copa Libertadores de América. Fue importante el empeño que el Presidente de Boca Juniors, Alberto J. Armando, puso decididamente para conquistar el trofeo. También contribuyó Sanfilippo con su notable actuación y la segunda participación del Santos de Pelé que conquistó el título en recordadas finales ante los xeneizes.

Sanfilippo fracturado es sacado en camilla del campo de juego.
 

En 1964 agredió a golpes de puño a Deambrosio quien desempeñaba funciones de ayudante de Adolfo Pedernera, el DT del equipo. Los dirigentes respaldaron a los entrenadores abriéndose para "El Nene" el camino de la emigración. Así llegó Sanfilippo a Nacional en mayo de 1964. Su debut en plena gira europea fue espectacular. Su estreno en el Estadio Centenario en un amistoso ante Colón de Santa Fé resultó sensacional: convirtió cuatro de los cinco goles de esa tarde. 

Nacional estaba clasificado para la final de la Copa Libertadores que se disputaría ante Independiente. Una semana antes de esos enfrentamientos, para mantener el equipo en actividad, Nacional disputó el sábado 25 de julio un amistoso ante Vasco da Gama de Brasil. En ese encuentro Sanfilippo sufrió fractura de tibia y peroné en una acción ante el zaguero brasileño Fontana. ¡Otra vez se apeló al famoso si "hubiera"! Pero en esta ocasión, hasta los propios jugadores de Independiente, después de empatar 0-0 el primer partido en el Estadio Centenario —que "El Nene" no pudo jugar por la fractura—, reconocieron que las cosas "hubieran" sido distintas:
-"Si juega Sanfilippo, perdemos 3 a 0" declaró el capitán de los rojos, "Hacha Brava" Navarro. ¡Y tenía razón!


Leonel Sánchez y aquel 0-6 ante Millonarios

Entre la infinidad de episodios "increíbles" que registra hasta nuestros días la historia de la Copa Libertadores de América, uno de ellos se produjo en su edición inicial. Nadie puede explicar, aún hoy, aquella catastrófica goleada 6-0 que le propinó Millonarios a la Universidad de Chile el 8 de mayo de 1960 en... ¡el estadio Nacional de Santiago!

Es cierto que ya en ese momento todo el fútbol chileno estaba pensando y trabajando para la Copa del Mundo de 1962 que se organizaría más allá de los Andes. Inclusive, la tardía fijación de los partidos entre ambos clubes se originó en la imposibilidad de la Universidad de Chile de contar con sus mejores jugadores debido a que la selección se encontraba jugando partidos de preparación en Europa, apuntalando la actividad del equipo que dirigía Fernando Riera de cara al mundial.

Uno de esos grandes jugadores era Leonel Sánchez (25/04/1936). Surgido en la Universidad de Chile como entreala izquierdo, fue uno de los pilares del "Ballet azul", apodo que utilizaron los chilenos tomándolo del fútbol colombiano de la época de El Dorado, cuando de esa forma se denominó a aquel Millonarios que comandaba el genio futbolístico de Alfredo Di Stéfano antes de convertirse en estrella del Real Madrid. En esa etapa, apoyado en la zurda de gran calidad de Leonel Sánchez que actuó durante una década en la Universidad de Chile, el club inició con la conquista del título de Campeón de 1959 —el segundo logrado en su historia—, una etapa de plenos éxitos.

El "Ballet azul" chileno dirigido por "Lucho" Alamos y donde brillaba el talento de Leonel Sánchez, los goles del argentino Ernesto Álvarez, la firmeza defensiva de Luis Eyzaguirre y Carlos Contreras, no pudo convertirle un tanto —en cambio recibió siete en contra— a Millonarios de Colombia. Lejos estaban los azules de Bogotá del antiguo esplendor de aquel equipo que fue una verdadera selección de América del Sur. Selección que, aún hoy, los veteranos recitan de memoria: Julio Cozzi (argentino), Raúl Pini (uruguayo) y Francisco "Cobo" Zuluaga (colombiano); Julio César Ramírez (paraguayo), Néstor "Pipo" Rossi (argentino) e Ismael Soria (peruano); Hugo Reyes (argentino), Adolfo Pedernera (argentino), Alfredo Di Stéfano (argentino), Antonio Báez (argentino) y Reinaldo Mourín (argentino).

En varios partidos de esa etapa actuó el golero colombiano Gabriel Ochoa Uribe quien, en esta primera Copa Libertadores de 1960, se desempeñaba como entrenador de éste sorprendente Millonarios que vapuleó a los chilenos. Lejos, muy lejos de contar con aquellas fulgurantes estrellas, apenas si sobresalía el talento de Marino Klinger (Valle del Cauca, 07/02/1936-19/05/1975), trágicamente fallecido en un accidente automovilístico. Actuaba —también como Sánchez—, en la plaza de insider izquierdo y en estas dos ocasiones su talento tuvo mayor significación debido a que sus compañeros más destacados (el golero Centurión, Ricardo "El Pibe" Díaz y Rubén Pizarro), aparentemente y en lo previo, parecían estar en un nivel inferior a los chilenos.

Peñarol, San Lorenzo, Millonarios y Olimpia —sin jugar ya que Universitario de Lima no confirmó su participación—, clasificaron para disputar las semifinales de la primera Copa Libertadores de América de la historia.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.