INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Se jugaba la primera final entre clubes de un mismo país

Un 6 de julio de 2005, en el estadio Beira Río de Porto Alegre, Atletico Paranense y Sao Paulo, los dos de Brasil, protagonizaban por primera vez en la historia, una final de Copa Libertadores entre dos clubes de un mismo país.

El encuentro de ida se jugó en el estadio de Internacional, debido a que el escenario de Paranaense no cumplía con las condiciones que exige un escenario finalista.

Al minuto 14 del primer tiempo, el local abrió el marcador gracias a Aloisio. Sin embargo a los 7 del complemento, el zaguero Durval fue participe de una jugada desafortunada en la que terminó convirtiendo un autogol, resultado que fue definitivo y dejaba a la serie abierta de cara a la revancha.

Aquella jornada en Porto Alegre, los dirigidos por António Lopes saltaron al campo con: Diego; Jancarlos, Danilo, Durval, Marcao; Cocito, Alan Bahia, Fabricio, Fernandinho; Aloisio y Lima.

Por su parte, los 11 de Paulo Autuori fueron: Rogério Ceni; Fabao, Lugano, Alex, Júnior; Cicinho, Mineiro, Josué, Danilo, Luizao y Marcio Amoroso.

Sao Paulo, campeón de la Copa Santander Libertadores 1992 y 1993, aplicó toda su entereza, experiencia historia y contundencia 7 días más tarde en el Morumbí, campo que fue testigo del lapidario 4 a 0 con el que se hizo para conquistar su tercer trofeo.

El mérito de Paranense fue conseguir llegar a una instancia máxima en apenas 3 participaciones, meta que pocos clubes han alcanzado a lo largo de la historia.

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.