¡QUÉ TERNURA!

Se perdió un gol sin oposición del rival y se fue llorando de la cancha

Este curioso episodio ocurrió en el fútbol de niños entre el Korriku (Kosovo) y el Bursa (Turquía): su equipo metió un gol y mientras festejaban le convirtieron uno, pero luego los dejaron meter otro por orden del entrenador y el 10 lo falló increíblemente.

Muchas veces se habla de cómo se transmiten los verdaderos valores del fútbol a los niños en su formación deportiva, teniendo en cuenta que cuando llegan a ser profesionales muchos solamente piensan en ganar de cualquier forma.

En el partido de niños sub-11 entre el Korriku de Kosovo y el Bursa de Turquía ocurrieron dos situaciones muy curiosas. Primero, el Korriku anotó un gol y mientras todos los niños, incluido el arquero, festejaban a un costado, los del Bursa sacaron del medio y anotaron un gol con el arco vacío. Sin embargo, su técnico les pidió que le permitieran hacer un gol a su rival porque esa no era una actitud digna.

Ahí fue cuando el Korriku sacó del medio y tras algunos pases el 10 quedó sólo frente al arco y, sin oposición del arquero, remató tan fuerte que la pelota pegó en el palo, le rebotó a él y se fue afuera. Inmediatamente, el niño se sacó la camiseta y abandonó el campo de juego corriendo entre lágrimas.

Entre el árbitro y los integrantes del cuerpo técnico lo obligaron a volver a la cancha tratando de hacerle entender que cualquiera puede equivocarse. Afortunadamente, el niño secó sus lágrimas y retornó al partido.

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy