INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

¡QUÉ TERNURA!

Se perdió un gol sin oposición del rival y se fue llorando de la cancha

Este curioso episodio ocurrió en el fútbol de niños entre el Korriku (Kosovo) y el Bursa (Turquía): su equipo metió un gol y mientras festejaban le convirtieron uno, pero luego los dejaron meter otro por orden del entrenador y el 10 lo falló increíblemente.

Muchas veces se habla de cómo se transmiten los verdaderos valores del fútbol a los niños en su formación deportiva, teniendo en cuenta que cuando llegan a ser profesionales muchos solamente piensan en ganar de cualquier forma.

En el partido de niños sub-11 entre el Korriku de Kosovo y el Bursa de Turquía ocurrieron dos situaciones muy curiosas. Primero, el Korriku anotó un gol y mientras todos los niños, incluido el arquero, festejaban a un costado, los del Bursa sacaron del medio y anotaron un gol con el arco vacío. Sin embargo, su técnico les pidió que le permitieran hacer un gol a su rival porque esa no era una actitud digna.

Ahí fue cuando el Korriku sacó del medio y tras algunos pases el 10 quedó sólo frente al arco y, sin oposición del arquero, remató tan fuerte que la pelota pegó en el palo, le rebotó a él y se fue afuera. Inmediatamente, el niño se sacó la camiseta y abandonó el campo de juego corriendo entre lágrimas.

Entre el árbitro y los integrantes del cuerpo técnico lo obligaron a volver a la cancha tratando de hacerle entender que cualquiera puede equivocarse. Afortunadamente, el niño secó sus lágrimas y retornó al partido.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.