Se sacó cuatro rivales de encima con un sombrero e hizo el gol sentado en el piso

Deportivo Quito se dio un gran gusto al vencer el fin de semana como visitante a Liga de Quito por 3-1 en el clásico ecuatoriano. Y el pico de felicidad más grande de la tarde fue obra de Walter Calderón, que tras recibir de un lateral elaboró una obra monumental: aguantó la pelota, se sacó cuatro marcadores de encima con un sombrero y, desde el piso, engañó al arquero para anotar. Magistral.

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy