INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

LA COLUMNA DE JUAN MANUEL DEL VALLE

The Strongest: Soria no quiso dar la cara

Los jugadores de The Strongest llegaron solos al aeropuerto internacional de El Alto; la noche siguiente de la abultada derrota ante Internacional (0-5), en Porto Alegre. La frustración los acongojaba. Sus tristes semblantes y las cabezas hundidas en el pecho lo expresaban todo. Derrotados, sin embargo, dieron la cara. Ante la prensa y la afición deportiva. Tuvieron grandeza. Estaban solos, sin la presencia de su entrenador, Mauricio Soria.

En un accionar reprochable Soria no quiso dar la cara ante el pueblo atigrado. No quiso responder las preguntas del periodismo apostado en la terminal aeroportuaria. Sencillamente se escondió. En un gesto poco varonil dejó en soledad a su plantel de futbolistas. No es excusa quedarse en Santa Cruz para ver el partido liguero entre Oriente – Bolívar (1-1). Si el Tigre va a descansar el próximo fin de semana no había razón para no regresar junto al equipo. Además resignó el campeonato Clausura para priorizar la Copa Santander Libertadores.

Dejó de ser un secreto a voces que la relación entre el entrenador y los jugadores es mala. Durante el pasado Clausura había renunciado. Pero se quedó; convencido por el presidente del club, Kurt Reincht. Sin embargo, había adelantado su alejamiento tras la obtención del campeonato. Pero se quedó, convencido nuevamente por Reincht.

Este año siguieron los amagues de alejamiento: cinco días antes de la caída atigrada en la capital gaúcha, se había despedido de sus dirigidos en el vestuario del estadio “Tahuichi” tras el traspié ante el líder local Blooming (0-3).

Ni los jugadores, ni el directorio, ni los hinchas de The Strongest ameritan los desplantes de su poco serio director técnico. Ni siquiera el haber perdido un partido por la Libertadores donde está segundo en su grupo y con posibilidades de seguir en carrera. Merecen respeto. Nada justifica que Soria no haya dado la cara.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.