Tras una catarata de críticas, aún no está confirmada la Copa América en Brasil

Tras una catarata de críticas, aún no está confirmada la Copa América en Brasil

El anuncio de la CONMEBOL no ha sido ratificado hasta el momento por el gobierno de Brasil y crecen las dudas sobre la realización de la Copa América. Las críticas internas en el país no son solamente de la oposición sino también del propio gobierno. ¿Se jugará la Copa América?

Por:  Redacción Pasión Fútbol

El Gobierno brasileño negó que la decisión de que Brasil acoja la Copa América de fútbol ya esté tomada; según el ministro de la Casa Civil (equivalente a primer ministro), Luiz Eduardo Ramos, las negociaciones con la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) siguen en marcha.

El anuncio de que Brasil sería sede de la competición partió de la Conmebol la mañana del lunes con un mensaje en el que agradecen al presidente Jair Bolsonaro; sin embargo, el ministro brasileño aseguró que la decisión final se anunciará el martes 1 de junio.

Aún no se definió si Brasil será el anfitrión de la Copa América

Según Ramos, la situación del país es "difícil" debido a la pandemia del COVID-19, pero el Gobierno incluyó como condición para recibir el evento que todos los integrantes de las delegaciones estén vacunados.

Otras condiciones son: que haya un máximo de 65 personas por delegación y un máximo de 10 selecciones y que no haya público en los estadios.

Según la Conmebol, el torneo se celebrará en Brasil del 11 al 10 de julio, en sustitución de Argentina y Colombia, que eran las primeras opciones.

El anuncio de que Brasil albergaría la competición fue seguido de una ola de críticas por parte tanto de políticos como de especialistas, que consideran que el país no está en condiciones adecuadas.

Brasil suma ya más de 460.000 muertos por COVID-19, con una media diaria que supera los 1.000 fallecidos, y en muchas regiones el número de contagios está aumentando en los últimos días, lo que según los infectólogos podría ser el anticipo de la tercera ola de la pandemia.

Ola de críticas dentro del propio gobierno

La "Copa de las tumbas" o "la cepa América", llegaron a ironizar algunos, por la dramática situación que vive el gigante sudamericano por la pandemia, acercándose ya al medio millón de muertos.

Las reacciones en el enésimo país anfitrión del torneo fueron desde la tímida acogida del vicepresidente, diciendo que Brasil presenta "menos riesgo" que Argentina, hasta la negativa de algunas regiones a acoger partidos y la oposición frontal de muchos políticos, que vieron en el gesto una nueva demostración de irresponsabilidad de Bolsonaro.

Los estados de Pernambuco y Rio Grande do Norte (ambos en el nordeste) fueron los primeros en avisar de que no están en condiciones de acoger partidos.

Sus respectivas capitales, Recife y Natal, albergan dos enormes estadios construidos para el Mundial de Fútbol de 2014 y sonaban en las quinielas como posibles ciudades sede, pero decidieron anticiparse.

La decisión causó un enorme revuelo en el Congreso Nacional, sobre todo en los pasillos del Senado, donde estos días una comisión especial investiga los posibles delitos cometidos por el Gobierno de Bolsonaro en la gestión de la pandemia.

El senador Randolfe Rodrigues, vicepresidente de la comisión, fue más allá y pidió convocar al presidente de la CBF para que explique qué medidas se han planeado para garantizar la seguridad sanitaria de los brasileños, dada la rapidez con la que se tomó la decisión.

La oposición, radicalmente en contra

Las reacciones más duras se dieron entre los partidos de la oposición. El Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) anunció un recurso ante el Tribunal Supremo para frenar el evento.

El laborista Ciro Gomes, candidato a presidente en las próximas elecciones, aseguró que no se puede hacer demagogia con el fútbol a cambio de "la muerte de inocentes".

El líder del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) Guilherme Boulos recordó que Brasil tiene seis veces más muertos por COVID-19 que Argentina, que acabó siendo descartada como país sede. "Es reírse en la cara de nuestra gente" criticó.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias