INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Un 23 de mayo de 1942, nacía José Pastoriza, campeón de la Copa como jugador y técnico

José Omar Pastoriza hubiese cumplido hoy 70 años. Rosarino, nacido el 23 de mayo de 1942, se fue sin avisar el 2 de agosto de 2004 víctima de un paro cardíaco, cuando ya había hecho mucho para ganarse el respeto del ambiente del fútbol hasta hacerse conocido como “Señor Pastoriza”.

Jugador versátil, de finas cualidades técnicas y buen manejo de pelota, el "Pato" se desempeñó en su carrera en todas las posiciones del mediocampo.

De notable proyección, se formó en las divisiones inferiores de Rosario Central. En 1961 debutó en Primera C con Colón y tres años más tarde, recaló en Racing pedido por el técnico Néstor Rossi.

Cambiaría de vereda en 1966, ya que la Academia recibió más dinero por el pase de Miguel Angel Mori y dejó ir a Pastoriza a Independiente. Se afianzó rápido en el equipo. Su capacidad de mando y liderazgo lo hicieron amo y señor en el mediocampo rojo. Y con él como titular indiscutido, Independiente fue campeón del Nacional 1967, Metropolitano 1970 y 1971 y de la Copa Libertadores de 1972.

La búsqueda de nuevos horizontes lo llevaron a partir al fútbol francés para defender la camiseta del Mónaco, donde también dejó su huella. En 1976, regresó al país y le dijo adiós a su etapa de futbolista. Y fue Julio Grondona, por entonces presidente del Rojo, quien le ofreció el cargo de entrenador del club.

Así como en la cancha, supo transmitir su sapiencia desde el banco para que el equipo de Avellaneda se consagrara en los Nacionales de 1977 y 1978, en la Copa Libertadores de 1984, y en la Copa Intercontinental de ese mismo año.

Ese logro a nivel continental le permitió ser uno de las cinco personas que tuvieron el privilegio y el mérito de consagrarse campeón del torneo de clubes más importante de América como jugador y como técnico.

Su profesión de DT lo llevó también a otros puntos del exterior, donde en cada lugar marcó un camino a seguir: Brasil, España, Colombia, Venezuela, El Salvador. Lo mismo hizo en clubes de Argentina: Boca, Talleres, Argentinos y Chacarita.

Trayectoria como jugador: inferiores en Rosario Central; Colón (1961/63, en la C); Racing (1964/65, 53 partidos y dos goles); Independiente (66/72; 184 partidos y 34 goles); Monaco, de Francia (1972/1976), y seleccionado argentino (1970/72; 18 partidos y un gol).

Títulos: campeonatos de 1967, 1970, 1971 y la Copa Libertadores de 1972 (todos con Independiente).

Trayectoria como entrenador: Independiente (1976/79, 1983/84, 1985/87, 1990/91 y 2004); Talleres (1980, 1992/93 y 2003); Racing (1981/82); Millonarios, de Colombia (1982/83); Gremio, de Brasil (1984/85); Fluminense, de Brasil (1985); Boca (1988/89); Atlético de Madrid (1992/93); Bolívar, de Bolivia (1994); Argentinos (1995); El Salvador (1995/96); Venezuela (1998/2002), y Chacarita (2002/03).

Títulos: Nacionales de 1977 y 1978, torneo de 1983, Copa Interamericana 1976, Copa Libertadores y Copa Europeo-Sudamericana, ambas en 1984 (todos con Independiente)

Fuente: www.lanacion.com.ar

Con el código de la amistad bajo el brazo y desde el concepto de familia, transitó por esta parte de la vida enseñando desde el aprendizaje nato, ese que solamente los elegidos desprenden. Por eso hasta el día de hoy, el máximo exponente del respeto, es reconocido, admirado y muy extrañado hasta por aquellos que no contaron con la fortuna de conocerlo. Un amigo suyo diría..."¿Sabes lo que era el Pato...?"

SEÑOR PASTORIZA

Por Eduardo Sacheri

“Cuando me enteré, casi no pude decir palabra sobre su muerte, señor Pastoriza. No se muy bien porqué. Aunque supongo que siempre me ocurre eso con las cosas que me lastiman. No puedo nombrarlas mientras me duelen mucho, o mientras son un dolor nuevo y desconocido, un dolor que busca su sitio en el cementerio de tristezas que todos tenemos en algún lugar del alma.

Pero al mismo tiempo supe, desde el momento mismo en que me enteré, temprano en la mañana, mientras escuchaba la radio al afeitarme, que iba a tener que escribirle estas líneas, u otras como estas, señor. Eso también es algo que me ocurre con las cosas que me duelen. Se me traban en la lengua pero se me destraban en palabras, cuando las escribo. Aunque con la muerte nunca sea sencillo. Siempre es más difícil con la muerte, señor Pastoriza.

Pero si tengo la necesidad, casi la obligación, de escribirle por lo menos estas líneas, señor Pastoriza, es por algo que le debo desde hace muchos años, y que no pude agradecerle correctamente en su momento. Espero sepa perdonar, a medida que yo avance en este relato, semejante dilación por mi parte. Digamos que tiene que ver con eso de lo difícil que es lidiar con la muerte, señor Pastoriza.

Con todas las muertes. Pero dicen que nunca es tarde, de modo que tal vez sea este el momento de darle las gracias, mis propias gracias, esas que tengo demoradas desde hace tanto tiempo. Ahora que se fue usted, señor, siento que es el momento de decírselo, o de escribírselo, que –como ya apunté– es mi modo de decírselo.

Usted no necesita que yo le recuerde, señor Pastoriza, esa hazaña de enero de 1978 cuando Independiente, con ocho jugadores, consiguió un empate imposible contra Talleres de Cordoba, como visitante y con medio mundo en contra, en la final del campeonato Nacional de 1977. Lo ganaba Independiente y lo dio vuelta Talleres, con un gol mentiroso, convertido con un manotazo impúdico que el árbitro no tuvo la hombría de anular. Sí tuvo la hombría de echar a tres jugadores de Independiente que le fueron a gritar su indignación. Y la historia estaba escrita.

Todos querían irse, llenos de bronca y de impotencia. Pero estaba usted, señor Pastoriza. Usted estaba y los detuvo. Los detuvo y los hizo volver. Los hizo volver y les dijo: “Jueguen”. Les dijo “Jueguen” y ellos hicieron caso, señor Pastoriza.Esa noche yo no supe nada, señor Pastoriza. Me habían enviado a Villa Gesell, junto con mi hermana, a veranear con unos tíos. Esas cosas que pasan y que cuando uno es chico no se da cuenta de que lo están engatusando. ¿Cómo era posible que me fuese de vacaciones sin mis viejos ni mi hermano mayor, con lo que a todos nos gustaba el mar? Tendría que haberme dado cuenta de que había una matufia rara, con ese viaje a la playa. Pero a los diez años a veces uno se distrae y pierde las marcas, señor Pastoriza.

De manera que esa noche yo ni me enteré. Usted estaba con los brazos en alto frenando a los jugadores de Independiente; arengándolos, sosteniéndolos, y yo dormía como un bendito. Mi viejo, allá en Castelar, fumaba como la chimenea de un acorazado con la radio pegada en la oreja, y yo soñaba como si tal cosa, fíjese qué barbaridad. Usted mandaba a la cancha a Bertoni. Medio lesionado y todo, y yo no me enteraba de nada. El corazón de mi viejo latía al ritmo frenético de la pared que armaban Biondi, Bertoni y Bochini, y yo seguía en la nube más distante de los sueños. Bochini empujaba el balón hacia la gloria y yo roncaba a pata suelta. Mi viejo gritaba en la puerta de casa, para que se enterasen los vecinos, y yo como si nada, bien metido bajo la frazada porque las noches gesellinas por entonces eran frescas.
Recién a la mañana siguiente algún hincha del Rojo me puso en autos de la hazaña. Yo me sentí raro. Para mí Independiente campeón eran los cantitos con mi viejo, los saltos por la casa, las banderas rojas colgadas de los muebles. No esa noticia atrasada, a cuatrocientos kilómetros de Castelar, traída por un desconocido.
Pero usted no sabe lo que fue a la vuelta, señor Pastoriza. Usted no se imagina. Con mi hermana llegamos de noche, y fue mi papá el que nos abrió la puerta. Se lo escribo y lo estoy viendo, señor Pastoriza. Alto. Levemente encorvado. Pelado. La bata que llevaba bien atada a la cintura y que no podía ocultar la ponchada de kilos que había perdido en esos meses.

Creo que primero me dio un abrazo. No estoy seguro. De lo que sí tengo certeza, porque me acuerdo de cada uno de los diez pasos que di, es que me llevó de la mano desde la puerta hasta la mesa del comedor. “Vení, tipito” me dijo. “Vení que te guardé todo”. Cosas que tiene la vida. Yo tenía diez años y él no podía decirme que se estaba muriendo. Pero podía ingeniárselas para preparar sobre la mesa todos los recortes de esa noche de fábula del 2 a 2 con ocho hombres, señor. La Nación. Clarín. La razón. El Gráfico. Goles. Entre todas las noticias y las fotos, eligió una para leermela en voz alta. “El gol lo hice con la mano” era el título, y el autor del segundo gol de Talleres confesaba la trampa. Mi papá lo leyó efurórico, airado, saliéndose de la vaina. Era la prueba definitiva de que nos habían currado y ni así, señor, ni así nos habían podido sacar el campeonato. Y había otro recorte que hablaba de usted, señor Pastoriza. De cómo se plantó y los plantó y les dijo jueguen.

Y en la noche de enero mi viejo me mostraba cada titular. Cada foto. Y yo miraba los recortes y lo miraba a él. Mierda que era invencible. Flaco y todo. Enfermo y todo. Medio muerto y todo. Señalaba con el dedo los papeles y el partido se levantaba desde la mesa para que yo lo viera. Los marcaba con el dedo índice y era Moisés abriendo de punta a punta las aguas del mar Rojo. Adán tocando la mano de Dios. Bochini empujando la bola, dos a dos y a cobrar. Usted no sabe lo que era ese hombre. Señor Pastoriza.

Tengo esos recortes guardados en mi casa. Tal vez alguna vez junte el valor de ir a buscarlos. No lo sé, temo que si abro la bolsa verde en la que los tengo escondidos se escapen, también, todas las lágrimas.
Pero mi debilidad no tiene que ser ingratitud. Por eso, gracias, señor Pastoriza. Por ese campeonato de leyenda que me dio la oportunidad de dar la última vuelta olímpica con mi viejo, sobre la mesa del comedor, mientras el le hacía las últimas gambetas a la muerte.

Ya ve que no es porque sí, que usted se muere y yo me acuerdote estas cosas. Será mas bien que Independiente es un puente que perpetuamente me conduce a mi viejo. Y bueno. Usted estuvo siempre parado en ese puente.

Así que gracias, señor Pastoriza. Gracias y hasta siempre.
 

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.