Un extravagante mecánico quiere ser presidente de Fluminense

¿Quién no soñó con ser el presidente del club de sus amores? Bueno, luego de los ejemplos dados en Brasil por Lula, quien desde la pobreza llegó a la presidencia del país, o del payaso Tiririca que alcanzó una banca de representantes, uno de los fanáticos más coloridos del Fluminense ha manifestado su voluntad de presentarse a las elecciones del club a fin de año.

Se trata de Desireé Rogelio Carvalho, un torcedor conocido en Río de Janeiro por sus coloridos trajes y por ir siempre a los estadios con pancartas y gorras llamativas, siempre portando los colores del Flu. "Es un sueño que tengo para ayudar a mi querido Fluminense. Es un sueño. Que un simple mecánico de automóviles pueda llegar a la presidencia de uno de los clubes más grandes del mundo me parece bueno", relata el protagonista de esta historia.

Y no se achica: "¿Ustedes sabían que un simple tornero llegó a ser presidente? Pues Lula lo logró. ¿Alguno pensaba que un nene de piernas torcidas y dientes careados nacido en Pau Grande y burlado por varios clubes iba a lograr ser uno de los mayores futbolistas de la historia? Mané Garrincha alcanzó su sueño. También un payaso como Tiririca lo hizo, ¿Por qué yo no voy a poder?".

Tal es el colorido de este personaje que en 2010 se hizo famoso por pasearse en los medios ofreciendo cambiar su auto, un Chevette modelo '78, por una entrada para la final del campeonato que días después vio a su Fluminense coronarse como campeón.

Para finalizar, Desireé deja una visión política de su objetivo: "Sí, iré como oposición. Pero no como una oposición revanchista o violenta. El actual presidente está teniendo una buena gestión. Simplemente tengo la certeza de que yo podría hacer aún mejor las cosas. Mi idea es lograr una coalición con diversas fuerzas... Vamos a ver".

Vos, ¿lo votarías?

 

Fuente: globoesporte.com

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy