INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Un mal Día de los Enamorados para Boca y Corinthians

Pasaron más de cuatro meses desde el 14 de febrero. Alrededor de esa fecha los finalistas de la Libertadores comenzaron sus recorridos con resbalones cercanos. Los brasileños perdían hasta el minuto 93, los argentinos fueron más inofensivos que nunca y Julio Falcioni renunció en medio de un conflicto que lucía insostenible.

El cabezazo de Ralf tras una falta discutible le dio el punto a Corinthians, hasta ahora invicto, y una reunión interna boquense colocó parches a la situación interna que después se fue fortaleciendo para acariciar la Copa.

Todo sucedió en el Occidente Venezolano, en 24 horas. El Día de San Valentín, en el calor de Barinas, la visita de Boca fue un acontecimiento desbordante en el debut copero del Zamora, que tomó todas las precauciones para no perder y se encontró con un visitante que tampoco arriesgó. La primera aparición con la camiseta azul y oro de Santiago Silva casi termina en un gol sobre la hora, pero el cero sacudió el vestuario y Falcioni decidió abandonar la campaña hacia el trofeo que vio varias veces de cerca como arquero de América de Cali. Fue un 14 de febrero sin romances.

Al día siguiente no se llenó el estadio Pueblo Nuevo. En San Cristóbal la gente tampoco se enamoraba de este Táchira, aunque el compromiso internacional acercó a unos 15 mil entusiastas. Corinthians iniciaba la ruta que no ha encontrado un final feliz en 52 ediciones. Entre la tensión y lo desconocido del lugar, se sacudió con un gol del colombiano Sergio Herrera y le costó reaccionar.

Todavía hoy los tachirenses reclaman la anulación del segundo, que marcó Angel Chourio. Jugada cerrada, bien habilitado, pero la rápida subida de la bandera del asistente hizo pitar a Wilmar Roldán, el juez que dirigió al Timao el primer día y que lo hará también el último en Pacaembú. El gol de Ralf marcó el futuro de ambos: en esta edición Corinthians nunca perdió, Táchira nunca ganó.

Boca debió ganarle dos veces a Arsenal para remontar la desventaja inicial. Corinthians marcó 12 goles y recibió solo uno en los siguientes partidos del grupo. Cada vez más sólidos, llegaron a la final, pero ambos pudieron haberse despedido temprano con esos deslices. Los dos esperan que esos corazones que adornaban cada rincón de Venezuela reaparezcan el 4 de julio para abrazar la Copa que más quieren.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy