Universidad Católica, con la obligación de ser protagonista

 Por esas cuestiones del folclore futbolístico, Universidad Católica no es parte central del "superclásico" del fútbol chileno, sólo reservado para Colo Colo y la "U" de Chile, pero sí tiene un honor: es uno de los dos equipos en haber jugado una final de Libertadores, junto al "cacique" (que la ganó en 1991), hecho con el que no cuenta la U.

Fue la final de 1993, ante el imbatible Sao paulo FC de Tele Santana, a la postre ganador, sentenciando la suerte con el 5-1 en el primer chico, haciendo del 2-0 de Católicas en Chile imposible de igualar el marcador. No obstante, fue un digno subcampeón.

En este 2012 varios nombres como Roberto Cereceda, con su escandalosa partida a la U, Cesar Carignano o Mirovan Mirosevic, un histórico, dijeron adiós a la Católica. Para reforzar el plantel, a pedido del entrenador Mario Lepe llegaron Roberto Ovelar desde Alianza Lima y que era pretendido por varios clubes, Michael Ríos, Matías Rubio, Matías Pérez o la última adquisición, Nicolás Trecco, proveniente de Cobreloa.

La eliminación quizá injusta en cuartos de final a manos de Peñarol en la pasada edición 2011 quiere ser olvidada y Católica sabe que debe ser protagonista de la Copa, y no un mero participante. En su 24a participación Católica quiere festejar a lo grande.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy