#PARALEER: El hombre que se atrevió a cambiar el fútbol

Muchos dicen que por él, se gasta tanto dinero en el fútbol actualmente.

Por: Pasión Fútbol

El jugador belga, Jean-Marc Bosman es el responsable del famoso Caso Bosman. En el año de 1990, cuando jugaba para el RFC Lieja el conjunto belga le ofreció la renovación de contrato, pero ganaría menos que con su contrato anterior.

Por esta razón, decidió ir a ficha con el Dunquerque de la segunda división de Francia, pero el Lieja le pidió cerca de 800 mil dólares para obtener su libertad, ya que el club francés no lo podía pagar y tras no aceptar pagar esa cuota, Bosman fue separado del Lieja, lo acabó de manera tempranera su carrera como futbolista.

Lo que nunca esperaban la FIFA y la UEFA, sucedió. El jugador, junto a sus abogados, acusaron a las federaciones de que sus normas de traspaso le habían impedido su pase al Dunquerque.

Bosman alegó que, según los artículos 48, 85 y 86 del Tratado de Roma, se prohibe que las asociaciones o federaciones deportivas pueden establecer en sus reglamentos disposiciones que limiten el acceso a jugadores profesionales extranjeros, pero ciudadanos de la Comunidad Europea a las competiciones que organizan.

Luego de un largo periodo de juicios, el 15 de diciembre de 1995, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró ilegales las indemnizaciones por traspasos y los cupos de extranjeros de jugadores miembros de la Unión Europea.

Esta situación desencadenó que algunos equipos europeos lleguen a jugar sin ningún jugador nacido en el país del club, y este puede estar lleno de jugadores europeos pues no ocupan una plaza de extranjero. Y de esta manera los equipos con mayor poder económico pudieron fichar a mejores jugadores sin importar la nacionalidad; mientras que los equipos chicos les cuesta más y la competitividad en las grandes ligas cada vez es menor.

Al final, Bosman obtuvo una indemnización por parte de la Federación de Fútbol de Bélgica por 20 millones de francos belgas.

Más noticias de NOTICIAS